CSIF señala el agotamiento físico y mental del personal de las residencias de mayores tras dos años de pandemia

Concentración de trabajadores de la Residencia de Mayores Parque Figueroa, en una imagen de archivo.

CSIF ha puesto de manifiesto, a través de una nota de prensa, “la situación de agotamiento, tanto físico como mental, del personal de las residencias de personas mayores en la provincia de Córdoba, en su mayoría mujeres, tras dos años desde la irrupción de la pandemia”. El sindicato, que anuncia movilizaciones por este asunto y pide una mayor implicación de la Administración, destaca “el esfuerzo de estas plantillas para atender a los residentes pese a la falta de medios, la presión asistencial y el miedo a los contagios”.

El responsable del Sector de Empresa Privada de CSIF Córdoba, Antonio Andrés, señala que las empresas propietarias de estos centros asistenciales, muchas de ellas propiedad de grandes fondos de inversión, “están en línea de maximizar beneficios a costa de recortes de todo tipo sus sufren diariamente estas trabajadoras, como es el caso de la falta de la cobertura de bajas con el consiguiente aumento de la presión asistencial y los problemas para la conciliación familiar”. 

Este representante sindical indica que, “a pesar de que generalmente se respeta la presentación de los cuadrantes anuales, estos son constantemente modificados, incluso en el mismo día, y en muchos casos se facilitan al personal el viernes de la semana anterior, un plazo excesivamente corto para que estas trabajadoras puedan organizar su vida personal y familiar”. Asimismo, el personal tiene muchas dificultades para poder disfrutar de los asuntos propios que están recogidos en el convenio.

“Las ratios de empleadas por residente suelen cumplirse, pero bajo mínimos, siendo en numerosas ocasiones el régimen interno de los centros los que sobrecargan de funciones y ralentizan el trabajo”, recalca Andrés, quien pone el ejemplo de las residencias de Orpea, en las que “si un usuario está en una sala de estar y necesita ir al baño, la empresa exige que se le lleve al aseo de su habitación, y no al más cercano, lo que provoca que una auxiliar de Gerontología tenga que llevar al residente a la zona de habitaciones y esperar para volverlo a bajar”. “En otros centros, en este caso del Grupo Vitalia, se exige a os residentes los asee una sola auxiliar con la ayuda de una grúa, en caso de que el residente sea encamado, obligándola a que haga esta tarea en el mismo tiempo en que lo haría con una compañera”, subraya.

El Sector de Empresa Privada de CSIF Córdoba recuerda que las tablas salariales de este colectivo profesional no se actualizan desde 2019 a pesar de que el precio que se cobra a los usuarios ha seguido subiendo, de media, un 6,5% este año con la justificación de una inexistente subida salarial, “al mismo tiempo que se exige al personal que realicen tareas que son impropias de su categoría profesional, como, por ejemplo, que las limpiadoras tengan que llevar a usuarios en carritos o atenderlos cuando llegan al centro”.

Etiquetas
stats