Las cofradías suman al Banco de Alimentos

Voluntarios de la hermandad del Caído en la Gran Recogida del Banco de Alimentos. | HERMANDAD DEL CAÍDO

Decir hermandades es decir, siempre, caridad y solidaridad, obra social y atención a los más desfavorecidos. En ocasiones las cofradías ayudan a quien lo necesita aportando cantidades de dinero, cada una según sus posibilidades pero siempre esforzándose, y otras veces lo hacen con la colaboración de sus hermanos en forma de voluntariado.

Es lo que ha ocurrido este fin de semana en Córdoba, provincia que ha participado en la Gran Recogida del Banco de Alimentos que se ha insertado en la recolección de comida hecha en toda España y Europa por esta organización. Y es que numerosas han sido las hermandades que han aportado el esfuerzo y las horas de colaboración desinteresada de sus miembros para contribuir a que la recogida sea lo más exitosa posible.

Aunque se trata de una campaña en la que participan colectivos e instituciones de diversa índole, como por ejemplo colegios e institutos, desde el Banco de Alimentos de Córdoba se advierte de que uno de los más cuantiosos es el formado por las cofradías. Así en la capital ha participado una veintena de hermandades. Algunas de ellas han sido Jesús Caído, las Angustias, el Carmen de San Cayetano, el Santo Sepulcro, la Sentencia, el Amor, la Vera Cruz, el Descendimiento, el Rayo, la Caridad, Pasión, Penas de Santiago, Virgen de la Cabeza, Huerto, Expiración o Sagrada Cena. A ellas hay que añadir las numerosas corporaciones que han participado en localidades de la provincia como Cabra, Lucena, Puente Genil, Aguilar o Montilla.

Y es que "el trabajo humano de los que participan es una manera de hacer otra acción social no monetaria pero sí muy necesaria para los tiempos que corren además con una institución como el Banco de Alimentos que da de comer a muchas familias en esta época de crisis". Así se expresa Enrique León, hermano mayor del Santo Sepulcro, quien asegura que lo que está haciendo su hermandad participando en esta iniciativa es  "poner en práctica lo que viene en el Evangelio: dar de beber al sediento y de comer al hambriento". Ellos llevan tres años colaborando y la responsabilidad del supermercado de la calle Duque de Hornachuelos les corresponde. En cada campaña participan entre quince y veinte personas, que experimentan la buena respuesta de los cordobeses, quienes colaboran fácilmente.

También se expresa positivamente Manuel Guzmán, hermano mayor del Carmen de San Cayetano, que lleva colaborando ocho años con el Banco de Alimentos en un supermercado de la calle Alonso el Sabio. Guzmán cuenta que "lo tenemos incluido dentro de la obra social de la cofradía y la verdad es que nos volcamos para poder recoger todo lo que podamos". Sus hermanos, además, siempre están dispuestos. "Nunca hemos tenido el problema de vernos sin gente, siempre hay disponibilidad para venir a colaborar", relata, y en los dos días que ha durado esta campaña, viernes y sábado, han participado unas veinte personas en diferentes turnos.

Además, la archicofradía carmelita abandera una iniciativa que pretende favorecer al Banco de Alimentos y es que ha hecho una petición formal a la Agrupación de Cofradías para que la aportación social conjunta que hacen las hermandades anualmente vaya destinada a colaborar con la construcción de las nuevas naves del Banco en el antiguo matadero. Aunque este proyecto debe aún presentarse a la asamblea de hermanos mayores y votarse junto a otros presentados, lo cierto es que la idea ya cuenta con la adhesión de varias corporaciones penitenciales y de gloria.

En el Banco de Alimentos valoran muy positivamente esta muestra de solidaridad de las hermandades. Según explica Joaquín Cabello, gerente y responsable en Córdoba de la campaña de este fin de semana, que se ha desarrollado bajo el lema "Un poco de todos es mucho", las cofradías que han participado lo han hecho porque se "se han ofrecido ellas, todavía no hemos hecho campaña con las hermandades, cuando empecemos a hacer campaña van a responder". Está seguro de ello. Y es que se da la circunstancia de que, además, "las cofradías mandan gente muy buena, por lo que me comentan los coordinadores, son formales y lo hacen muy bien", cuenta Cabello.

En esta campaña han participado en total 3.000 personas en toda la provincia como voluntarios, muchos de ellos cofrades, y el Banco de Alimentos espera llegar a los 500.000 kilos de productos, ya que se han incorporado nuevas superficies comerciales y parece que se ha recogido en muchos sitios más que en la edición pasada, cuando en total se llegó a los 300.000. Todo irá destinado a las más de 250 instituciones con las que colabora el Banco de Alimentos de Córdoba, entre los que están Cáritas, comedores sociales o centros de rehabilitación de drogadicción.

Etiquetas
stats