Reprensión a Fede y regreso de Gaspar

El guardameta y capitán Alberto García, que reconoce la lejanía de los puestos de play off, manifiesta que "esto no se puede volver a repetir"

El entrenamiento, con perdón, parecía un entierro. El día en el que el cordobesismo ha perdido a una de sus principales figuras históricas, el mítico Juanín, los hombres de Berges han vuelto a ejercitarse después del peor partido de la temporada. Los rostros eran un poema. Hombres serios y gestos de poca empatía.

Para colmo, Berges, con expresión de preocupación e intentando animar de manera estelar a sabiendas de la dificultad que se le ha presentado con su plantel, ha roto en paciencia con Fede. El chaval, que ha errado en un par de acciones de ataque en uno de los partidillos a campo reducido, ha tenido que escuchar una reprimenda que rezaba: "¡Fede, me cago en mi madre, joder!"; "¡Vamos Fede, hostia!".

Salvo la anéctoda, el entrenamiento, con caras largas hasta el término, ha tenido como progatonista a Gaspar, que se ha vuelto a ejercitar con el grupo aunque sin llegar a concluir la sesión. El entrenamiento, en el que se han ensayado jugadas con llegada y combinaciones hasta el remate, ha durado algo más de hora y media. La jornada de trabajo, que han finalizado con un partidillo donde han participado los no titulares en Valdebebas y López Silva, ha dejado constancia de que en el vestuario tienen que cambiar las cosas para que el objetivo se cumpla.

Precisamente, sobre este argumento se ha expresado uno de los capitanes. Alberto García, el mejor de los blanquiverdes ante el Castilla, ha dejado claro que hay que "asumir" lo ocurrido con la propia valentía de "los hombres". Así, ha explicado que "no se trata de lavar la cara sino de que no vuelva a ocurrir vistiendo esta camiseta por lo que representa este escudo".

El guardameta, que ha reconocido la lejanía con la que ahora se vislumbra el play off, matizaba que "quedan once partidos y el equipo tiene que dar un paso al frente; no hay que pasar página, sino vivir con esa página", en referencia al pasado encuentro.

En este sentido, el portero, que ha dicho ver "difícil" el calendario y que ha insistido en que el vestuario permanece unido pese a reconocer que ha habido varias reuniones después del encuentro ante el Recreativo de Huelva con el que se cerró el año, ha explicado que no cabe "margen de error" y que el plantel se va a "desvivir porque haya vida hasta el final y el objetivo se cumpla".

Etiquetas
stats