El Ayuntamiento defiende que el anterior plan contra el cambio climático no estaba adaptado a la normativa

Vista general del Pleno del Ayuntamiento de Córdoba

El Ayuntamiento de Córdoba ha defendido que no ha reutilizado el anterior plan contra el cambio climático por que no estaba adaptado a la nueva normativa estatal. Así, en reacción a la información publicada este lunes por este periódico, el Consistorio admite que elaboró en junio de 2018 un Plan Local de Adaptación al Cambio Climático de Córdoba en el ámbito de las competencias municipales, pero que “no fue objeto de aprobación ante la inminencia de la aprobación de una nueva Ley que por esa época se estaba tramitando. Nos referimos a la Ley 8/2018, de 8 de octubre, de medidas frente al cambio climático y para la transición hacia un nuevo modelo energético en Andalucía”.

Según ha informado el Ayuntamiento a este periódico, la ley establecía un contenido obligatorio mínimo que “excedía en mucho lo exigido por la normativa anterior, vigente en el momento en que se elaboró el Plan cuya elaboración finalizó en 2018”. “Aunque dicho Plan incluía parte de dicho contenido mínimo, en concreto el relativo a acciones de adaptación, no contemplaba otro, como lo relativo a la mitigación y comunicación y sensibilización”, ha asegurado el Consistorio.

Tras el cambio de gobierno municipal en 2019, el Pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad una moción para solicitar la Emergencia Climática en Córdoba el 14 de noviembre de 2019. La moción instaba al gobierno local a tomar las medidas necesarias para garantizar reducciones de gases de efecto invernadero de al menos el 40 % no más tarde de 2030, para poder conseguir el balance neto en 2040; a abandonar progresivamente los combustibles fósiles, aspirando a una energía 100 % renovable de manera urgente y prioritaria, para lo que el gobierno municipal aprobará el Plan Municipal contra el Cambio Climático, en la línea de los PACES (Planes de Acción para el Clima y la Energía) del Pacto de las Alcaldías: a fomentar el autoconsumo eléctrico con renovables, una movilidad sostenible lo antes posible, crear espacios peatonales, promover la bicicleta y otros medios de transportes no contaminantes; a reducir la demanda de energía hasta consumos sostenibles; asegurar el aumento de la eficiencia energética y de las instalaciones renovables; crear espacios educativos y de información a la población sobre la emergencia climática; una política de residuo 0; y la compra pública sostenible, evitar los bancos con los que trabaja el municipio que financien proyectos basados en combustibles fósiles

El Consistorio defiende que el nuevo documento persigue el espíritu de la moción aprobada con la unanimidad de todo el Pleno municipal.

Etiquetas
stats