Accidentado último Pleno del mandato que no será el último

.
La ausencia del expediente del informe de Intervención sobre la reprogramación del Urban Sur obliga al equipo de gobierno a retirar el punto del orden del día y convocar otro Pleno extraordinario | Rey Heredia protestó en el salón de plenos y fue desalojado

A primera hora de la mañana, muchos concejales se despedían del que consideraban que iba a ser el último Pleno del mandato municipal 2011-2015. Pero algo empezaba a ir mal. El Pleno empezó con 50 minutos de retraso. El alcalde, José Antonio Nieto, se estaba reuniendo en su despacho con la interventora general y cuatro de sus concejales: Rafael Navas, José María Bellido, Miguel Ángel Torrico y el presidente del Pleno Luis Martín. El gran punto del Pleno, la reprogramación del plan Urban Sur, no podía aprobarse. En el expediente faltaba el informe de la interventora. Su aprobación sería nula y en el Ayuntamiento de Córdoba ya existen antecedentes de un caso similar.

Finalmente, el equipo de gobierno decidió retirar el punto del orden del día y volver a convocar otro Pleno extraordinario, que probablemente se celebrará el jueves o el viernes. Será entonces cuando ya de verdad se pueda hablar del último Pleno del mandato antes de las elecciones. Después del 24 de mayo, los concejales de la Corporación 2011-2015 se volverán a reunir para aprobar las actas de estos dos últimos plenos. Se harán la foto, se despedirán y cederán el testigo a los concejales que salgan elegidos de las urnas, y que tomarán posesión el sábado 13 de junio.

Pero aún queda otro Pleno. El primer teniente de alcalde, Rafael Navas, achacó la falta del informe de Intervención a “un error administrativo”. Navas aseguró que el problema estaba en que el documento no se subió al Google Drive. No obstante, otras fuentes aseguran que el expediente que va al Pleno sigue siendo físico. Y que en la carpeta faltaban los tres folios de un informe que existe. De hecho, lo más curioso es que en el expediente sí que aparecía un contrainforme elaborado por el secretario del Pleno, Valeriano Lavela.

El informe de Intervención no es excesivamente crítico con la decisión de reprogramar el Urban Sur, pero sí que cuestiona el cronograma del expediente. El documento insta al equipo de gobierno a justificar adecuadamente que las obras del Urban Sur estarán acabadas y justificadas antes del 31 de diciembre, cuando algunas de ellas, como la reforma de la plaza de la Unidad, tienen un plazo de ocho meses. Además, recuerda la responsabilidad de los distintos servicios técnicos municipales en que finalmente el Urban Sur se ejecute completamente.

Antes, fue muy crítico con la reprogramación el portavoz de IU, Francisco Tejada, que acusó al equipo de gobierno diseñar un expediente “que es una auténtica barbaridad”. Tejada dudó de que el Instituto Municipal de Empleo y Desarrollo (Imdeec) sea capaz de ejecutar 3,4 millones de euros en el Urban Sur antes de final de año “cuando hasta ahora solo ha ejecutado 120.000” o la Gerencia de Urbanismo concluya proyectos por 4,9 millones “cuando hasta ahora solo ha ejecutado 2,2 millones”. Además, vaticinó que finalmente el Ayuntamiento tendrá que devolver fondos del Urban Sur con intereses de demora y será sancionado para pedir fondos europeos en el futuro.

El portavoz del equipo de gobierno, Miguel Ángel Torrico, criticó las palabras de Tejada antes del inicio del Pleno al considerar que “no había nada del Urban Sur” cuando el PP asumió el gobierno municipal y que le resultó “llamativo” que hablase de hipotecas para la futura gestión.

DESALOJO DEL REY HEREDIA

Por otra parte, el desarrollo del Pleno también fue accidentado. El inicio estuvo protagonizado por los problemas que tuvieron para acceder al salón de plenos los activistas de la Acampada Dignidad, que reclamaban la cesión del colegio Rey Heredia. Tras varios minutos en los que el Pleno siguió su curso y hasta llegó a aprobar varios puntos (como la ordenanza del taxi, con la abstención de toda la oposición y los votos a favor del PP), los activistas pudieron entrar.

No obstante, a los pocos minutos interrumpieron la cesión con gritos y consignas en los que reclamaban agua, luz y la cesión del Rey Heredia a los colectivos vecinales del Distrito Sur. La protesta, que no era muy numerosa, concluyó con el desalojo de todos los activistas, que siguieron protestando en los pasillos de Capitulares.

Etiquetas
stats