Julia Figueroa reaparece con un bronce

Julia Figueroa celebra un triunfo | COE

Comienza más tarde de lo previsto pero lo hace de gran forma. Superada cada una de sus molestias físicas, Julia Figueroa entra al fin en acción este año. El punto de partida lo establece en el Grand Slam de Düsseldorf, en el que alcanza una notable medalla de plata. Más que nada porque ésta es su primera competición desde el pasado mes de diciembre. En concreto, la cordobesa se cuelga un bronce en la ciudad alemana en la categoría -48 kilógramos. Así acaba con el mal sabor de boca que le dejaran sus ausencias por lesión en el Grand Prix de Tel Aviv y el Grand Slam de París.

La cordobesa comenzó su participación en la ciudad alemana en dieciseisavos de final pues quedó exenta, por su posición en el ranking, de la anterior ronda. También vivió dicha situación su primera rival, la brasileña Nathalia Brigida. Pese a su teórica falta de ritmo competitivo Julia Figueroa demostró de qué pasta está hecha y se impuso con un ippon. En su combate de octavos le esperaba la germana Helen Schneidder. La judoca repitió acción para el triunfo, que alcanzó en efecto con un nuevo ippon.

De esta forma, Julia Figueroa comenzaba a entrar en la lucha directa por las medallas. Aunque antes debía de superar a la francesa Shirine Boukli en cuartos. Fue entonces cuando se le torció ligeramente la competición, ya que la gala fue capaz de vencer. A la cordobesa le quedaba todavía, eso sí, la repesca. En esta fase se enfrentó a Aziza Chakir, deportista marroquí a la que ganó con otro ippon.

El bronce estaba en juego en un combate que le medía a la serbia Milica Nikolic, que venía de caer en semifinales ante la japonesa Funa Tonaki. La pugna en este caso fue más compleja que en los anteriores pero acabó de forma satisfactoria para la judoca del Terra i Mar. Julia Figueroa se hizo con la medalla después de que a su oponente le fuera señalado el tercer shido (sanción), que llegó en la técnica de oro o tiempo extra.

Por tanto, la cordobesa no pudo tener mejor estreno competitivo en un 2020 que inició con el negativo atraso en su vuelta al tatami. Atrás quedaron los problemas físicos que dejaron a la judoca sin participar en el Grand Prix de Tel Aviv y después en el Grand Slam de París, esta última como la primera gran cita internacional del año. Por si fuera poco, dio un paso más hacia los Juegos Olímpicos de Tokio pues Laura Martínez, que lucha con ella por la plaza española, cayó en octavos.

Etiquetas
stats