Córdoba Apetece: “La situación del Palacio de Congresos no es sostenible”

El Palacio de Congresos de la calle Torrijos, antes de las obras que ha terminado siendo paralizadas, obligando al cierre | MADERO CUBERO
Alberto Rosales afirma que la paralización de las obras condiciona el crecimiento del sector turístico

El coordinador de la Asociación de Profesionales del Turismo de Córdoba (APTC), Alberto Rosales, considera en una nota de prensa que la situación en la que se encuentra el Palacio de Congresos “no es sostenible” y que la práctica imposibilidad de poder celebrar eventos de cierta magnitud “supone un hándicap para la consolidación del turismo en la ciudad y un muro insuperable para su crecimiento”.

Rosales señala asimismo que la paralización de las obras de reforma del edificio de la calle Torrijos tiene condicionado el desarrollo de uno de los elementos primordiales para el crecimiento del sector turístico de la ciudad y para avanzar en la modificación de la situación de estacionalidad que sufre y de la concentración de gran parte de los visitantes en unos pocos días de la semana.

“Más que criticar el modo en que se planteó la reforma y la validez de la iniciativa que podría hacerse, lo que ahora hay que afrontar es una solución que vuelva a poner en servicio una infraestructura imprescindible para el sector turístico de la ciudad y cuya activación beneficiará a diversos ámbitos de la economía cordobesa, no sólo al turismo”, afirma.

El responsable de Córdoba APTC reclama a la Administración propietaria del Palacio de Congresos, la Junta de Andalucía, que adopte las medidas necesarias para la reapertura de la instalación en las mejores condiciones posibles para que pueda acoger, al menos, el mismo nivel de convocatorias y eventos que antes de que se iniciasen las obras hoy paralizadas.

Asimismo, lamentó la situación creada con la rescisión de la adjudicación a la empresa que mantenía abierta parte de la instalación, fruto de una relación entre la Junta y un particular, precisó, que no hace más que incidir en el deterioro de la infraestructura.

De cualquier forma, Alberto Rosales se muestra convencido de que “habrá sensibilidad para adoptar una decisión con la celeridad necesaria sobre una instalación que no puede dejarse en el olvido ni entrar en un círculo vicioso que no haga posible su rápida reapertura con los elementos necesarios para cumplir, al menos de una manera mínima, con el objetivo con el que se diseñó a principio de la década de los años 80 del siglo pasado”.

A su juicio, “en un horizonte en el que nadie discute que el turismo forma parte, no sólo del presente de la economía cordobesa, sino que es imprescindible para su crecimiento y la consolidación de expectativas, la desventaja competitiva que supone respecto a ciudades de nuestro entorno la carencia de una infraestructura, aunque en este caso fuese mínima, para la celebración de congresos de cierto calado es un déficit que Córdoba no se debe permitir”.

Etiquetas
stats