Diario del Confinamiento. Feliz cumpleaños, buen hombre

Clint Eastwood.

Justo dentro de una década, tal día como hoy, Clint Eastwood cumplirá cien años y seguirá ahí.

Eastwood es el tío que siempre quise tener, el que me contaría historias de gente corriente, de conocidos o amigos suyos, de vecinos, mientras nos tomamos una cerveza sentados en las viejas mecedoras del porche de su rancho en un pueblo de Los Pedroches.

El tío Clint me dejaría su viejo Mustang para acercarme a la gasolinera a por hielo y me contaría que el coche se llama así en honor a una raza de caballos que los españoles trajeron a América procedentes de las marismas de Doñana. “Por cierto, mi cumpleaños coincide a veces con la romería de El Rocío, en Pentecostés”, me diría, “donde una gente salta una reja para acariciar la figura de una virgen y casi tirarla”.

“Lo hacen en un sitio que se llama Almonte”, seguiría explicándome después de escupir en el suelo, “una aldea que parece un poblado del Medio Oeste, con sus calles sin asfaltar, sus cantinas y sus barandas de madera frente a cada casa para amarrar los caballos”.

Yo asentiría como a todo lo que dice el tío Clint, como a todas las películas que ha dirigido a las que siempre digo “sí”.

A la infancia robada en Mystic River, al amor más puro posible bajo uno de los puentes de madera del condado de Maddison, en Iowa, a la rebelión cotidiana de barrio en Gran Torino, a las que cosas que pasaron después de plantar una bandera en Iwo Jima, a la música doliente de Charlie Parker, a las obligaciones contraídas Sin Perdón posible, a matar a una boxeadora de un millón de pavos por amor a la vida, a lo que tuvo que aguantar el bueno de Sully por hacer simplemente lo que tenía que hacer…

A todo eso y a más que me cuenta el tío Clint cada vez que coincidimos, yo digo “sí”.

La gente suele referirse a mi tío llamándole “clásico contemporáneo”. Una gilipollez. Yo creo que Clint Eastwood es el futuro.

Si entendemos eso como una sucesión de presentes, de cosas que nos van pasando a cualquiera de nosotros ¿verdad, tito?

“Sí”. Pues eso. Feliz cumpleaños.

Etiquetas
stats