El equilibrio que sustenta el sueño

.

Hay una máxima muy manida y, en muchos casos, superficial, que viene a decir eso de que en el centro radica la virtud. Entre dos extremos viciados. Y es verdad que no se corresponde a pies juntillas con nada, aunque lo cierto es que si puede establecerse una relativa conexión con el rendimiento actual del Córdoba. El cuadro blanquiverde ha encontrado su propia supervivencia en el centro del campo, esa que ha logrado mantener vivo el sueño del ascenso, consiguiendo apaciguar los constantes desequilibrios generados en ambos costados del terreno de juego, pues ninguna de las zonas más puras y con posibilidad de efectividad en un plantel han sabido sacar su potencial con cierta regularidad, por lo que el peso, en buena parte del curso, ha recaído sobre los efectivos presentes en el centro del campo.

En efecto, el Córdoba no destaca ni en ataque ni en defensa dentro del Grupo IV de Segunda B. Eso sí, el mayor desequilibrio en cuanto a resultados, dada su capacidad de medirse a nivel estadístico de una forma notablemente fiable, viene contrapuesta con la delantera. Sin duda, son los jugadores de arriba los encargados de sumar los goles de un equipo, algo que no se ha cumplido en el cuadro cordobesista actual. Así, la plantilla ha firmado un total de 27 dianas en 28 encuentros ligueros, pues el único duelo disputado de Copa del Rey finalizó con el electrónico blanquiverde por estrenarse. Y de esos, la mayor parte los han firmado jugadores que desempeñan gran parte de su trabajo en la medular.

El caso más llamativo es el de Miguel de las Cuevas. El alicantino está viviendo una etapa de absoluto esplendor como blanquiverde, ya que está firmando sus registros más sobresalientes en materia ofensiva. Bien es cierto que el veterano futbolista, por la disponibilidad del plantel, parte desde muy cerca de la meta contraria, aunque su desempeño muchas veces comienza a construirse desde el centro del campo. De este modo, el jugador se ha erigido ya como el más efectivo del equipo en la meta contraria. En total, De las Cuevas ha firmado siete goles en 26 choques, siendo además el tercer jugador más utilizado con 2.049 minutos.

Por su parte, otro centrocampista que está logrando sostener la falta de acierto de la delantera es Javi Flores. El de Fátima regresó a la disciplina cordobesista el pasado verano con el reto de ofrecer su veteranía en busca del beneficio común, aunque con la obligación -como él mismo reconoció- de dar un paso adelante en cuanto a guarismos ofensivos. Y lo está logrando. El capitán ha sido indispensable durante todo el año, aunque diversas molestias físicas le han hecho perderse un importante número de encuentros, lo que deja su presencia en 23 duelos y 1.926 minutos. Entre todos ha sumado cuatro goles, siendo a día de hoy el segundo máximo artillero, al no encontrarse ya Owusu (firmó seis dianas) en la plantilla.

Por tanto, es innegable que dicha zona mantiene vivo el sueño de obtener billete de cara a la promoción, a la espera de que los fichajes invernales en la zona de ataque se enchufen de manera definitiva. Así, otros futbolistas importantes en el centro del campo que también han logrado ver portería en alguna ocasión son Xavi Molina e Imanol García, ambos con un gol en sus cuentas particulares.

Etiquetas
stats