El exalcalde de Baena Jesús Rojano (PSOE) se querella contra el exsocialista Luis Moreno

El ex alcalde de Baena Jesús Rojano (izda.) en una imagen de archivo.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Único de Baena (Córdoba) ha admitido a trámite, estableciendo por ello la celebración de juicio por procedimiento ordinario, la querella que, por ofensas a su honor, ha presentado el exalcalde de Baena Jesús Rojano (PSOE) contra el también exalcalde del municipio y exsenador con el PSOE, el ya exsocialista Luis Moreno, al que reclama 6.000 euros de indemnización, que Rojano destinaría si gana a una asociación sin ánimo de lucro.

Así lo ha confirmado a Europa Press el propio Rojano, quien, a finales del pasado 2019 presentó una demanda contra Moreno, como también hizo por su parte la exalcaldesa de Baena y actual senadora y secretaria general del PSOE en el municipio, María Jesús Serrano, en ambos casos argumentando que Moreno ha estado llevando a cabo desde 2011 contra ellos una “campaña de desprestigio y atentado a la honorabilidad”.

Ambas demandas conllevaban la celebración de un acto de conciliación previo a la presentación de una querella, y dado que no se ha resuelto satisfatoriamente dicha conciliación, Rojano ha presentado la querella que ahora ha sido admitida a trámite y que implica la celebración de juicio para resolverla, mientras que María Jesús Serrano, por su parte y según ha avanzado 'Diario Córdoba', está ultimando la querella que, igualmente, presentará contra Luis Moreno, “por derecho al honor”, para que “sea la justicia la que se pronuncie”.

La citada “campaña de desprestigio y atentado a la honorabilidad” que, según las demandas presentadas en su día por Rojano y Serrano y a las que accedió Europa Press, la habría llevado a cabo Moreno mediante declaraciones públicas y en diversos artículos, realizando contra ambos exalcaldes del PSOE “imputaciones falsas y expresiones ofensivas, no amparadas por la libertad de expresión”, llegando, en el caso de Rojano, a acusarle de “enriquecimiento ilícito, injusto o acto de lucro o beneficio personal, así como de prevaricación y otros delitos penales”.

Según las demandas contra Moreno, la “animadversión” de este último hacia Rojano y Serrano comenzó a partir de las elecciones municipales de 2011, en las que el PSOE perdió la mayoría absoluta, lo cual, por exigencia de IU, llevó a Luis Moreno, hasta entonces alcalde socialista, a retirarse de la política, para que así siguiera gobernando el PSOE.

Desde ese momento, según los demandantes, Moreno, quien dejó el PSOE y fundó un partido que tras las municipales de 2019 ha facilitado la formación de un gobierno municipal de PP y Cs, quitando así la Alcaldía al PSOE, emprendió “una campaña de acoso y derribo en la opinión pública para socavar el prestigio y el honor” de Rojano y Serrano, “con acusaciones personales”, mediante la publicación de “artículos de opinión en medios de información, con amplia difusión y repercusión social”.

Así, a Rojano le llegó a acusar de “prevaricación por condonación de deuda” a un medio de comunicación local, “a sabiendas de la existencia de una sentencia” previa que desmontaba tal acusación; también “de prevaricación en la firma del convenio” entre el Ayuntamiento y una empresa oleícola, “cuando es una cuestión que ya se había demostrado hasta judicialmente su falsedad” y ello era “conocido” Moreno.

También acusó Moreno a Rojano de “elaborar una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) ilegal, cuando existe informe del secretario general de la Corporación y de la interventora, habilitados estatales, que respaldan y validan la legalidad y defienden el procedimiento seguido por parte del Ayuntamiento para la aprobación de dicha RPT”, siendo también esta una “información conocida” por Moreno, que igualmente ha acusado a Rojano de “un incremento patrimonial desmedido”.

Además y “dentro de esta estrategia de desgaste”, Moreno ha venido preparando “dossieres informativos que envía a todos los medios de comunicación y diarios de tirada regional y provincial”, que algunos medios no han querido publicar tras comprobar “la intencionalidad y falsedad de la información recibida”, lo que habría hecho Moreno “con el único objeto de dañar la imagen pública” de Rojano y Serrano.

Dichas publicaciones, según señalan los demandantes, “han coincidido temporalmente con la presentación de denuncias anónimas en Fiscalía para que se investiguen de oficio y tratar de conseguir alguna noticia judicial que pueda sembrar la duda sobre la honestidad y honradez” de Rojano en su gestión como alcalde, pues, entre 2014 y 2018 “se han recibido más de cuatro denuncias anónimas en la Fiscalía”, pero han sido “archivadas en todos los casos sin detectar ni un solo indicio de posible delito”.

Además, “a sabiendas de no haber prosperado ningún procedimiento penal”, Moreno, según los demandantes, ha mantenido una “campaña de descrédito” contra éstos, mediante artículos de opinión, “a través de la redacción de unas memorias de su gestión, en los que va incrementando progresivamente las acusaciones” contra Rojano, “conforme se van acercando las elecciones municipales de 2019”, llegando, tres días antes de dichos comicios, a difundir “un video en el que mancilla el honor, el buen nombre y la honradez” del entonces alcalde.

Por todo ello, los demandantes consideran que Moreno debe “retractarse de tales declaraciones, al ser las mismas una intromisión ilegítima en su derecho al honor”, debiendo “publicar su retracto en todos los medios de difusión en las que han sido vertidas”, y también le reclaman a Moreno una indemnización de 6.000 euros cada uno, lo cual ya ha hecho Reojano al presentar la querella que, por su parte, aún prepara Serrano.

Ambos coincidieron en sus demandas previas en que dicha cantidad “deberá ser ingresada en la cuenta de la entidad o asociación sin ánimo de lucro” que designen Rojano y Serrano, “al objeto de acreditar que con la presente demanda no se pretende un ánimo lucrativo, sino la reposición del buen nombre y honorabilidad” de los demandantes.

Etiquetas
stats