Milagrosa Gómez: “Se ha olvidado un poco la parte más artesanal de la joyería y es imprescindible”

Entrevista a Milagrosa Gómez, empresaria y presidenta de Joyeros Córdoba

Milagrosa Gómez es una de esas mujeres pioneras en el mundo empresarial, que abrió puertas y rompió techos de cristal. En 1988 se convirtió en la primera mujer en dirigir una empresa de joyería en Córdoba, cuna de la mayor producción del sector en España. Y desde ahí, su emprendimiento y amplia trayectoria profesional la llevará a cumplir, en este año 2022, una década como presidenta de la Asociación Provincial de Joyeros de Córdoba, siendo también la primera mujer en dirigir una asociación sectorial de joyeros en todo el país. En esa suma de 'primeras veces', ostenta también la presidencia de la Confederación Española de Joyería y Relojería, creada en 2020.

Cuenta que el trabajo, la dedicación y el esfuerzo que ha puesto siempre en su tarea no la distraían de pensar que fue la única en un mundo empresarial rodeada de hombres durante mucho tiempo y, ahora, con la perspectiva del tiempo pasado y la trayectoria profesional a sus espaldas, dice que hoy en día conserva el mismo impulso, ilusión y ganas de emprender y ampliar sus conocimientos que en sus inicios.

Escuchándola, deja traslucir que vive el mundo de la joyería como una pasión, como su hábitat natural, y radiografía a la perfección este sector que ha vivido épocas de subidas y bajadas, que trata de remontar ahora la crisis de la Covid, pero que pone a Córdoba en el mapa, con el 60% de la producción de joyas del país, con unas doscientas empresas en el Parque Joyero, que genera unos 15.000 empleos entre directos e indirectos, que cuenta con la Escuela de Joyería como centro nacional de referencia en el sector y con proyectos de impulso y renovación como la Cátedra de Joyería de la Universidad.

Gómez conoce bien los puntos flacos y los fuertes de la joya cordobesa, y los secretos de este sector puntero local. Y aspira a que Córdoba tenga su propia marca en el sector, que le haga brillar siempre con luz propia.

PREGUNTA. Venía pensando que las joyas, los metales y piedras preciosas son su hábitat natural…. ¿Qué es lo que le apasiona de este mundo?

RESPUESTA. En realidad, todo su contexto. Yo estoy, sin embargo dedicada a una parte que es mucho mas técnica, como es la recuperación y el análisis de metales preciosos, una parte técnica muy necesaria en el sector de la joyeria. Quiero decir, que no estoy incluida en lo que es la producción de lo que es una joya, yo estoy mucho más dedicada a los materiales, a la preparación de los materiales que componen esa joya. Pero es que conozco muchas facetas de la producción de joyería y es que todas me parecen realmente bonitas, desde que comienzan hasta su puesta en escena en la venta. Todo en el mundo de la joya me parece realmente apasionante.

P. ¿Qué queda de la mujer que en 1988 fue la primera en estar al frente de una empresa de joyería en Córdoba?

R. Yo siempre digo que todo es fruto de un buen equipo. La empresa es verdad que la empiezo yo, pero la empiezo con un equipo de trabajo. Yo soy la emprendedora, la empresaria, pero la parte técnica la llevaba mi marido. Él es doctor en Ciencias y él es, por así decirlo, quien puso al día todas las técnicas que teníamos que utilizar para poder trabajar en esta empresa de análisis y recuperación de metales preciosos. Él hizo la parte fundamental que era toda la parte tecnológica y yo llevaba toda la parte administrativa y de contacto con los clientes, la proyección comercial, el estar el día a día con los clientes. Pero la parte interna -que yo siempre digo que son dos partes fundamentales y que una no puede existir sin la otra-, la llevaba mi marido. Yo era la encargaba de vender el producto, pero tenía que tener un buen producto y de esa parte se encargaba mi marido. Él era profesor universitario y lo que hizo fue poner al día todas las técnicas. Y luego teníamos un personal al que se enseñó a hacer toda esa parte técnica.

A Córdoba se la ve como la ciudad joyera por excelencia

P. ¿Conserva ese espíritu emprendedor?

R. Sí, lo conservo aún hoy. Con el paso del tiempo miras las cosas con otra perspectiva pero yo, aún a día de hoy y en estos mismos momentos, estamos ahora mismo creando y trabajando para poder evolucionar en la empresa, actualizar siempre la tecnología, que es un campo que ha avanzado muchísimo esta actividad y ahora mismo estamos en unos momentos actualizando sistemas operativos de la empresa... Y tengo que decirte que yo siempre soy la impulsora.

P. ¿Cómo fueron esos inicios en un sector completamente masculinizado en los puestos de mando?

R. Sí, pero yo no me fijaba demasiado en ello. Siempre he creído que hay personas que pueden tener una cualidad para realizar una actividad determinada y, a decir verdad, claro que notaba que no había mujeres, que la única mujer que había (al frente de una empresa joyera) era yo, pero nunca pensé que estuviera haciendo nada extraordinario ni diferente. Esas son de las cosas que luego las ves con el paso del tiempo y dices: ¡Pues qué osada era! Realmente me sentaba en muchísimas reuniones donde no había más mujeres. Pero sin embargo siempre me sentí perfectamente respetada profesionalmente y me he sentido bien. No era algo que me llamara la atención el que era una mujer en medio de tantos hombres. O al menos yo era tan osada que no veía la dificultad.

También tengo que decir que no se me presentaron grandes dificultades por ser una mujer. Ten en cuenta además que, en mi propia actividad, recuerdo un ingeniero italiano que instalaba maquinaria de recuperación de metales y en un momento me dijo: Sepa que hablo de usted en toda Europa, les digo que en Córdoba hay una señora al frente de un laboratorio de metales preciosos. Aquello me hizo mucha gracia como anécdota, luego lo he recordado mucho con el paso del tiempo. Porque es verdad, aquel hombre me dijo aquello porque para él era una experiencia absolutamente diferente.

Empresas joyeras de otros lugares de España se están asentando en Córdoba

Cuando te dicen esas cosas te das cuenta de que, a lo mejor, no hay muchas más mujeres que se dediquen a esa actividad, en aquel momento. Hoy sé que las hay porque he estado en contacto y trabajando con ellas en Europa y sé que hay otras mujeres ya en esta actividad. Sigue habiendo más hombres que mujeres, pero es posible. Por eso digo que los pasos que se andan están bien dados.

P. Porque la presencia de la mujer sí estaba en la fase de producción como engastadoras o pulidoras, pero nunca al frente de las empresas. ¿Cómo ha sido esa transición?

R. Claro, no estaban al frente de las empresas. La mujer ha ido accediendo de una forma mayoritaria en el mundo empresarial, hay que verlo desde la perspectiva de que en la misma universidad, el alumnado de mujeres subió muchísimo. Y estas personas, cuando han salido de su formación se han incorporado. Además, la joyería suele ser una empresa familiar, en un porcentaje muy alto son empresas familiares. Entonces, es posible que todas estas familias se hayan ocupado de que tanto sus hijos como sus hijas se hayan formado para estar al frente de estas empresas. Y en esa evolución, ha habido un cambio generacional muy importante y que ha evolucionado positivamente en ese terreno.

P. También ha sido pionera al ser la primera mujer al frente de la Asociación Provincial de Joyeros de Córdoba. Y es la presidenta de la Confederación de Joyeros de España. ¿Costó mucho romper esos techos de cristal?

R. Al presentarme en Córdoba, en el 2012, cuando me presenté para ser presidenta, causó una expectación grande, pues por la novedad, porque nunca había existido anteriormente. Creo que se colocarían unas expectativas y hubo expectación: Bueno, vamos a ver qué hay, vamos a ver qué hace. Pero el camino se demuestra andando. Hay que tener en cuenta que al pertenecer mi empresa a la actividad de laboratorio de metales preciosos, no hacía competencia con nadie. Yo no entraba en competencia profesionalmente con nadie. A lo mejor eso también influyó para que me vieran con una mirada distinta.

Yo iba a trabajar, lo que tenía clarísimo y así lo transmití, es que iba a trabajar por el sector. Y creo que eso es lo que he venido demostrando, con el paso del tiempo. Además, puedo decir y lo digo con mucho orgullo, que me lo dicen y reconocen muchísimas veces, que mi trabajo ha sido un trabajo que siempre ha ido a mejorar y en muchas facetas ha mejorado el sector joyero en Córdoba. Y eso se ha visto con buenos ojos. Yo he intentando trabajar desde con los talleres a mayoristas, minoristas, diseñadores…He trabajado para llegar a todo el mundo, con la internacionalización, con la formación, con la Escuela de Joyería, con las propias joyerías… En cada momento hemos trabajado de forma que todo el mundo se sintiera incluido dentro de las mejoras que pudieran ser posibles. Y creo que en ese demostrar un poco andando las cosas, yo me siento muy bien acogida. Es la verdad.

La revolución que me gustaría sería obtener una Indicación Geográfica Protegida para la joyería de Córdoba

P. En este 2022 cumple 10 años como presidenta de los joyeros cordobeses. ¿Qué balance hace?

R. Bueno, ese balance quizás lo tendrían que hacer ellos (los joyeros) por mí. Pero lo que sí puedo decir es que, si no hubiésemos tenido el Covid, cuando terminaba mi segundo mandato, no me habría presentado a un tercero. Porque lógicamente entiendo que todo tiene un momento, todo tiene un tiempo y que hay gente detrás o al lado que puede venir y refrescar… Es cierto que todo el mundo cuando entra llega con muchos proyectos, con mucha fuerza y ganas, que luego vas andando y se te van acabando quizás... En mi caso tengo que decir que tampoco ha sido eso. Pero la lógica normal dice que yo no me hubiera vuelto a presentar. Me presenté por responsabilidad pura y dura. Porque estaba el sector pasando unos momentos dificilísimos, el 90% de las empresas con trabajadores en ERTE, era cuando se estaban creando y asentando los ERTES, era todo una incertidumbre en cuanto a las bajas laborales, cayeron muchas empresas… Había un momento complicadísimo, en general, y en mi sector en particular, tremendo. Entonces, no me pareció que fuera el momento para quitarme de en medio, por así decirlo.

La persona que hubiera entrado, por muy capacitada que hubiera estado que no lo dudo que hay personas muy capacitadas para hacer lo que yo estoy haciendo y estoy convencida de ello -podrán hacer lo mismo, pero no podrán hacerlo con más ganas que yo, que le dedico mucho tiempo y muchos esfuerzo a la actividad que decido como presidenta-.. Pero, quiero decir ,que en una situación normal quizás yo no hubiera continuado. Para nada está en mi mente la perpetuación de quedarte en un sitio. No, no. A mí me gusta que las cosas fluyan, que todo vaya andando, no he intentado nunca ni intento acaparar nada.

Y además tengo que decir que el ser presidenta de la Asociación Provincial de Joyeros conlleva el estar presente en una serie de instituciones. Bueno, puedes estar o no. A mí me han llamado todas. Pertenezco al comité ejecutivo de la Confederación de Empresarios de Córdoba, soy vicepresidenta de CECO, he estado nueve años en el comité ejecutivo de la Cámara de Comercio, soy miembro del Consejo Social de la Universidad de Córdoba, fui impulsora y soy miembro de la Cátedra de Joyería -sí, es algo que fue un impulso mío-. Yo quería acercar el mundo profesional en el que nos movemos a la Universidad y viceversa. Y quería parte de toda esa transferencia de conocimiento del personal de la Universidad con este sector.. Y de ahí me surgió la idea de la Cátedra y fui impulsora de ello. He sido impulsora del centro de referencia nacional de joyería, he apoyado a las Escuela de Joyería, pertenezco al consejo rector del centro de referencia nacional de joyería… y llevo la presidencia de la Confederación de la Joyería de España. Y estoy en todos estos ámbitos profesionales, soy una parte activa y una parte siempre…¿cómo te diría yo? Me gusta el conocimiento, conocer cosas… No todo lo que comienzas te sale bien, claro…

P. Ostenta también la presidencia de la Confederación Española de Joyería y Relojería ¿Qué función tiene este organismo? ¿Qué aporta al sector en Córdoba?

Muchas empresas joyeras se han quedado por el camino con esta crisis

R. Ese organismo la función que tiene es tener una interlocución con la administración central para poder llevar los problemas que se pueden dar en el sector joyero y que no se pueden solucionar a través de la comunidad autónoma, sino que tienes que ir a la administración central. La misión que tiene primordialmente es la interlocución y representación del sector con la administración central.

Luego, bueno, había que hacer un punto de referencia donde joyeros de toda España puedan unificar opiniones, criterios, dudas, necesidades… Y hubiera una interactuación y una interrelación entre los joyeros de las distintas autonomías de España, de los distintos lugares. Y eso se está consiguiendo. Nosotros formamos parte de esta Confederación y continuamente se hacen actividades, eventos, observaciones, que benefician, pueden ser interesantes para todo el sector a nivel nacional. Pero, sobre todo, porque hay determinadas cosas que solo se pueden resolver así, como por ejemplo el estudio que estamos haciendo sobre la Ley de Metales Preciosos. Y todo eso tiene que ser llevado directamente a la administración central y para ello teníamos que estar ahí.

P.  El nombre de Córdoba ha estado siempre ligado a la joyería. ¿Cómo definiría ese sello de la joya cordobesa?

R. Hay un tipo de joyería que es muy representativa de Córdoba. Hay una joyería muy comercial que dicen que solo Córdoba sabe hacerla. Dicen que con un mínimo de oro es capaz de hacer una joya y que sea vistosa, que resulte. Se trabaja a unos grosores muy muy pequeños para poder hacer una joya con un mínimo de metal, que es realmente lo que cuesta más caro en joyería, porque el oro y la plata pues tienen el precio que tienen, un precio que cotiza diariamente, que fluctúa diariamente y vienen marcado por un estándar internacionalmente reconocido.

Es una joyería comercial, no vamos a decir barata, pero económica, que puede estar al alcance de todo el mundo y con unas cualidades que son muy representativas de este artesanado joyero. Está la filigrana cordobesa que ha sido muy interesante y muy importante en todos los tiempos de la joyería cordobesa. Pero hoy en día, la joyería se ha puesto al día en tecnología, trabajos de fundición, artesanado…. Y lo que distingue es un tipo de forma de trabajarla que hace que sea diferente a las demás. La diferenciación está en que se puede hacer con unos grosores que en otras zonas de producción joyera no son capaces de trabajarlos. Aquí en las técnicas aprendidas lo permiten y entonces se puede hacer una joyería más económica debido a que el grosor con el que se trabaja es menor, sin disminuir en nada la calidad, el diseño ni las terminaciones.

Córdoba se queda un poco como la marca blanca de joyería que trabaja para otras empresas

Eso hablando de una joyería comercial, la joyería que más se vende es la joyería comercial. Luego tenemos la alta joyería donde ese tipo de apreciaciones no es tan importante. Una joyería que ya vaya en brillantes, con piedras preciosas, con perlas…a lo mejor ya esa apreciación ya no es tan importante.

Pero te quiero decir que el campo de batalla de la joyería cordobesa es ese tipo de joyería donde, sin disminuir para nada diseño, calidad, terminación..., hacen una joya más económica pero perfectamente vistosa y asequible.

P. ¿Cómo ha sido para las empresas joyeras atravesar esta crisis originada por la Covid y toda esta situación en la que todavía estamos?

R. No hemos salido del todo. Ha sido muy difícil. Yo lo he vivido de primera mano con todas las empresas a través de todo lo que nos llega de nuestros empresarios. Ha sido difícil para todos. Porque los que mejor han llevado otras crisis han sido las empresas que se dedican a la internacionalización. Pero, en este caso, las empresas internacionales, como se suspenden las ferias, como no se puede viajar, pues ahí ven cortado absolutamente todas sus vías de comunicación y de distribución. Con lo cual, hay unos meses que se quedan totalmente selladas. Pero luego, la joyería nacional también se queda, al tener el bajón económico, el parón empresarial, comercial tan grande que hemos tenido, pues también se quedan absolutamente paradas en la venta y la distribución. Con lo cual, la producción ha habido que pararla, ha habido que cerrarla. Eso lo han podido pasar a base de los ERTE. Han sido momentos muy difíciles para todas las empresas. Con mucho esfuerzo, mucho trabajo.

Ha habido una cosa y eso lo vivías continuamente y es que los empresarios no han estado parados: han sacado modelos, han diseñado, han trabajado, se han preparado meticulosamente para el momento en que haya una feria, poder salir, pero salir corriendo. No es que quieran echar a andar, lo que quieren es salir absolutamente corriendo. Y de hecho, en los pocos eventos que se han celebrado, ha habido afluencia, dentro de la etapa que estamos hablando, no la normal.

P. ¿Se han quedado empresas por el camino con esta crisis?

R. Muchas. Muchas. Desafortunadamente se han quedado algunas empresas en el camino. Empresas que por unas razones u otras no han podido aguantar. Es cierto que has podido tener los trabajadores en ERTE pero hay otro tipo de gastos fijos en una empresa, si tienes una hipoteca, pagar un alquiler, los impuestos no han parado de pagarse, la Seguridad Social te han pagado una parte pero tú has tenido que pagar otra…en fin. Ha habido gastos fijos que ha habido que seguir asumiendo.

Yo era la única mujer al frente de una empresa joyera pero nunca pensé que estuviera haciendo nada extraordinario

P. Dentro de quienes han resistido, ahora mismo ¿cómo está siendo esa recuperación?

R. Dicen que siempre en la naturaleza se da una selección natural, ¿no? Aquí pasa algo parecido a lo que hace la naturaleza. Dentro de los que se han quedado, pues han sido las empresas mejor preparadas o que han encontrado la forma de salir adelante. Unas se han volcado con la venta on line, por ejemplo, pero no todas estaban preparadas para acceder a esa venta on line. Hay que tener siempre en cuenta que a la actividad a la que uno se dedica, hay que dedicar siempre una formación, un conocimiento, un tiempo y un esfuerzo. Entonces, es verdad, que hay empresas que además de tener su sitio físico, se han dedicado también a tener la venta on line. Esas empresas han tenido una subida y una proyección fantásticas. Ha habido otras que se han querido sumar a eso. Pero no es lo mismo cuando tú ya estás, que empezar de cero. El empezar de cero tiene una trayectoria, un aprendizaje, una formación… Entonces, quizás las empresas que han estado más formadas o dedicadas a esas actividades lo han tenido menos difícil que las demás. Que difícil ha sido para todos.

P. Hablaba antes de las exportaciones que en otros momentos han sido una tabla de salvación y no sé ahora si se han recuperado y están tirando del sector.

R. Sí, las exportaciones se puede decir que se están recuperando, no se han recuperado, porque nada en el mercado se ha recuperado al 100%. Pero sí es verdad que hay empresas que se dedican a la exportación y que afortunadamente están atravesando unos momentos buenos de trabajo. Han podido rescatar a todos sus trabajadores de los ERTE y están produciendo y vendiendo. Pero son, precisamente esas, las empresas internacionales las que quizás más están saliendo más adelante. Dentro de las dificultades que seguimos teniendo en estos momentos. Porque teníamos una feria que se celebraba justo en esta primera quincena de enero tradicionalmente, la feria de Vicenza que es la internacional por excelencia en Europa. Esa se ha pospuesto a marzo. Las empresas se siguen preparando para poder asistir, siguen sacando modelos, siguen andando un camino para luego cuando llegue la feria, pues poder mostrar un escaparte, novedades y hacer una sofertas que lleguen al público. Pero todavía está muy difícil. Porque se ha aplazado la feria de Vicenza, se aplaza también una feria alemana, la de Hong Kong creemos que tampoco se va a poder celebrar… Se habla de que se va a celebrar la feria de Madrid del 3 al 6 de febrero, todo el mundo nos hemos quedado diciendo…¿cómo vamos a ir a Madrid si tenemos ahora mismo la punta de Covid que tenemos? Todas esas incertidumbres, que son incertidumbres de toda índole, económicas, sociales… todo eso te hace que no veas claro tu camino, tu trabajo como en situaciones más normales.

P. Porque en el terreno nacional, la propia crisis, la devaluación de los sueldos, la precariedad…imagino que afecta al consumo de joyas a nivel nacional. ¿Le basta al sector, digamos, con el consumo de los ricos?

R. Claro, claro. Evidentemente, la alta joyería es una parte del sector que quizás es la que menos se ve afectada. Pero también hay que tener en cuenta que no son todas las empresas, sino que hay una parte de las empresas que se dedican a la alta joyería. Y que dentro de una empresa, tampoco toda su producción suele ser de alta joyería. ¿Por qué? Porque la alta joyería se vende menos, es una venta más puntual que la joyería comercial. Pero sí es cierto que la alta joyería, en momentos como estos, pues también sostiene una parte de la producción de la joyería.

Pero nosotros vemos la joyería como una industria, que es lo que es. En Córdoba el sector joyero puede dar trabajo entre empleos directos e indirectos, a 14.000 o 15.000 personas. Es una industria que tiene una creación de empleo muy importante. Nosotros lo vemos desde ese punto de vista. Luego, dentro de lo que fabricamos y producimos es verdad que hay un producto más de lujo y ese producto de lujo tiene su clientela. Y esa clientela sigue, afortunadamente, en momentos difíciles, sigue ahí y hay veces que puede un poco paliar entre comillas lo que es la producción de joyería. Pero desde luego no es la suficiencia para el sector.

El sector trabaja para todo tipo de público, sin distinción. Porque hoy en día hay joyería para hombres, mujeres, niñas, niños. Hay para todos. Afortunadamente, hay algo que ha ido evolucionando en el tiempo, y todo el mundo se ha vuelto coqueto, cosa que es estupenda y a todo el mundo le gusta verse bien. Y si para verse bien te ves bien con un complemento de joyería, fantástico. Efectivamente, las cosas han ido evolucionando así, ampliando ese campo comercial, ese abanico de posibilidades para generar la venta.

P. ¿Córdoba sigue siendo esa productora del 60% de la joyería en España? ¿Sigue liderando el sector en el país, tiene competencia cerca?

R. Córdoba sigue liderando lo que es la producción de joyería. Hay muchas empresas de joyería en toda España y tienen su producción en Córdoba. Se produce en Córdoba y las venden ellos. Esto hay que mirarlo, porque para nosotros es estupendo, que a Córdoba se la vea como la ciudad joyera por excelencia, pues a nosotros nos viene muy bien. Nosotros lo que queremos es que nuestras empresas tengan trabajo y creen empleo. Y si para ello conseguimos fabricarle a empresas de distintos puntos de España, pues esa es nuestra pretensión. Y, de hecho, hay empresas que estaban situadas en otros lugares de España, que se están asentando en Córdoba. Y hay empresas muy importantes que tienen un foco de producción en Córdoba muy importante.

La joyería como industria da trabajo a 14.000 o 15.000 personas en Córdoba

Lo que pasa es que nos quedamos un poco...Córdoba se queda un poco como la marca blanca que trabaja para otras empresas que sí han trabajado su marca. Me gustaría que Córdoba tuviera más marcas propias, que las tiene, pero me gustaría que se pudiera trabajar mucho más en la ‘marca Córdoba’. De hecho estamos siempre trabajando en la marca Córdoba para implantar la marca ‘Córdoba es joya’ a nivel internacional. Es una marca que estamos trabajando en ella con el Imdeec y la estamos llevando a las distintas ferias internacionales y a todos sitios. Pero es verdad que habría que insistir mucho más en ello.

Yo, para ello, otra de las cosas que junto a la Escuela de Joyería he impulsado es una Indicación Geográfica Protegida para la joyería de Córdoba. Ahora esto está en Bruselas, en un proyecto no de ley y hemos conseguido que haya instituciones que nos van a ayudar económica e institucionalmente para poder seguir trabajando. Es muy difícil. Está en Bruselas y hay países que se oponen, no a nosotros sino a todos los que estamos trabajando en una Indicación Geográfica Protegida para un determinado producto, porque en España están trabajando desde las pieles de Ubrique, las navajas de Albacete, el mármol de Macael y Córdoba con su joyería. Ahí estamos metidos en un grupo de trabajo importantísimo precisamente para poder trabajar en la marca Córdoba y poder hacer la distinción de la marca Córdoba bajo un prisma de calidad. Es como una denominación de origen alimentaria solo que esto es un producto no alimentario. Y todo el que quiera estar dentro de esa certificación pues tendrá que hacerlo bajo un prisma de calidad muy importante. Esa es la revolución que a mí me gustaría que realmente se produjera y llegáramos a conseguir. Porque estamos trabajando, hay muchísimas empresas que están trabajando como una marca blanca para otra empresa que son grandes marcas que son las que luego se publicitan.

Y sin dejar de trabajar en esta iniciativa, creo que lo importante es que nuestras fábricas tengan trabajo y sigan generando empleo, que nuestros empleos sean estables, duraderos, que a las familias les den confianza y sea su medio de vida digno y noble.

P. ¿Cómo se ha combinado ese proceso de modernización con la tradición de la joya cordobesa? ¿O se ha perdido?

R. No, no se ha perdido. Mira, a través de la Cátedra de Joyería de la Universidad hemos organizado un curso que tenía que haber comenzado ya pero el Covid nos ha retrasado todo, en lo que hemos denominado un curso de expertos. Efectivamente, ahora mismo lo que más demanda la joyería cordobesa son trabajadores para los trabajos más artesanales y básicos de lo que es la producción de una joya. Es verdad que todo el mundo está en una formación superior, aprende diseño, quiere aprender a utilizar un tipo de maquinaria, láser, 3D, ser bilingüe, comercio exterior… Muchas cosas que eran muy necesarias y que lo son. Pero la gente se ha olvidado un poco de la parte más artesanal. Esa parte es imprescindible, no solo es que no la podemos olvidar ni saltar sino que es imprescindible en la producción de una joya.

Entonces, ahora mismo nos encontramos con que todos los empresarios tienen una falta grande de esos trabajadores, porque tenemos una plantilla que está ya en una edad y que estas personas se tienen que jubilar y no tienen el relevo. Pues nos encontrábamos que se han impartido cursos de formación de diferentes cosas pero no de esto. Hemos conseguido con la Univesidad de Córdoba montar este curso de expertos en el que jefes de taller de grandes empresas de joyería, de la mano de un profesor universitario, van a impartir todas estas asignaturas que no están recogidas en el programa de formación de otras instituciones. Qué mejor forma de hacerlo que con los que artesanalmente lo han venido haciendo toda su vida, algunas personas ya están jubiladas pero esa es la labor que han realizado durante toda su vida. Esa parte artesanal se le va a transmitir a otra generación para que pueda incorporarse al mundo laboral y mdesde luego, te digo que todo el que entre con interés en esta faceta tiene prácticamente su puesto de trabajo asegurado. Fíjate hasta qué punto es importante la situación que se está dando en esa parte más artesanal de la joyería cordobesa, absolutamente imprescindible.

P. En esa modernización del sector en su momento, el buque insignia fue el Parque Joyero. ¿Cuál es su estado de salud actual?

R. El Parque Joyero siempre tendrá la salud que tengan las empresas del parque. Porque es el lugar de ubicación de las empresas de joyería, un lugar que nació ideado específicamente para la fábricas de joyería, las empresas, conteniendo todos los requisitos de todo tipo, pero sobre todo los requisitos medioambientales, de seguridad y de todos los componentes de este sector. Se le dotó de todo eso para que las empresas que nos asentamos en él, podamos trabajar con total garantía, bien y tengamos un sitio que industrialmente es un sitio bueno. Está ideado para esto y las empresas que estamos aquí sentimos que tenemos una serie de necesidades cubiertas estando en el Parque Joyero.

Luego es verdad que se producen muchas sinergias entre las empresas que componemos el Parque Joyero, entre todas ellas. Hay unas ofertas y demandas, por parte de unos y otros que, lógicamente estando tan cercanas en el mismo lugar, pues favorece muchísimos la interrelación entre ellas. La salud el Parque Joyero siempre va a ser el reflejo de la salud que tienen las empresas que lo componen.

P. Quería preguntarle también por otro centro que tenemos aquí, la Escuela de Joyería. ¿Cómo explicar el valor que tiene tener ese centro de referencia nacional de la formación en el sector?

R. Eso ha sido un logro tremendo para la joyería de Córdoba. Porque la denominación de centro de referencia nacional lleva implícita la dotación de unos recursos para que los planes de formación de joyería se puedan llevar a cabo con cierta seguridad y de otra forma no podría hacerse. Así, hay una dotación para maquinaria, para profesorado, que es absolutamente imprescindible para llevar a cabo la formación de los alumnos.

La joyería que se centra en Córdoba es, mayoritariamente, de fabricación. Hay mucha más fabricación de joyas en Córdoba que en cualquier ciudad de España. Por lo tanto, es en Córdoba donde los fabricantes te van a decir siempre cuáles son las necesidades formativas que tienen para que una determinada actividad pueda llevarse a cabo. Siempre son los fabricantes y los empresarios los que van demandando qué necesitan, qué formación necesitan que tenga la persona que venga a trabajar. Pues esa conexión tan cercana que hay entre la Escuela de Joyería y las fábricas de joyería de Córdoba, la Asociación de Joyeros es la que ha trabajado con la dirección de la escuela, codo con codo, para que la formación sea el reflejo de la necesidad.

Es un logro tremendo que la Escuela de Joyería sea centro de referencia nacional

Para ello, hace falta que los joyeros sigan saliendo a vender sus artículos a las distintas partes del mundo, que compitan con las empresas de distintas partes del mundo, que se encuentren con un mercado exigente y competitivo, y puedan observar los avances, las diferencias de todo lo que está saliendo en todo el mundo y lo puedan trasladar a ese centro de referencia nacional de formación. Porque lo que queremos es ser el observatorio de qué existe y de qué nos falta.

Tenerlo aquí en el Parque Joyero y en Córdoba para nosotros es absolutamente fundamental. Lo que necesitamos es que, efectivamente, esa dotación que viene de la administración central al ser centro de referencia nacional, pues los recursos y las necesidades encajen para que la formación sea la ideal.

P. ¿Y somos capaces de retener el talento que se forma aquí o se va a otras partes de España o el mundo como en otras profesiones?

R. Hay muchos que se quedan aquí. Y hay otros que salen fuera. Desde mi punto de vista, siempre que todo se haga en la proporción adecuada, no es malo. Por ejemplo cuando te dicen que un chico de la Escuela de Joyería se lo ha llevado Cartier y está trabajando en su fábrica. O un chico de la Escuela de Joyería ha ganado el concurso de diseño de la feria alemana más internacional… Porque también tenemos que enseñarle al mundo qué es lo que se hace aquí. Evidentemente, yo soy partidaria de que, ya que nosotros, nuestra administración, es la que se gasta el dinero en formar y nosotros tenemos esa necesidad, pues soy partidaria de que se queden con nosotros y que además que todo aquello que ellos aprenden y esas ganas de explorar, inventar, ese ingenio, lo desarrollen con nosotros. Pero tampoco es malo que, de vez en cuando, salga alguna estrella y quiera brillar con luz propia. Es bueno que se hable de Córdoba y su joyería, y que se hable por sus excelencias, por el potencial que tiene, que es mucho.

P. Actualmente, ¿cuáles diría que son los puntos flacos del sector de la joyería en Córdoba? ¿Cuáles son los retos en los que hay que incidir?

R. He dicho que hay un punto flaco que es ese, esa formación básica que con cualquier empresario de joyería que hables, está ese relevo en la parte básica de producción de joyería. Eso es importantísimo para nuestras empresas. Es una llamada que hacemos a los jóvenes que entren a formarse, que hay muchas fórmulas para poder hacerlo. Y de verdad que el que entre con interés, sale con un puesto de trabajo asegurado. Ese es uno de los puntos en los que tenemos que insistir ahora mismo muchísimo.

¿En qué más tendríamos que insistir? En la marca Córdoba. Córdoba es joya. Córdoba rezuma joyería por sus cuatro costados. Es una actividad tan bonita, es una industria de la que se puede vivir, tiene una exploraciones tan bonitas y unas transmisiones tan bonitas, que creo que tenemos que potenciarla.

P. ¿Falta algún empujón, de las administraciones?

R. Naturalmente. Como siempre, hay que decir que hay instituciones que se vuelcan con nosotros. Ahora mismo tenemos al Ayuntamiento a través del Imdeec que nos ayuda mucho. Extenda hasta hace poco, pero ha desaparecido dentro de un macrogrupo y nos quedamos ahí un poco…. Gracias a que la Cámara de Comercio ha salido a nuestro rescate para las ferias internacionales en un momento dado. Necesitamos siempre, siempre, contar con el apoyo de nuestras instituciones. Pero con el apoyo institucional y económico, naturalmente. Hay cosas que no se pueden emprender o explorar si no vamos de la mano de ayudas. Empresarialmente todo sale del bolsillo del empresario, todos son gastos. Pues a todos estos emprendedores, a los que vienen, a los que están y a los que serán, hay que ayudarlos. Siempre tenemos que contar con nuestras instituciones detrás.

Hay una cosa que me siento satisfecha y es que en los 10 años que llevo al frente de la Asociación Provincial de Joyeros, he pasado por tres alcaldes diferentes, tres presidentes de la Diputación… Cada uno ha pertenecido a un grupo político. Yo tengo que decir que cuando me siento a trabajar con alguien, solo piendo en el sector. Creo que con respeto se trabaja con todo el mundo. Eso es algo que yo lo llevo siempre. He conseguido trabajar con todas las instituciones en todos los tiempos sea el color político que sea. Y eso es importante. Cuando estás representando a un sector, tú te tienes que dejar colgado en la percha cuáles son tus fijaciones personales para trabajar en pro de un mundo general que es tu sector. Me da absolutamente igual el color político que tenga cada uno. Yo me dirijo a todo el mundo con mucho respeto, me siento respetada también. Y he conseguido trabajar con todo el mundo sea del partido político que sea. He conseguido trabajar muy bien con gente de IU, del PP,  del PSOE, de Ciudadanos… Y eso hay que tenerlo en cuenta. Uno tiene que saber qué es lo que quiere conseguir y hacerlo de una forma adecuada, con trabajo y con respeto.

Etiquetas
stats