Cars

He podidco leer, de principio a fin, "El estudio de dimensionamiento del estacionamiento en superficie en la ciudad de Córdoba", con el cual el gobierno municipal pretende que se pase, de unas 1.300 plazas de aparcamiento en zona azul, a más de 3.000 en zonal azul (en rotación) y verde (para residentes). De aplicarse esta propuesta, cuatro barrios de la ciudad (Ciudad Jardín-Cercadillas, Huerta del Rey-Fleming, Viñuela-Rescatado, Santa Rosa-Valdeolleros) verían como aparcar en sus calles supondría tener que abonar una cantidad, bien diaria, bien mensual, a una empresa privada (independientemente, de que luego ésta abone un canon al ayuntaniento). Pero, ¡asómbrense!, el mencionado estudio ha sido elaborado por la propia empresa que hoy en día tiene encomendada la gestión de las plazas de zona azul, Setex: No esperen que haya objetividad.

Leer el documento me ha provocado la ilusión de estar viendo "Cars", la película de John Lasseter de Pixar, donde no salen humanos sino solo coches rompiendo con la tradición de otras películas de animación, donde, al menos, la figura humana está presente de forma latente. Para Setex, Córdoba es una ciudad de coches, donde no hay personas. Si en "Cars" aparecía la furgoneta hippie, la grúa oxidada, o el todoterreno patriotero, sin olvidar, al protagonista "Rayo Mcqueen", en el estudio interesado de la empresa Setex, las personas que habitan los barrios son solo potenciales usuarios de vehículos, discípulos de Fernando Alonso, que no tendrían más intención en su vida que aparcar. Formalmente, su gran aliado es el comercio de las distintas zonas, de hecho los cuatro barrios forman parte de los cuatro centros comerciales abiertos de la ciudad, que aparecen como los grandes beneficiarios de la propuesta. Menuda desfachatez, puesto que el gran beneficiario no es sino la propia empresa, Setex, que vería multiplicar, casi por tres, su negocio en la ciudad.

Cuando el equipo de Mr. Chance Nieto llegó al gobierno local, ya hace más de año y medio, inmediatamente descalificó el plan de aparcamientos que el gobierno de la izquierda había dejado preparado y que se estaba comenzando a gestionar. Justamente, en ese plan de aparcamientos aparecían propuestas de construcción, especialmente, en las cuatro zonas comerciales. Algunas parecían viables a corto tiempo, pero el tiempo transcurrido ha provocado que el modelo de aparcamiento de concesión de obra y gestión privada ha quedado sin viabilidad tal y como se había diseñado. Varias veces, Hoover Martín ha anunciado que se estaba preparando un plan nuevo que no acaba de ver la luz. A no ser, que el plan sea la privatización del suelo de la ciudad que tramita la Gerencia de Urbanismo o la privatización de las calles que lidera la teniente O´Neill Tamayo.

Mr. Chance Nieto ha empezado a recular tras ver como barrios de importante apoyo a los peperos, amenazan con levantarse en armas contra el gobierno local.  Anuncia que, antes de imponer las zonas azules y verdes, se deberá llegar a un consenso entre comerciantes y vecinos, pero le anticipo que difícil va a ser que el vecindario acepte de buen grado que se le cobre en las calles por aparcar, cuando hasta ahora le salía gratis. La empresa que ha elaborado el estudio, así como el entorno del PP, han reseñado que nuestra capital es una de las que menos plazas de pago tiene y, digo yo, ¿es necesario destacar, justamente, en este asunto? ¿No eran los peperos los que, no hace mucho tiempo, hablaban de "voracidad fiscal" y de la impía pasión de la izquierda por cobrar por aparcar, o a través de la grúa y del impuesto de circulación? ¿Qué estarían diciendo ahora, Hannibal Torrico o Bellido de Locksley, si la propuesta fuera del anterior gobierno municipal?

Sería más aconsejable que retomaran el plan de aparcamientos que dejo preparado el anterior gobierno, con las modificaciones necesarias para hacerlo viable. Que aprovechen sus contactos empresariales para conseguir inversión en la ciudad y que pronto pudiéramos ver en obras los aparcamientos de Plaza de Toros, de Sagunto o de Valdeolleros. Ya acertaron en la época de Jarabo Merino cuando dieron marcha atrás a su inexplicable oposición a los aparcamientos de la avenida del Aeropuerto y de la avenida de Barcelona (ya saben, ese que iba a provocar el desplome de los bloques). Por ahora, solo han podido inaugurar aparcamientos de la herencia recibida, "esa nefasta losa", como ha sido el segundo aparcamiento del Parque Figueroa.

Creo que pódíamos estar de acuerdo en que Cars es una de las películas más flojas de Pixar y, a pesar de ello, tuvo su secuela en Cars 2. Disney demostró que, a veces, la soberbia del ganador puede provocar alejamiento de la realidad. A los peperos les puede pasar lo mismo con su mayoría absoluta, y no darse cuenta de que los intereses de Setex, y de algunos comerciantes, no tiene porque coincidir con los del vecindario general. Que no pretendan engatusarnos con una versión 2 del estudio de zonas azules y verdes, simplemente, que cambien de guión.

Etiquetas
Publicado el
6 de febrero de 2013 - 07:00 h
stats