Sierra Morena de Córdoba: Parque Natural

A cualquiera que haya nacido o vivido en Córdoba,  o en la zona norte de su provincia, le resultaría imposible evocar sus recuerdos sin que aparezca,  en un lugar preeminente, su sierra: Sierra Morena de Córdoba. Una suma de paisajes, sonidos, olores y sabores que dejan su huella en nuestra memoria sentimental.

Han transcurrido ya más de 25 años desde que, a petición de iniciativas ciudadanas, se solicitó por primera vez a nuestras administraciones públicas iniciar los trámites necesarios para la declaración de la Sierra Morena de Córdoba como Parque Natural.  Trámites que quedaron adormecidos en el tedio de las citadas administraciones. Sin embargo, desde el pasado año 2.015, una nueva iniciativa ciudadana ha retomado el proyecto de intentar proteger y dinamizar de una manera sostenible nuestra sierra cordobesa, solicitando nuevamente su declaración de Parque Natural.

Resulta incomprensible para quien la conoce, que Sierra Morena no se pueda unir en su totalidad bajo esta figura legal. Y no es así porque desde Huelva (Parque Natural de Aracena y Picos de Aroche) hasta la provincia de Jaén (Parque Natural de Andújar), pasando por el Parque Natural Sierra Norte de Sevilla y los Parques Naturales cordobeses de Hornachuelos y Cardeña-Montoro,  existe éste sector (ubicado entre los  municipios de Córdoba, Villafranca, Adamuz, Obejo, Villaharta, Pozoblanco, Villanueva de Córdoba, Villaviciosa, Espiel, Villanueva del Rey, Almodóvar del Río, Posadas y Palma del Rio), que aún no goza de tal reconocimiento y calificación. Incomprensible, además, porque no se puede argumentar que en la sierra que abarcan estos municipios no se den las mismas condiciones y características ecológicas y medioambientales esenciales que en su día justificaron la declaración de los parques naturales antes mencionados.

Esta falta de protección ya ha provocado, y seguramente seguirá provocando, que las presiones urbanísticas, los usos indebidos de la tierra y, sobre todo, del agua, vayan desfigurando el saludable semblante que debiera lucir nuestra sierra. Un semblante que actualmente comienza a herir los melancólicos recuerdos de nuestros mayores, al contemplar cómo el rostro de aquellos paisajes que habitaron se va deteriorando por el abandono y la falta de protección que este delicado ecosistema merece.

El objetivo de esta iniciativa ciudadana no es otro que evitar que este bien común, que durante tantos siglos ha sostenido, con el aprovechamiento natural de sus recursos, a tantos de sus habitantes, y que fue modelando cada particularidad de nuestra milenaria cultura,  se siga deteriorando o exponiendo a las presiones que la sociedad actual somete a estos ecosistemas, cuando carecen de la protección adecuada. Y aunque sabemos que la mera declaración de Parque Natural no va a garantizar su preservación, si es la herramienta más adecuada de las que hoy podemos disponer no sólo para su protección, sino para elaborar un plan de  futuro donde sus potenciales riquezas y recursos sean una fuente sostenible para la economía de sus poblaciones;  y su orografía,  vegetación y fauna un regalo que pueda disfrutar cualquiera que, respetando su entorno, se sumerja en la majestuosidad de sus parajes.

Con tal fin, ésta iniciativa ha tratado, en los dos últimos años, de dar a conocer el citado proyecto e implicar en el mismo al mayor número de personas, físicas o jurídicas, asociaciones,  colectivos o administraciones locales y, a través de alguna de nuestra representación política, incluso a la Junta de Andalucía.  Y lo ha llevado a cabo recopilando y ofreciendo la mayor información posible, celebrando exposiciones y mesas informativas y de debate, en las que se ha podido comprobar que todas las ideas, iniciativas o sugerencias que puedan aportarse para la mejora y consecución del citado proyecto, son muy bien recibidas y tenidas en cuenta.  De hecho, el grupo público de Facebook "Sierra Morena de Córdoba: ¿Parque Natural?" está a disposición de quien quiera comunicar con la misma para solicitar información, aportar sus sugerencias o, aún mejor, sumarse a este proyecto que queremos sea de todos.

Por último, comentar que en una de las mencionadas mesas  informativas y de debate celebrada recientemente en Almodóvar del Rio, asistió un funcionario de la Junta de Andalucía; quien, además de escuchar la propuesta del citado proyecto y  asesorar e informar por su experiencia en estas cuestiones, nos vino a resumir cual podía ser la posición de la Junta de Andalucía al respecto. Y, según entendí, la mejor manera de que la Junta de Andalucía estudie seriamente el proyecto de declarar Sierra Morena de Córdoba como Parque Natural, teniendo en cuenta la multiplicidad de intereses particulares o colectivos que pudieran sentirse afectados al respecto, es que en su solicitud aparezca representada el mayor número de población afectada posible, a través de las firmas ciudadanas, de asociaciones, colectivos sociales, etc.,  y, especialmente, de los ayuntamientos  involucrados.  

Pues bien, intentemos construir el mayor coro posible para que, con la suma de todas las voces, llegue a la Junta de Andalucía  como una única, armónica y potente voz, reivindicativa del derecho que asiste a los cordobeses de preservar una de sus mejores y delicadas joyas, que tanto ha marcado su propio carácter y escrito tantas páginas de su cultura. Y no solo es un derecho que debemos ejercer, sino una OBLIGACIÓN frente a las generaciones futuras, frente a nuestros hijos y nietos. Nosotros heredamos las innumerables bondades de ésta sierra,  por tanto, que nunca llegue ese lamento, con mirada baja, de quien tiene que responder a la pregunta: ¿por qué no hicisteis nada?, y celebremos mañana el legado de su conservación para las generaciones futuras.

José Moral González

Miembro de la Iniciativa ciudadana por el Parque Natural Sierra Morena de Córdoba

Etiquetas
Publicado el
10 de diciembre de 2017 - 06:47 h