El futuro de la ayuda a domicilio tensa la relación PSOE-IU

Protesta en el Pleno de trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio | MADERO CUBERO

Que las relaciones entre el PSOE e IU en el Ayuntamiento de Córdoba no pasan por su mejor momento es algo que empezó a hacerse público antes de Semana Santa. El paso de las fiestas no ha relajado el ambiente. De hecho, un nuevo asunto ha provocado que se tense aún más la relación entre los dos socios que sostienen el gobierno municipal del Ayuntamiento: el futuro del servicio municipal de ayuda a domicilio.

En los últimos días, el PSOE e IU se enfrentan a una nueva crisis. IU tiene las competencias municipales de Servicios Sociales en pleno debate sobre el futuro municipal de la ayuda a domicilio. El Pleno del mes de marzo aprobó constituir una comisión para decidir si se municipalizaba o no el servicio. Días después, Clece, la multinacional que gestiona el servicio desde hace una década, anunció que renunciaba a la prórroga del contrato, que cumple este verano. El Ayuntamiento tiene una fecha tope para evitar que el servicio se deje de prestar. Pero dos visiones diferentes sobre cómo hacerlo. Y eso es lo que ha provocado el último gran enfrentamiento entre el PSOE e Izquierda Unida.

Según ha podido saber este periódico de diversas fuentes municipales, el área de Servicios Sociales, controlada por el concejal de IU Rafael del Castillo, remitió un pliego al servicio municipal de Gestión (Contratación) para hacer un nuevo contrato del servicio de ayuda a domicilio durante un año, con la posibilidad de un año de prórroga. El pliego fue devuelto, y tanto la alcaldesa, Isabel Ambrosio, como el concejal de Gestión, Antonio Rojas, argumentaron a Del Castillo la obligación de realizar un pliego con un contrato del servicio durante dos años, más la posibilidad de otro año extra.

Las fuentes destacan que pese a su escrito, por contrato, Clece está obligada a prorrogar el contrato. No obstante, el equipo de gobierno no quiere obligar a la multinacional a hacerlo, y opta por iniciar un nuevo proceso. Pero el tiempo juega en su contra. El 25 de julio cumple el contrato con Clece. Quedan tres meses y en ese tiempo hay que sacar a licitación y adjudicar, algo que empieza a antojarse complicado.

Desde IU se argumenta que el objetivo de sacar un pliego solo por un año es que la comisión municipal que estudie la municipalización del servicio tenga tiempo suficiente. Es decir, que si en este mandato se llega a la conclusión de que hay que crear un Instituto Municipal de ayuda a Domicilio dé tiempo. Con un contrato de dos años, el mismo expiraría ya en julio del 2019, con otro gobierno municipal.

En esta batalla, IU cuenta con el respaldo de parte de la agrupación de electores de Ganemos Córdoba, principalmente de la concejala Vicky López. No así de un grupo de militantes de la asamblea, que empiezan a plantear las dudas jurídicas que provocaría la municipalización del servicio de ayuda a domicilio. En el propio Ayuntamiento hay varios informes técnicos que no lo recomiendan.

Ahora, se abre un periodo de negociación. El tiempo apremia, el pliego todavía no está listo y los técnicos empiezan a urgir al equipo de gobierno a tomar una decisión. El servicio de ayuda a domicilio beneficia a unas 2.000 personas de la ciudad y da trabajo a unas 800 personas, principalmente mujeres. El contrato total se estima en un presupuesto de unos 12 millones de euros, uno de los más importantes de todos los que firma el Ayuntamiento.

Etiquetas
stats