Giasson, un enemigo íntimo en Burela

.

De vuelta al parqué. La experiencia en el deporte es un factor trascendental, no solo por la confianza que pueda obtener un equipo de cara a la competición, así como el propio respeto de los rivales, sino también para conocer de manera más exacta el nivel real de la misma. Y lo que quizá sea incluso más importante, conocer al detalle a sus protagonistas en el cuerpo a cuerpo sobre el parqué. Precisamente esa es una de las posibles carencias con las que cuenta el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que a partir de este sábado iniciará su segundo año consecutivo en Primera División. Por lo tanto, la mayor parte de la plantilla apenas cuenta con una campaña de experiencia. Eso sí, poco a poco van ya acumulando vínculos con futbolistas de la máxima división, con los que, en un año u otro, han compartido vestuarios. Y para la cita de inicio ya habrá un enemigo íntimo en el bando rival.

En efecto, Daniel Giasson regresa al Palacio Municipal de Deportes de Vista Alegre, en esta ocasión como parte del plantel del Pescados Ruben Burela, rival directo de los de Josan González por la permanencia, y en el que recaló durante el mercado veraniego como uno de sus fichajes de mayor calibre tras abandonar la disciplina blanquiverde. Y es que justo bajo esa condición aterrizó el ítalo-brasileño en la entidad presidida por José García Román. Con el fin aportar esa dosis de calidad y experiencia necesarias, pero tratando de mantener al mismo tiempo el ADN local que ha caracterizado al club desde su fundación, la dirección deportiva decidió incorporar al cierre con el fin de otorgar más músculo y veteranía sobre la cancha al bisoño equipo adiestrado en aquel entonces por Maca.

Lo cierto es que su incorporación generó una ilusión notoria entre los aficionados, que veían como un futbolista de talla continental se pondría la elástica de su equipo. De hecho, Giasson es internacional con la selección absoluta italiana, con la que logró proclamarse campeón de Europa en 2014. Por tanto, un teórico refuerzo de gran calibre y que ya contaba con experiencia en España, pues había militado durante dos cursos en el Jaén Paraíso Interior, club con el que conquistó en 2018 la Copa de España. Sin embargo, su adaptación al plantel no estuvo a la altura de las expectativas. Lo cierto es que el cierre fue importante para el técnico cordobés, jugando hasta 19 encuentros (solo 5 de titular), pero no llegó a acoplarse realmente a la dinámica del grupo.

Así las cosas, ahora ha empezado un nuevo desafío -también con la salvación como meta principal- en las filas gallegas y le toca rendir visita a un feudo que conoce bien. Además, pese a que será la primera parada de los cordobeses, para el Burela supondrá el segundo choque del curso, después de estrenarse ya la pasada semana dando la sorpresa ante el Cartagena, en un encuentro en el que ya participó el exblanquiverde, que volverá a Córdoba como enemigo íntimo del cuadro local.

Etiquetas
stats