Cáritas atendió a 29.852 personas en 2020, de los que 8.000 acudían al servicio por primera vez

Responsables de Cáritas presentando el balance asistencial del año 2020

El año en el que se demostró definitivamente que "el estado del bienestar ni era para todos ni era tan seguro como se creía". Así han definido este martes los responsables de Cáritas Diocesana el año 2020 a la hora de hacer balance de la actividad asistencial que prestaron durante la pandemia.

Las cifras absolutas son muy relevantes. En 2020 se atendió a 29.852 personas, un incremento asistencial del 32% respecto al año 2019, en el que, desde Cáritas, ya se hablaba de "pobreza enquistada" en la provincia de Córdoba. ¿Qué ocurrió en 2020, con la pandemia? Pues que unas 8.000 personas acudieron por primera vez a los servicios de Cáritas.

Es decir, uno de cada cuatro usuarios de Cáritas durante el año 2020 nunca antes se había visto ante la tesitura de acudir a los servicios sociales. Lo que no ha cambiado la pandemia es el usuario tipo: en 2020, como el año anterior, el rostro de la persona acompañada por Cáritas se corresponde mayoritariamente con una mujer hasta 40 años, de nacionalidad española, con hijos a su cargo y sin formación o solo con estudios primarios.

En cuanto al tipo de ayudas, mayoritariamente (el 71%) han sido para necesidades básicas (alimentos y ropa), que han recibido 23.651 personas. El segundo tipo de ayudas, el 14%, han sido las destinadas a la vivienda, concretamente al pago de alquiler, electricidad, gas y equipamiento. Le siguen las ayudas en asuntos de salud (pago de medicinas , ortopedia o mascarillas) y de educación (pago de comedor, libros o material escolar).

Respecto a las ayudas gubernamentales, ha indicado que el 48% de las familias atendidas no han recibido información sobre el Ingreso Mínimo Vital. "Solo el 16% de las personas que acuden a Cáritas son, en mayo de 2021, perceptoras del IMV", ha indicado el director de Cáritas Córdoba, Salvador Ruiz.

Además, un total de 833 personas recibieron acompañamiento en su inserción laboral, gracias a la propia Cáritas y a su empresa Solemccor. Todo ello en un año en el que contó con más de 1.600 voluntarios, aunque, en un primer momento, se quedó a la mitad debido a que una buena parte de los voluntarios de la diócesis eran mayores de 65 años.

En cuanto al montante que ha supuesto esta ayuda, el director de Cáritas Córdoba, Salvador Ruiz, ha cifrado la ayuda prestada en un montante de 6,4 millones de euros, destinados al servicio a las personas que sufren riesgo de exclusión, financiado en un porcentaje altísimo con fondos propios.

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2021 - 12:06 h
stats