Detenido por una amenaza falsa de bomba que obligó a desalojar la Mezquita

El hombre, que también fue el que interrumpió la emisión del Telediario de TVE el pasado 2 de abril, ha sido arrestado en Santiago de Compostela

Agentes de la Policía Nacional detuvieron ayer en Santiago de Compostela al autor de decenas de amenazas de bomba en catedrales y templos religiosos, edificios turísticos, museos nacionales y numerosos medios de comunicación de todo el territorio nacional. Entre otras llamadas, que provocó el desalojo, está la de la Mezquita de Córdoba, según informa la Policía Nacional a través de una nota de prensa.

El arrestado, -C. D. F., de 39 años y vecino de Madrid-, es también la persona que interrumpió en directo durante la emisión del Telediario de las 21.00 de TVE el pasado 2 de abril.

Las llamadas avisando de la colocación de artefactos explosivos motivaron los correspondientes desalojos de los edificios y la intervención de los Técnicos en Desactivación de Explosivos. En todos los casos, tras la inspección policial, el resultado fue negativo.

El detenido comenzó el pasado 31 de marzo a realizar todas estas llamadas alertando de la instalación de bombas. Sus últimos avisos de la colocación de artefactos fueron efectuados justo el día antes de su arresto y sus objetivos fueron el aeropuerto de Santiago y en el Rectorado de la Universidad.

Estas llamadas produjeron gran alarma social ya que se tuvo que desalojar edificios de gran afluencia de ciudadanos, como las Catedrales de León, Santiago de Compostela o Palma de Mallorca, la Sagrada Familia de Barcelona, la Mezquita de Córdoba, la Alhambra de Granada, el Museo del Prado y la Torre de Cristal en Madrid o la Ciudad de las Artes en Valencia. Además, el detenido también efectuó llamadas amenazando con artefactos explosivos a centros de trabajo de varios medios de comunicación de Madrid, Málaga, Burgos, La Coruña, Valencia, Barcelona, Sevilla, Gran Canaria, Valladolid, Toledo, Alicante y Santiago de Compostela.

Este tipo de hechos están encuadrados en el artículo 561 del Código Penal que castiga con penas de pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses, -según la alarma o alteración del orden efectivamente producida-, al que con ánimo de atentar contra la paz pública, afirme falsamente la existencia de aparatos explosivos u otros que puedan causar el mismo efecto, o de sustancias químicas, biológicas o tóxicas que puedan causar daño a la salud.

El detenido ha sido puesto ya a disposición judicial. La investigación ha sido realizada por agentes de las Unidades de Información de la Policía Nacional en A Coruña y Santiago de Compostela, en colaboración con la Comisaría General de Información.

Etiquetas
stats