Los últimos en pasar por Las Tendillas en la fiesta de Fin de Año

Carmen Leiva, trabajadora de Sadeco que limpia Las Tendillas tras la fiesta de Fin de Año | MADERO CUBERO

Cuando los cordobeses estaban celebrando la entrada en el 2020, chocando las copas en los primeros brindis tras las uvas, repartiendo buenos deseos para los próximos 366 días de este año bisiesto y una multitud lo hiciera tras escuchar las campanadas en vivo y en directo en la plaza de Las Tendillas, una cuadrilla de operarios de Sadeco estaba preparándose para salir a trabajar y que la plaza quedara impoluta tras la primera celebración del nuevo año.

Carmen Leiva es una integrante de esa cuadrilla de la empresa municipal de limpieza, que comenzó su trabajo a las 3:00 de la madrugada para hacer la primera tarea de Sadeco en este año nuevo. Es la única cuadrilla que trabaja en esta noche del que será un día festivo para todo el mundo.

El grupo especial de Sadeco llegaba pertrechado con todo lo necesario para que no quedara rastro del la fiesta de Fin de Año en Las Tendillas: ocho personas con barredoras, camiones pequeños para recoger la basura de las papeleras y del suelo, y mangueras para baldear la plaza y las calles aledañas. La tarea con la que estrenan el año “suele durar entre tres y cuatro horas”, explica Leiva a CORDÓPOLIS.

Y en ese tiempo, “nos encontramos de todo”, porque coinciden con la gente que se va de Las Tendillas y quienes van y vienen por las calles hacia los locales o fiestas para celebrar la primera noche del año. “La mayoría de la gente va bien a esas horas pero ya hay algunos que están imposibles”, refiere sobre quienes muestran un excesivo efecto de la celebración aún a primeras horas de la madrugada.

Junto a ello, la cuadrilla de Sadeco también se encuentra con los últimos operarios que trabajan en el desmontaje de las estructuras que se instalaron para la fiesta en la céntrica plaza de la capital. Cuando ellos desaparecen, los operarios de la limpieza se afanan en su tarea.

La labor de limpieza se extiende desde Las Tendillas a las calles aledañas -Foro Romano, Gondomar, Claudio Marcelo-, en una tarea que realizan unos pocos mientras el resto de la ciudad está de fiesta. “Se afronta mentalizándote, es tu trabajo”, dice Carmen Leiva, acostumbrada a trabajar siempre en el turno de noche.

“Es un servicio que se hace a la ciudad, aunque sean fechas tan señaladas. Como lo hacen en Urgencias, por ejemplo”, explica. “Además, a mí me encanta mi trabajo”, apunta sobre la tarea que desarrolla en Sadeco, siempre al mando de su manguera baldeando las calles del centro.

Etiquetas
stats