Pierde una beca al no poder expedir el pasaporte sin la autorización de su padre, que está ilocalizable

Fachada de la Ciudad de la Justicia de Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Un juzgado de primera instancia de Montilla ha fallado a favor de una madre cordobesa que tuvo que acudir a la justicia para paliar una situación que ya ha afectado a su hija mayor. La joven, brillante académicamente, fue becada con una estancia en el extranjero aunque finalmente no ha podido viajar ante la falta de pasaporte. Para este trámite, y dada su minoría de edad, es necesaria la firma de los dos progenitores. Sin embargo, su padre se encuentra en paradero desconocido. Ahora, un juez le ha dado la razón a la madre y ha permitido que este trámite recaiga exclusivamente en ella para que la hija menor no se vea también perjudicada.

Según la sentencia a la que ha tenido acceso CORDÓPOLIS, la madre de las dos jóvenes solicitó, mediante un auto, la facultad para decidir sobre la expedición de los pasaportes. Cabe señalar que los padres de las niñas se separaron hace años y en el acuerdo de divorcio se estipuló la patria potestad compartida. Es decir, cualquier decisión que pudiera afectar a las hijas debe tratarse conjuntamente entre ambos progenitores, como es el caso de la expedición de un pasaporte.

Admitida a trámite la solicitud, el juzgado señaló el juicio para el pasado mes de octubre, aunque el padre no se presentó dado que no había sido citado. La vista se suspendió al mes de diciembre, cita a la que el demandado tampoco se presentó. Durante la vista, la madre declaró que sus hijas pedían viajar al extranjero por razón de estudios, para lo cual necesitaban el pasaporte. Además, esgrimió que el padre se encontraba en paradero desconocido desde la ruptura y que era “imposible localizarlo”. En la fecha de la vista, la hija mayor -que ya había perdido la beca dada esta situación- ya tenía potestad para expedir este documento, aunque no la pequeña.

En materia de patria potestad conjunta, el Código Civil es tajante al respecto: si uno de los padres está en desacuerdo en alguna cuestión, debe acudir al juez, quien tendrá que escuchar a ambos y al hijo, si tuviera la madurez suficiente. Si los desacuerdos fueran reiterados o concurriera cualquier otra causa que entorpezca gravemente el ejercicio de la patria potestad, el magistrado podrá atribuirla total o parcialmente a uno de los padres o distribuir entre ellos sus funciones. La resolución exige, por tanto, un análisis sobre si la petición esgrimida por uno de los progenitores satisface el interés del menor.

En este caso, el magistrado ha considerado lo “más idóneo” otorgar a la madre la facultad de decidir sobre la expedición del pasaporte de su hija menor dados los antecedentes. En primer lugar, la mayor “ha perdido una beca gracias a su insuperable expediente académico”, enfatiza el juez, “por causa de esta desaparición voluntaria del padre, unida a la exigencia legal de su consentimiento para realizar actos beneficiosos para aquélla”. A ello  se suma que “no se sabe nada en absoluto” sobre la voluntad del padre a este respecto dada la imposibilidad del juzgado para localizarlo, institución que “ha realizado ímprobos esfuerzos” para dar con su paradero.

Etiquetas
stats