El Colegio de Médicos de Córdoba avisa que “este tren camina hacia el descarrilamiento”

Un médico.

El Colegio de Médicos de Córdoba ha enviado un extenso comunicado de prensa a los medios de comunicación en el que advierte en referencia a la sanidad pública y a la crisis del coronavirus que “este tren camina hacia el desarrilamiento”.

“La incertidumbre en la que gran parte de la población española vive desde marzo no ha desaparecido, sino más bien ha ido aumentando poco a poco ante la descoordinación existente y el aumento de contagios por el Sars Cov-2”, lamentan. “Seguimos en pandemia. No hemos vencido al virus y no estamos más fuertes que en el mes de junio. No se han aprovechado los meses de bonanza en preparar la prevención para la segunda oleada y como consecuencia de esta circunstancia el aumento de población contagiada es incesante, al igual que el lógico incremento de ingresos hospitalarios y como consecuencia el de pacientes en las UCIs, aunque actualmente con menor intensidad”, detallan.

“Ha transcurrido mucho tiempo desde la finalización del confinamiento, con una desescalada muy rápida y con una falsa y confusa idea de 'normalidad' trasmitida a la población. Esta etapa debería haberse aprovechado para configurar una red epidemiológica potente de contención y prevención con un cambio de paradigma con respecto a la fase inicial de la pandemia que fue fundamentalmente asistencial y hospitalaria”, señala el colegio profesional de médicos. “En esa red la Atención Primaria cobra un papel trascendental, cuestión repetida en muchísimas ocasiones, pero ese papel de gestión epidémica no tiene sentido sin dotación de personal y sin flujos eficaces de actuaciones, ya rodados y bien estructurados”, detallan. “Si a ese déficit estructural se le añade la carga que supone el abordaje minucioso de la gestión Covid 19, el descarrilamiento de la Atención Primaria está asegurado. Es inviable solapar las actividades asistenciales cotidianas, con una demanda clínica que ya desbordaba previamente los Centros de Salud con la gestión epidemiológica de la pandemia sobre todo si permanece la misma organización 'de siempre' asociado al eterno déficit de personal médico que permanece como una losa en los Centros de Salud durante años y años”, argumentan.

“Los médicos estamos sufriendo esta crisis intensamente, pero en Atención Primaria (herida de muerte desde hace años) la situación se acentúa creando un ambiente donde predomina el malestar permanente, estrés físico y emocional, agotamiento y sobre todo el constante cambio de dirección y a cada momento, que nos hace trabajar con un rango de incertidumbre inasumible, tanto para los profesionales sanitarios como para la población. La sobrecarga asistencial diaria, doblar jornadas de trabajo tras las guardias, reparto de agendas de otros compañeros, triajes, urgencias, gestión de pacientes con sospecha de COVID19, atención domiciliaria, etc. Y todo no cabe en una jornada laboral de 7 horas ininterrumpidamente asistencial, sin tregua. No se puede acumular más trabajo a la Atención Primaria”, insisten.

Por lo tanto, “queremos dejar claro que, en absoluto, somos los médicos ni ningún otro personal sanitario los responsables de esta situación”. “Es más, nosotros venimos anunciando -desde hace años- la debacle que se aproximaba, que se ha visto anticipada y empeorada con la aparición de esta pandemia que, repetimos, nos ha esquilmado física y psíquicamente. Nuestra capacidad de aguante está llegando al límite de lo humanamente tolerable en esta segunda oleada que se ha adelantado y nos ha impedido recuperarnos de la anterior”, agregan.

“Por todo ello es necesario que los ciudadanos comprendan nuestra situación, colaboren y sepan que no somos los profesionales quienes elaboran la organización de la atención sanitaria, sino que son modelos de actuación que se organizan para la seguridad del paciente y del trabajador, teniendo en cuenta el déficit de personal que sufrimos desde hace décadas. Consideramos necesario que sean las propias autoridades sanitarias quienes informen a la ciudadanía de lo que nos están exigiendo, cual es la situación real, cómo nos indican lo que debemos hacer y cómo actuar ante esta crisis sanitaria y que los profesionales sanitarios sólo estamos exprimiendo nuestras fuerzas para que nadie quede desatendido, sacrificando nuestra propia salud, la de nuestras familias y nuestro propio tiempo”, insisten en un extenso comunicado.

“Todo ello aumenta la perplejidad tanto de los médicos como de los pacientes, quienes aún no han comprendido que muchas consultas se realicen telefónicamente, al objeto de evitar el contagio entre personas por la concurrencia en los centros. Este tipo de acto médico, que consideramos válido, aunque no lo es para todas las circunstancias, además de consumir más tiempo que el presencial, no siempre deja satisfecho al profesional y/o al paciente. Esta nueva modalidad de consulta debería ser explicado a la población más profusamente, por parte de los responsables, desglosando sus ventajas”, reclaman.

Etiquetas
stats