Un agente comercial se sienta en el banquillo acusado de quedarse con productos que tenía que vender

Entrada a la Ciudad de la Justicia | MADERO CUBERO

G. J. Q. P. se enfrenta a una pena de cinco años de cárcel acusado de un delito de apropiación indebida y otro continuado de hurto. Este hombre, agente comercial en Córdoba y Jaén de una empresa fitosanitaria de Valencia, se enfrenta a esta acusación y se sentará en el banquillo de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba el próximo 7 de febrero acusado de quedarse con los productos que tenía que vender, según consta en el escrito de calificación y acusación formulado por la Fiscalía Provincial de Córdoba.

Los hechos que serán juzgados se remontan a los años 2012 y 2013. En esa época, el acusado se convirtió en agente comercial de la empresa valenciana. Este hombre, en Córdoba, concertó por cuenta propia el alquiler de parte de una nave en la ciudad donde iba recibiendo los productos que tenía que vender. Sin embargo, durante esos dos años el procesado, siempre según la acusación de la Fiscalía. En total, se calcula que vendió sin permiso productos por valor de 31.000 euros. La acusación asegura que se quedó con el dinero.

Además, siempre según el escrito de Fiscalía, el procesado se habría quedado con material de la empresa valorado en 43.500 euros. El acusado, siempre según el escrito, habría simulado la venta de estos productos con los propietarios de la nave en la que los tenía depositados. Esos propietarios llegaron a un acuerdo con él al considerar que la operación era legítima y no les era perjudicial. Cuando el hombre fue descubierto, se reunió tres veces con la empresa hasta que finalmente admitió la deuda.

Tras ser denunciado, finalmente ha acabado procesado y se enfrenta a una pena de cinco años de cárcel y a tener que devolver el dinero sustraído si finalmente es condenado.

Etiquetas
stats