Los caracoles dicen adiós a una temporada a la que le ha beneficiado el clima

Desmontan un puesto de caracoles | ALEX GALLEGOS

Los tradicionales puestos de caracoles van desapareciendo de las plazas. En los últimos días se ha acelerado el desmontaje con motivo del fin de la temporada 2019, que acaba oficialmente el día 14 de junio, tras más de tres meses de venta ininterrumpida de moluscos.

Y, a tenor de las impresiones de la Asociación de Comerciantes Caracoleros Cordobeses, la temporada 2019 que llega a su fin ha sido una de las mejores de los últimos años, tanto en ventas como, sobre todo, en clima. "Es que los primeros meses, que es cuando más se vende, el tiempo ha acompañado", explica María Jesús Pérez Nevado, secretaria de la asociación a CORDÓPOLIS.

Pérez Nevado señala que, a diferencia del 2018, que fue un año "horroroso" a nivel climático, esta temporada ha tenido unos meses de marzo y abril "como nunca antes", lo que ha hecho que las ventas se disparen aproximadamente un diez por ciento a nivel general, siempre dependiendo de la zona, aclara la secretaria.

Así, poco a poco, algunos puestos de caracoles han ido retirándose en las últimas semanas, en las que la calor ya no invita a acudir a las plazas, si bien la gran mayoría se han retirado en las últimas horas. "Cuando aprieta el calor la venta baja mucho y a veces no compensa los pagos", explican desde la asociación, que este año tampoco ha celebrado la tradicional caracolada que solía decir adiós a la temporada.

Los amantes más acérrimos de estos moluscos todavía disponen de algunos puntos donde disfrutarlos. Concretamente, de los 41 puestos que iniciaron la temporada el 22 de febrero, todavía quedan 4, según Pérez Nevado -que no ha sabido precisar cuáles son-. Hay que darse prisa, eso sí. El próximo viernes, casi como un presagio del cambio de gobierno y de temporada, los puestos de caracoles se guardarán del sol veraniego hasta el próximo febrero.

Etiquetas
stats