Cajasur constata que la retirada de efectivo en cajeros cayó un 70% durante el confinamiento

Cordobeses en un cajero | TONI BLANCO

Cajasur ha constatado una recuperación continua de la demanda de productos de consumo, hasta igualar en la última semana de mayo y la primera de junio los datos registrados el año anterior, después de que la retirada de efectivo en los cajeros automáticos llegara a caer durante la pandemia un 70%.

En una nota, Cajasur señala que todo ello se ha producido después de que la producción bajara hasta la mínima expresión poco después de la declaración del estado de alarma.

De igual forma, el crédito comercio retorna con la desescalada a cierta normalidad, y

en la última semana de mayo sus cifras se sitúan en torno al 50% obtenidas en 2019.

Cajasur ha constatado que la retirada de efectivo en cajeros automáticos propios ha

llegado a descender un 70% con respecto al mismo periodo del año anterior. No

obstante, en las últimas semanas de mayo y la primera semana de junio se aprecian

indicios de recuperación, y la caída de la actividad es del 20%, si bien se aprecia cierta

estabilidad. Hay que tener en cuenta, que la propia situación de la pandemia ha

derivado operaciones de efectivo hacia tarjetas.

Uno de los incrementos más significativos se ha registrado en la actividad con tarjetas

en comercios. En la primera semana de junio los gastos en comercios han supuesto 1,4

veces más que en el mismo periodo de 2019, lo que refleja que el desconfinamiento ha

conllevado cierta normalización del gasto.

Durante varios días del mes de mayo, y de manera consistente desde la entrada en la

fase 2, el consumo ha estado por encima de del mismo periodo del ejercicio anterior. A

diferencia del efectivo, el consumo en tarjetas no ha bajado del 60% del ejercicio

anterior durante el confinamiento.

Pujanza del comercio electrónico

A diferencia del comercio tradicional, la evolución del comercio electrónico se ha

situado por encima de los niveles del ejercicio precedente prácticamente durante toda

la crisis sanitaria. Esta tendencia ya se denotaba en la primera parte del año, que se

truncó durante el primer mes de confinamiento, para recuperarse fuertemente durante

el segundo mes. Una vez iniciada la desescalada, se observa un retorno a valores

similares a los del año anterior, es decir, ha existido traslación de gasto del entorno

físico al virtual, pero parte de ese gasto ha vuelto al comercio físico con la desescalada.

Los sectores que más han crecido han sido los supermercados, las farmacias y las

ventas por canales a distancia.

Por el contrario, las gasolineras, el alquiler de vehículos, los hoteles o los restaurantes,

prácticamente han parado por completo su actividad durante la etapa de

confinamiento.

En la última semana de mayo y la primera de junio se aprecia la recuperación de

prácticamente todos los sectores comerciales andaluces. Destaca la evolución de las

droguerías, joyerías, las grandes superficies, o el comercio minorista. También es

llamativo el incremento de los restaurantes que en la primera semana de junio han

superado la facturación del año anterior, así como las gasolineras que se han situado a

cerca del 90%.

Por el contrario, el sector turístico mantiene una fuerte contracción en el consumo, a la

espera de una previsible recuperación a partir de la fase 3 en la que nos encontramos.

De los datos analizados por Cajasur se percibe una reducción del uso de efectivo, que

ya venía produciéndose, pero que se ha acelerado en esta etapa de confinamiento y

podría mantenerse en mayor medida a futuro.

Etiquetas
stats