Emacsa y la Universidad analizarán las aguas residuales para detectar precozmente focos de Covid-19

Firma del contrato entre Emacsa y la Universidad de Córdoba, en presencia de Aguirre y Bellido | RAFA MELLADO

La empresa municipal de aguas de Córdoba, Emacsa, y la Universidad de Córdoba se han aliado para analizar las aguas residuales de la capital con el objetivo de detectar la presencia de Covid-19 y poder conocer de manera precoz posibles focos de contagios del coronavirus.

Así ha quedado plasmado en un convenio firmado este lunes en el Ayuntamiento de Córdoba entre ambas entidades junto a la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, con la presencia del consejero del ramo, Jesús Aguirre, que ha presentado esta Red Andaluza de Vigilancia Ambiental de Aguas Residuales.

Los análisis comenzarán en este mes de julio con el objetivo de hacer un “diagnóstico precoz” en las zonas donde se pueda dar un aumento de casos de coronavirus: “Si lo detectamos antes, se aísla y se evita la difusión del virus” ha dicho para recordar que hay estudiso que han comprobado cómo en las aguas residuales se puede detectar el Covid “una semana antes de tener una sintomatología clínica en un área determinada”.

Estudio cartográfico

El análisis de las aguas residuales se basará también en un estudio cartográfico -por calles, barrios y zonas de la ciudad-, teniendo en cuenta índices como la edad de la población o la ubicación de residencias de ancianos, población de riesgo ante el coronavirus. Aguirre ha puesto en valor que en estos análisis en Córdoba se incorpore la Universidad-la primera en Andalucía-, un modelo que la Junta quiere llevar al resto de capitales y grandes ciudades de Andalucía.

Por su parte, el rector de la Universidad de Córdoba, José Carlos Gómez Villamandos, ha destacado la “estrecha colaboración entre las administraciones” para llevar a cabo este estudio, que llevará a cabo un grupo de carácter multidisciplinar de la Universidad “con experiencia en el estudio de las aguas residuales y también en genética, biología molecular y detección coronavirus”.

La detección del Covid-19 en las aguas residuales será cuantitativa, es decir, permitirá saber qué cantidad de virus hay y eso proporcionará el conocimiento sobre cualquier foco de contagios del virus, dependiendo del grado de presencia e intensidad del mismo en las aguas.

Sistema de alerta

Por parte del Ayuntamiento, el alcalde, José María Bellido, ha destacado que el protocolo firmado este lunes servirá para poner en marcha la red de vigilancia epidemiológica en las aguas residuales de la ciudad. Ha dicho que “servirá para garantizar la seguridad y la salud de todos los cordobeses. La crisis sanitaria nos obliga a seguir alerta, adoptando medidas que contribuyan a mantener la buena situación que tenemos” actualmente frente a la pandemia.

El contrato suscrito entre Emacsa - por seis meses de plazo en principio y con 65.000 euros de presupuesto por parte de la empresa municipal-, servirá como detector y alerta de la presencia de Covid-19 en la capital. De esta manera, ha dicho Bellido, “Córdoba lidera” este aspecto de “la lucha ante el Covid, con este sistema de detección temprana” del virus.

Etiquetas
stats