La icónica andaluza del aceite Carbonell cede su sitio a mujeres que luchan contra el hambre

Campaña solidaria de Carbonell y Acción contra el Hambre.

La mujer andaluza que durante décadas viene ocupando la etiqueta del aceite Carbonell ha cedido su sitio a otras mujeres que luchan contra el hambre en distintas partes del mundo. Se trata de una colaboración dentro de un proyecto solidario entre la firma aceitera y la ONG Acción contra el Hambre, que a través de las botellas de aceite van a visibilizar la realidad de mujeres que el mundo sufren la pobreza y el hambre.

“En lugar de la mujer andaluza, hacemos protagonistas de nuestra botella a la población en riesgo de desnutrición y queremos sumar nuestros esfuerzos para que cualquier rincón del mundo sea un lugar donde se come bien”, explica la compañía aceitera sobre esta iniciativa bajo la etiqueta de “edición solidaria”.

Así, en uno de las nuevas etiquetas, la mítica mujer andaluza ha cedido su lugar “a una niña refugiada, que ha salido de su casa pero aún no ha llegado a un lugar definitivo donde vivir. Dando visibilidad a los proyectos de Acción contra el Hambre, queremos que esta niña tenga acceso a la alimentación que necesita”, argumenta la campaña solidaria.

Otra de las protagonistas que ocupa la botella de Carbonell es “una mujer mauritana que nos hace pensar cómo viviríamos si al abrir el grifo no saliera agua, si tuviéramos que recorrer algunos kilómetros cada día para cargar con unos litros. Por eso Carbonell quiere apoyar el trabajo de aquellos como Acción Contra el Hambre que trabajan por el acceso al agua”. En un tercer caso, una madre maliense se muestra con su pequeño en brazos, ejemplo de que las mujeres son las principales responsables de la alimentación y cuidados básicos de sus hijos durante los cinco primeros años de vida.

Desde Acción contra el Hambre explican que han querido convertir a la icónica mujer andaluza de Carbonell “en símbolo de solidaridad transformándola durante unos días en otras mujeres del mundo que luchan contra el hambre a diario”.

Destacan, además, que aunque las mujeres producen el 43% de los alimentos en el mundo, tienen un acceso muy limitado a la tierra, el crédito, fertilizantes y otros recursos. “Se estima que con un acceso garantizado de la mujer a estos recursos se podrían reducir entre 100 y 150 millones de personas menos en inseguridad alimentaria”, aseguran. “Hoy, 815 millones de personas viven sub-alimentadas en el mundo”.

Con esta campaña de solidaridad a favor de la ONG Acción contra el Hambre, Carbonell donará a la organización una parte de los beneficios que obtenga con las botellas transformadas.

Etiquetas
stats