Los alcaldes vuelven a levantar la voz para pedir una autovía en la N-432

Imagen de un camión volcado en la carretera N-432 en un accidente de 2013 | ANTONIO PINEDA
Los ayuntamientos reclaman la construcción de la Infraestructura y algunos regidores como el de Castro del Río no descartan el inicio de movilizaciones

Tras los últimos accidentes de tráfico, especialmente el que costó la vida a una persona y heridas a seis más en Fuente Obejuna, los alcaldes de los municipios cordobeses que están unidos por la carretera nacional N-432 (Badajoz-Córdoba-Granada) han vuelto a levantar la voz y piden su conversión en una autovía.

Primero han sido los alcaldes de la comarca del Valle del Guadiato y ahora han empezado a hacerlo los de la zona Sur, los del Badajoz. De hecho, el alcalde de Castro del Río, José Luis Caravaca (IU), no descarta “la movilización, dado que se trata de una necesidad acuciante y en la que todos los ciudadanos están de acuerdo”.

La autovía en la N-432 (que se llamaría la A-81) está proyectada en el Ministerio de Fomento. De hecho, su diseño ya se incluyó en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del año 2004, hace 12 años. El trabajo de redacción está hecho y en principio el primer tramo que se iba a ejecutar era el del término municipal de Córdoba capital, que es donde se concentra un mayor nivel de tráfico.

No obstante, la llegada de la crisis económica y el fin de las grandes obras públicas ha hecho que el proyecto, aunque previsto, se aleje de convertirse en realidad. Las instituciones gobernadas por el PSOE o IU han reiterado la necesidad de construir la autovía. La Diputación aprobó una moción pidiendo la obra a Fomento, al igual que casi todos los ayuntamientos por los que pasa la N-432 (la carretera más larga que atraviesa la provincia de Norte a Sur).

El proyecto no está incluido en los presupuestos con dinero suficiente como para que se inicien las obras. No hay previsión de que lo haga en los próximos presupuestos, donde se espera un nuevo recorte en la inversión en obra pública. Mientras tanto, los alcaldes seguirán levantando la voz, aunque la mayoría son conscientes de que es probable que su grito no sea atendido. Al menos, inmediatamente.

Etiquetas
stats