De Zubillaga a Candi: historia de una transición en el CCF

Javier Zubillaga en su etapa en el Córdoba CF FOTO: MADERO CUBERO
El riojano regresa a El Arcángel como encargado de la confección de la plantilla del Alavés, funciones que ahora en el Córdoba recaen sobre una figura bien diferente, la de asesor

El 8 de enero de 2009 apareció por primera vez en la sala de prensa de El Arcángel. Llegó en compañía del entonces presidente del Córdoba Rafael Campanero. Aquel día compareció ante los medios como nuevo director deportivo de la entidad blanquiverde. El domingo regresará al coliseo ribereño, pero en esta ocasión en el bando rival. Javier Zubillaga estará del lado del Alavés, club al que se debe desde el pasado verano y en que cumple una segunda etapa muy semejante a la primera. No en vano, su trabajo ya ayudó al conjunto vitoriano a ascender a Segunda A allá por 1995. En su retorno a la ciudad de los califas, el riojano no encontrará a ningún homólogo. Las cosas a orillas del Guadalquivir cambiaron con la salida de Luna Eslava y en la actualidad la figura del secretario técnico o director deportivo queda como un recuerdo del pasado.

De Zubillaga se pasó a Cándido Cardoso. El cargo se convirtió en asesoría. Con el cambio se perdió también la exposición pública del encargado de los fichajes en la entidad blanquiverde. Las cámaras no tienen a quién enfocar. No hay preguntas que realizar. La confección de la plantilla en el Córdoba es ahora cosa de lo que en su día se vino a denominar comité deportivo. Con esta nueva fórmula el trabajo de despacho se realiza, en cierto modo, desde la sombra. Son los nuevos aires de un club que no trató del todo bien a cuantos directores deportivos o secretarios técnicos se movieron en las oficinas de El Arcángel. Sirvan como ejemplo, sin ir más lejos, las salidas de los dos últimos hombres que ostentaron uno de esos cargos.

La puerta de atrás la conocieron tanto Zubillaga como Luna Eslava. En el caso del hoy director deportivo del Alavés se produjo en tiempos de tempestad. La entidad califal andaba inmersa en un eterno proceso de compra-venta, con problemas de liquidez y sin la posibilidad de realizar incorporaciones en el mercado invernal de 2011, cuyo desarrollo no pudo explicar en sala de prensa el riojano. Aprovechó para atender a todos los medios de forma individual y se encontró con unas vacaciones forzosas, antesala de su despedida. Se marchó en medio de un ambiente similar al existente cuando aterrizó en El Arcángel. Ese 8 de enero de 2009 en que se presentó de forma oficial como director deportivo, el equipo se hallaba en una situación crítica: ocupaba la antepenúltima plaza de la clasificación y era necesario un revulsivo.

El hombre de las camisas de cuadros asumió la responsabilidad tras la dimisión de Emilio Vega, quien semanas antes hubo de prescindir de José González. Las riendas del equipo las tomó, curiosamente, quien después sería sucesor de Zubillaga: Luna Eslava. La historia terminó bien. El conjunto blanquiverde permaneció. Después se sentaron las bases de la etapa Alcaraz y el riojano se pudo mover, ya sí, con calma desde primera hora. El domingo los caminos de Zubillaga y del Córdoba se vuelven a cruzar. Uno aparecerá en la cita como director deportivo, el otro sin esa figura dentro de ese organigrama.

Etiquetas
stats