Votar en El Brillante, barrio rico de Córdoba: la defensa acérrima del PP con un Vox que le mete prisa

Las imágenes de la jornada electoral este 19J en Córdoba

El presente de El Patriarca y El Brillante es azul. Barrios con las rentas más altas de Córdoba, su votante, mayoritariamente del PP, es fiel a las urnas. Las familias, con un nivel adquisitivo alto, ven que la formación de Moreno Bonilla responde a sus intereses y a los de la Andalucía en la que creen. A diferencia de en Moreras, aquí, la abstención es testimonial, como los votos a la izquierda. Es feudo indiscutible del PP con un Vox que le sigue los talones y que busca adueñarse de esta zona de Córdoba.

En el aparcamiento del colegio La Salle no caben más vehículos. La mañana es un trasiego de ir y venir de coches porque son muy pocos los votantes que acuden a pie. El ambiente que se respira tanto en el interior como en el exterior de este colegio electoral es tan diferente al de Moreras que cuesta pensar, incluso, que se trata de la misma Córdoba. En esencia, ambos barrios forman parte de ella, pero qué difícil es la vida más pegando al sur.

Aquí encontramos apoderados únicamente de PP, Vox y Ciudadanos, nos cuentan, aunque de la formación naranja no hemos visto ni rastro. Quienes votan en La Salle destilan confianza o, cuanto menos, esperanza en que el espectro político no cambie mucho. Así lo transmite una mujer, que acude a votar con su hija pequeña. Acaba de dar su confianza a Moreno Bonilla para que continúe al frente de la Junta de Andalucía. ¿Y si tuviera que depender de Vox? “Prefiero un gobierno en solitario, pero si tiene que ser con Vox…”, se encoge de hombros.

La participación en este barrio de Córdoba durante las pasadas elecciones andaluzas fue altísima. Una de sus unidades censales registró hasta un 78%, siendo el PP el ganador por goleada en la zona de El Brillante, El Patriarca, La Arruzafa, La Asomadilla y El Camping. La segunda fuerza política más votada fue Vox, seguida de Ciudadanos. Las diferencias entre estas últimas formaciones se dispararon en las zonas altas, mientras que en las bajas -como en El Tablero y El Camping- se hablaron de tú a tú.

Un apoderado de Vox asegura que el cambio “ya se está viviendo”. Argumenta que el “nivel cultural” de la zona hace que “la gente profundice” sobre lo que le hace falta a Andalucía. Exmilitante del PP, le dio su voto a Mariano Rajoy en las últimas elecciones en las que se presentó “con el único fin de echar a Zapatero”, pero se afilió a Vox cuando vio que “recuperaba los postulados de Fraga Iribarne”.

Defiende que su partido no es racista, “solo amante de la legalidad y de la inmigración regular”, y tampoco machista, “porque defendemos a las mujeres como nadie”, y se excusa en que su candidata también es mujer. Con una mochila que reza El futuro pertenece a los patriotas, espera que “lo que se respira”, se cumpla, que es que Vox dé un sorpasso no solo en esta zona de Córdoba, sino también en el Parlamento andaluz. De un gobierno con Moreno Bonilla, ni hablar, “porque PP y PSOE son lo mismo”, pero no pasaría “nada” si se formula un gobierno al estilo de Castilla y León, con PP en el Gobierno y Vox en la vicepresidencia.

Pero hay quienes, en esta zona de Córdoba, se resisten a recibir el abrazo de Vox. Casualidades o no, son dos jóvenes los que muestran su rechazo a la formación de extrema derecha. “El único objetivo de mi voto ha sido, de verdad, que no salga Vox” afirma un votante que navega por la treintena. Otro apela al “término medio”. “Es ahí donde está la virtud”.

Etiquetas
stats