La BRIMZ evalúa el uso de un sistema de rescate desarrollado en Córdoba

Unos soldados simulan el rescate de un compañero usando el dispositivo desarrollado en Córdoba.
El dispositivo reduce a la mitad el tiempo de extracción de personas de vehículos militares y asegura su inmovilización cervical

La Brigada de Infantería Mecanizada “Guzmán el Bueno” X está realizando un estudio para evaluar el uso del dispositivo desarrollado íntegramente en Córdoba y que facilita

la sujección y rescate de personas de vehículos militares asegurando la inmovilización cervical del accidentado.

Según ha explicado el general jefe de la BRIMZ, Antonio Ruiz Olmos, el objetivo de la evaluación es determinar si este producto, llamado Snaid, responde a las necesidades del Ejército de Tierra, pues en estos momentos no existe ningún dispositivo específico que pueda ser utilizado en los vehículos militares, por la limitada accesibilidad y el confinamiento que presentan.

El Snaid es un novedoso dispositivo de sujeción y extracción que ofrece una serie de apoyos y fija con seguridad la cabeza y las cervicales. Sus indicaciones de uso comprenden las situaciones de emergencia con riesgo vital, o bien las situaciones en que se requiere una extracción rápida o se sospecha de una lesión cervical.

Se trata de un dispositivo desarrollado íntegramente en Córdoba. El técnico cordobés en emergencias Francisco Javier Gil Vizuete ha sido el inventor del Snaid, que ha sido desarrollado y va a ser fabricado y comercializado por la empresa MasterTecnic Asistencia, empresa con más de 20 años de experiencia en el sector sanitario.

El gerente de MasterTecnic Asistencia, Antonio Álvarez, ha explicado que, tras una importante inversión en I+D+i, el prototipo inicial se ha perfeccionado para mejorar aspectos tan importantes como su resistencia, estructura y eficacia.

El dispositivo —que se lanzará próximamente al mercado nacional y, posteriormente, europeo—, comenzará a producirse a finales de este mes en una nueva fábrica ubicada en Córdoba. Las previsiones de producción se sitúan en 25.000 unidades durante el primer año.

Álvarez ha destacado la versatilidad del dispositivo, que podrá ser utilizado en escenarios tan dispares como el rescate y transporte sanitario, extinción de incendios, rescate y salvamento marítimo, entornos laborales de alto riesgo, centros de formación en emergencias o extracción en pozos y minas.

El Snaid está fabricado en una innovadora combinación de materiales viscoelásticos que se adaptan a la fisonomía de la persona accidentada con suavidad y, al mismo tiempo, con firmeza.

En entornos de difícil acceso, actúa como dispositivo de inmovilización y de extracción segura del accidentado. Reduce sensiblemente la posibilidad y gravedad de las secuelas medulares, puesto que asegura una perfecta inmovilización del lesionado.  El resultado es un sistema mucho más rápido y seguro que cualquiera de las técnicas que se aplican hasta el momento.

Interés militar

El jefe de Asistencia Sanitaria de la brigada, el teniente coronel Juan Guijo, que dirige el estudio, ha destacado que el Snaid “nos pareció muy interesante porque puede suponer una innovación en los dispositivos de rescate que tenemos hasta ahora”.

Una de las ventajas que Guijo ha señalado es que “puede ser aplicado de forma fácil por personal no sanitario, sin necesidad de esperar la llegada de los sistemas de emergencias”, lo que disminuye considerablemente el tiempo de rescate en situaciones de peligro.

De hecho, durante el simulacro de evaluación que se ha llevado a cabo hoy en la base, se ha puesto de manifiesto que el tiempo de rescate de un accidentado de un carro de combate Leopard, por ejemplo, se sitúa en 3 minutos y 20 segundos con el Snaid, frente a los “7 u 8 minutos que se emplean en la actualidad, pero sin garantías de inmovilización cervical”.

Guijo ha explicado que el dispositivo se ha probado tanto en vehículos de cadenas como vehículos con ruedas y se ha evaluado en distintas posiciones por la propia tripulación del vehículo.

Etiquetas
stats