La Esperanza brilla en su concierto de Santa Cecilia en San Jacinto

.

Todo un éxito. Así ha sido el tradicional concierto en honor a Santa Cecilia que la banda de música María Santísima de la Esperanza celebró este domingo en la iglesia de San Jacinto. Era la primera vez que la formación actuaba ante Nuestra Señora de los Dolores y no defraudó con un interesante programa que desarrolló ante un templo lleno de público.

El recital comenzaba a las 13:15 horas y era Lacrimosa, perteneciente al Réquiem de Mozart, la primera obra en ser interpretada a modo de preámbulo del concierto y como saludo a la Virgen con una obra emblemática de la que se cumplen 225 años. Era la primera vez que la banda de música de la Esperanza la interpretaba y lo hizo acompañada por la coral polifónica Cantabile.

Llegó luego el turno a Santa Cecilia de Álvaro Milpager, marcha que nunca falta en este concierto desde que comenzara a celebrarse en 2005 y que está dedicada a la patrona de la música. Después de ella, la banda de la Esperanza hizo un recorrido por la Semana Santa de Córdoba, de Domingo de Ramos a Viernes Santo, interpretando marchas de procesión dedicadas a Dolorosas a las que no acompaña.

Nuestra Señora de la Encarnación fue la primera de ellas en sonar. Era una de las más esperadas, pues se trata de una recuperación histórica de la obra de Casto Contreras, compuesta en 1980, que tiene un corte solemne sin llegar a ser fúnebre e incluso con momentos triunfales. Esta marcha no se le toca a la Dolorosa del Cerro desde los años 80. La banda hizo entrega a la hermandad del Amor de una copia de las partituras que ha editado del manuscrito de la marcha.

¡Al cielo vuestra Estrella!, Virgen de la Caridad y Paz y Esperanza le siguieron. La primera fue compuesta en 2009 por Rafael Wals y tienen ese título como homenaje a la frase que el primer capataz que llevó a la Virgen de la Estrella por las calles de Córdoba en su paso de palio decía a los costaleros en las levantás. La segunda, dedicada a la Dolorosa del Martes Santo, fue escrita por Miguel Herrero Martos hace ahora 25 años y fue interpretada por vez primera por la banda de la Esperanza en este concierto. Para representar al Miércoles Santo eligió la banda la marcha Paz y Esperanza, de Martín Salas en 1996, con letra de Rafael Castejón que en el concierto fue interpretada por el coro Calle Concilio.

El programa concluía con obras del Jueves y Viernes Santo. Concretamente con Virgen de las Angustias, la primera marcha compuesta por Enrique Báez en 1952, y con Los Dolores, de José de la Vega en 2007. La banda interpretó por primera vez esta marcha este domingo y lo hizo con el Coro Cantabile, que cantó la letra que escribió Jesús Cabrera, siendo también la primera vez que la bella composición sonaba con coro ante la Virgen de los Dolores en su templo, pues su estreno tuvo lugar en el Círculo de la Amistad.

Tras el sonoro aplauso del público congregado la banda se dispuso a interpretar otras dos composiciones fuera de programa. Fueron Virgen de los Dolores, de Enrique Báez, y Saeta cordobesa, de Pedro Gámez Laserna, que se escogió por "ser la solemnidad de Cristo Rey y estar dedicada al Cristo de la Buena Muerte además de por ser el himno de la Semana Santa de Córdoba", según indicaron a EL CIRINEO desde la banda.

En esta ocasión, la banda contó con más de sesenta músicos que hicieron posible este concierto, que alcanza su duodécima edición y que se celebra cada año en un templo distinto. Algunos de los que lo acogieron anteriormente fueron San Lorenzo (en primer lugar), San Francisco, San Cayetano, San Agustín, Santa Victoria o San Nicolás, entre otros. La intención de la banda de la Esperanza es seguir haciéndolo en nuevas iglesias en años venideros.

Etiquetas
stats