No es lugar para solteros

Despedida de soltero.

En Resacón en Las Vegas, película que probablemente tenga mucho que ver con el espíritu salvajemente etílico de las despedidas de soltero que han proliferado en la última década por todo el mundo, los protagonistas apenas si podían recordar lo que habían hecho la noche anterior, aunque prácticamente todo aquel con el que se cruzaron los recordaba a ellos perfectamente. Salvando las distancias, algo bastante parecido está empezando a ocurrir en Córdoba con las despedidas de soltero.

O al menos, eso dicen desde la patronal hostelera y hotelera. El primero en alzar la voz sobre este asunto fue Manuel Fragero, presidente de la Asociación de Empresarios de Hospedaje de Córdoba (Aehcor), quien durante la Asamblea Ordinaria de la patronal se mostró especialmente crítico con el “turismo de mala calidad y de despedida de soltero”, al que no considera digno de “la gran calidad hotelera, cultural y patrimonial de la ciudad”. A su alarma se ha sumado estos días la del presidente de Hostetur, Francisco de la Torre, que ha señalado que los restaurantes adheridos a la asociación van a evitar aceptar este tipo de reservas en sus locales.

La patronal cordobesa se ha sumado así a la cruzada contra las despedidas que se han puesto en marcha en ciudades andaluces como Málaga, Sevilla, Granada y en Cádiz, Tarifa y Conil de la Frontera, en las que los hosteleros suelen aplicar una restrictiva política de admisión con el futuro novio o novia y sus amigos, que tampoco son especialmente queridos por la Policía Local, que en muchas de estas ciudades se invita rápidamente a cortar la fiesta si observa actitudes algo más desfasadas de la cuenta. No les cuesta detectarlas, pues se ha popularizado entre las despedidas la idea de disfrazar al novio o a los invitados.

En Granada han ido un paso más allá y los grupos municipales han acordado buscar fórmulas legales para responsabilizar a las empresas promotoras de fiestas de las molestias que los grupos puedan ocasionar a los vecinos. ¿Pero cuáles son esas empresas y quién está detrás de ellas? En un vistazo en google, en Córdoba aparecen dos empresas especializadas en este tipo de turismo. Ninguna de ellas es cordobesa. Por un lado está la sevillana Bacaré, que declina hacer declaraciones.

La segunda es web Despedidas Córdoba. Detrás de ella está Ramón González, de 39 años, diplomado en educación y con sede en San Fernando (Cádiz), donde puso en marcha la empresa Emagic, que opera bajo el mismo sistema, según su web, en ciudades como Sevilla, Cádiz, Huelva, Granada, Jaén, Ibiza, Conil, Tarifa, Jerez, Badajoz, Murcia, Oviedo y Gijón. Su trabajo se podría catalogar como Pre Wedding Planner, el tipo que se encarga de que los novios tengan una despedida por todo lo alto antes de la boda. Aunque, en la práctica, quienes deciden todo son los amigos del novio o de la novia.

Una inmobiliaria del ocio y las actividades en Córdoba

“Nosotros actuamos como una inmobiliaria. Le ofertamos al cliente los productos que hay y se los ponemos delante para que pueda elegir”, señala este autónomo, que resalta que su web ofrece “toda la actividad cultural y de ocio de Córdoba”, si bien se detiene en lo que más gusta a las despedidas de soltero. Para éstas, las actividades predilectas son el karting, el paintball, una capea o el alquiler de vehículos específicos, como limusinas o disco buses. González no lo menciona, pero buceando en la web no cuesta encontrar otro tipo de actividades más picantes entre la oferta para despedidas de soltero, como la contratación de strippers y la reserva de cenas y comidas con shows privados.

El empresario defiende que Emagic abrió “hace 5 o 6 años” como “una oferta de ocio y turismo para grupos”, antes de especializarse en el turismo “de despedida”, “una coletilla” que a su juicio tampoco aporta mucho. El empresario dice que abrió su web hace dos años en Córdoba, pues era una ciudad que demandaba turismo, y más especialmente “el turismo de grupo en su globalidad”. “Nos hemos adaptado a los tiempos y a la demanda del cliente. Esto viene del aumento del turismo de interior y del crecimiento de los sitios más turísticos, y uno de ellos es Córdoba, por sus razones evidentes: su cercanía, su buen acceso a través del AVE, sus conexiones con Madrid, Extremadura, Andalucía Occidental o la playa. La gente va encantada. Las ciudades de interior como Salamanca o Córdoba están muy demandadas”, explica González.

En Córdoba, Despedidas Córdoba no tardó en encontrar locales y hosteleros con los que trabajar este nicho de mercado. Entre ellos, negocios como Sala Algarve -que se anuncia en su web como “la única sala especializada en despedidas de solter@s” de Córdoba-, Salones Ayode, Sala Ophium, la Posada de Babilonia, Góngora Gran Café y la Taberna La Carbonería, entre otros. “Nosotros trabajamos con muchos hosteleros. De esto vive mucha gente o tienen un pequeño incentivo, por así decirlo”, reconoce González, que defiende que “se debería normalizar esta situación”, puesto que este tipo de turismo “dinero aporta a la ciudad, tanto a nivel de restauración, de hostelería, de ocio, transporte”. “Es turismo al fin y al cabo”, zanja.

En este sentido, González afirma que a empresas como la suya les perjudican tanto las “informaciones ventajistas” de algunos medios de comunicación como “las actitudes de ciertos grupos”, si bien asegura que los molestos suelen ser los que llegan a las ciudades “de forma independiente y sin nada organizado”. “Nosotros siempre aconsejamos actividades y también les advertimos de que ese tipo de comportamientos están siendo controlados en muchas ciudades”, apostilla el empresario, que cree que apenas hay diferencia entre una despedida de soltero y “una comida de empresa un 20 de diciembre”.

Un sector al que también le afecta la temporalidad

Con esta idea está de acuerdo Juan Carlos Molina, el encargado de La Carbonería, restaurante que aparece en el paquete de actividades de Despedidas Emagic. Molina detalla que la taberna lleva 4 o 5 años haciendo despedidas de soltero y defiende que “de cien despedidas, puedes tener dos problemas”. En La Carbonería, de hecho, las tienen “muy controladas” y, cuando hay algún problema, basta con hablar “con el que está más razonable”.

La Carbonería organiza aproximadamente unas 50 despedidas al año para un máximo de 15 personas en las que, según Molina, el novio o la novia llegan con los amigos para comer o cenar y ver “un pequeño espectáculo” y se van. Huelga aclarar que el “espectáculo” con stripper es incluso más barato que el del camarero infiltrado, lo que demuestra que, por encima de la lujuria, el sentimiento que impera en las despedidas de soltero en Córdoba es el del cachondeo.

Por ello, Molina cree que el problema viene cuando abandonan La Carbonería. “Yo creo que el problema empieza más tarde, cuando llegan a la zona de copas. Allí es cuando viene el problema”, razona el encargado, que remarca que incluso a este tipo de turismo le afecta la temporalidad cordobesa. “Hay meses muy buenos, como abril o mayo, pero luego hay otros como junio o julio, en los que no hay ninguna”, afirma el encargado.

Esto lo confirma otro hostelero que prefiere permanecer en el anonimato. “Quien diga que no aceptaría reservas de despedidas en Córdoba en agosto es tonto, porque te pueden salvar la semana”, señala el empresario, que entiende el malestar respecto a este tipo de turismo, pero que critica la hipocresía de quién lo rechaza “con el bar lleno de gente” o “en pleno mes de mayo”.

Lo cierto es que, por encima de la temporalidad, a nadie se le escapa que las despedidas pueden ser molestas para los vecinos. Ramón González defiende incluso la puesta en marcha de “una normativa o una ordenanza en la que se estipulara o se acotaran un poco los comportamientos”. “Entiendo que se podrían controlar ciertas actitudes, como el uso de megáfonos o los disfraces o vestimentas, que pueden molestarle a algunas personas. Los ruidos por la calle no le gustan a nadie”, afirma el empresario detrás de la web Despedidas Córdoba.

Etiquetas
stats