“Mi padre salió del trasplante y murió por klebsiella”

kjlj l | MADERO CUBERO
Rosa Toscano denuncia la muerte de su padre en octubre de 2014 y asegura que el problema es "la falta de protocolos y de limpieza y la ocultación del problema"

Antonio Toscano tenía 63 años cuando falleció en octubre de 2014. El 11 de marzo del mismo año, se sometió a un trasplante de riñón después de dos años de espera. Tras la operación y varios meses de reingresos en el Hospital Reina Sofía, Toscano murió por insuficiencia respiratoria ocasionada por la colonización de la bacteria klebsiella. Así lo cuenta su hija, Rosa Toscano, hecho que también refleja el informe clínico de su padre.

"Después de dos años siendo paciente de diálisis, y tras cuatro llamadas para operarlo, a mi padre le hacen el trasplante en marzo", explica Toscano. Ese mismo día, otro paciente también entró en quirófano por la misma causa. Sin embargo, el post operatorio fue distinto. "Hasta mayo, mi padre estuvo aislado porque estaba inmunodeprimido. Estaba débil y con fiebre pero el riñón funcionaba perfectamente. Nos hablaban de bacterias y de bichos y me dijeron: "No te vamos a decir nada porque te vas a ir a Internet y te vas a echar las manos a la cabeza", señala Toscano.

El 23 de mayo, los médicos deciden hacer la prueba de la klebsiella "en las heces pero sale negativo, aunque mi padre seguía con la tos". El 11 de junio, Toscano ya es tratado por la Unidad de Infecciosos pero su hija asegura que "a nosotros no nos dijeron nada. Sólo nos recomendaban que no vinieran muchas visitas para evitar el rechazo del trasplante ya que mi padre era un paciente inmunodeprimido".

Toscano cuenta que "ya en julio, para ver a mi padre tenías que ponerte la bata, guantes y mascarilla y nos decían que éramos nosotros quienes portábamos los bichos. Pero eso no es así porque, cuando salíamos de la habitación, teníamos que dejar todo dentro para que nada saliera para fuera".

Tras el alta en el mes de mayo, Toscano vuelve al Hospital en julio por fiebre, tos "de origen respiratorio" y malestar. Es en agosto cuando, finalmente, y tras la prueba pertinente, se descubre que Toscano es portador de la klebsiella y productora de KPC. Es decir, la bacteria ya es resistente a la mayoría de los antibióticos. Con este resultado, el Hospital decide dar el alta a Toscano. "El 11 de septiembre lo mandan a casa, con la bacteria y sin protocolos. Sólo te dan un folio con algunas recomendaciones para evitar el contagio". En ese momento, y según los informes, el funcionamiento del riñón seguía siendo normal aunque requería de rehabilitación y oxigenoterapia "ya que no tenía el oxígeno al 100%".

Sin embargo, y en la madrugada del día 12 de septiembre, Toscano acude de nuevo a Urgencias por fiebre. Tras ser dado de alta a las 07:49, Toscano vuelve a ingresar el mismo día a las 12:11 por la misma causa: fiebre. Según cuenta su hija, "en ese momento también le dieron el alta pero ahí dije: Te quedas aquí, no te vas a morir en la cama. Mi padre no tenía masa muscular, no teníamos cama articulada ni silla de ruedas. ¿Qué hicieron entonces? Subirlo a la misma habitación: la 447". "No la habían limpiado todavía", asegura.

Finalmente, Toscano permaneció en el Hospital hasta el 13 de octubre, cuando fallece por parada respiratoria. "La doctora me ha llegado a decir: Tu padre, para nosotros, es un fracaso. Un riñón que está funcionando, un trasplante que se ha hecho bien y que se tira a la basura por culpa de la klebsiella", señala. "El problema de todo esto es la falta de protocolos y de limpieza y la ocultación del problema. Al no querer erradicar algo porque no hay presupuesto, sigue muriendo gente". Y el objetivo de informar a la población, Toscano ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas en Change.org.

El Reina Sofía asegura que no hay brote de klebsiella

Después de la muerte de una mujer el pasado 6 de abril, el Hospital lanzó un mensaje de "tranquilidad a la población" y aseguró la inexistencia de un brote de klebsiella. Según las declaraciones de la dirección, "la mayoría de los pacientes ingresados en el hospital colonizados con la bacteria llegaron al centro con ella antes de su hospitalización. La klebsiella es un germen que se encuentra presente en la flora intestinal de pacientes sanos y que, de manera muy excepcional, en pacientes en situación crítica -con estancias prolongadas y en tratamiento con antibióticos- puede cambiar y originar un patrón de resistencia al tratamiento a estos fármacos".

Etiquetas
stats