Crónica

Lección de identidad

Jugadores de Inter celebrando un gol

0

Emoción antes de Navidad. El año se acaba, pero aún hay faena en el horizonte para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que este miércoles tenía una cita clave en muchos sentidos. El principal, y tal y como se aseguró de recalcar Josan en la previa, era que podía servir de aliciente definitivo para dar ese paso importante hacia la consecución de una plaza en la Copa España. Lo hacía, además, ante un rival directo para esa condición como Inter Movistar. Sin embargo, el peso de una plantilla de muchos quilates, como es la madrileña, supo abrirse camino y, pese a la insistencia cordobesa, el duelo acabó del lado visitante.

Bajo el contexto de que la necesidad imperaba en ambos bandos, menos de un minuto tardó el Córdoba Patrimonio en su sumar su primera ocasión de peligro, a través de una buena acción individual por banda de Lucas Perin, que se internó e impactó un potente golpeo que detuvo Jesús García por bajo. Fue el aviso que terminó de alentar el calor de la grada, la cual debía actuar como favor decisivo a favor de los suyos. Y más arriba que se vinieron cuando, en la siguiente acometida ofensiva, era Shimizu el que ponía a prueba al meta interista con un fuerte disparo lejano. Por contra, no iban a tardar mucho tampoco los madrileños en generar peligro. Pese a su situación clasificatoria, a nadie se le escapa que tienen una plantilla para aspirar a todo. Esas respuestas llegaron, en primer término, a través de golpeos lejanos. 

Sería en la estrategia donde volvería a sufrir el Córdoba Patrimonio. En efecto, el primero de la tarde se lo apuntó precisamente un cordobés, aunque militante en las filas rivales. El menciano Boyis remató un fuerte disparo tras saque de esquina que se fue directo a la escuadra. Primer golpe. El tanto pareció no afectar demasiado al ímpetu local, que rápido respondió con un buen balón filtrado por Jesulito y que recogió Pablo del Moral disparando al primer toque, aunque de nuevo el golpeo se encontró con el cuerpo del meta. Sin duda, estaba siendo un choque de intercambio continuo de ataques. Fue Saldise el que protagonizó la siguiente para los siguientes, al aprovechar un balón a la espalda de la defensa blanquiverde. No obstante, la acción acabó en nada gracias a una buena estirada de Prieto.

Pero entonces iba a llegar el peor tramo del Córdoba Patrimonio. Un robo en la salida de balón lo interceptó Igor Carioca para emprender una galopada, dejándosela a Pol Pacheco para apuntarse el 0-2. Segundo golpe. El asedio de Inter empezaba a ser insistente. Y fue así en otra acción ofensiva protagonizada por Boyis, ante la que de nuevo tuvo que aparecer salvador Prieto. La fortuna no acompañaba y el tercero cayó de nuevo en un saque de esquina, aunque ahora, el centro tenso golpeó en el cuerpo del guardameta cordobés y se metió en la portería. Tercer golpe. 

Había que reaccionar si los cordobeses querían mantener sus opciones de partido. Y se hizo rápido. Ahora sí lograría levantarse el conjunto califa, que en una acción al contraataque, Ricardo pudo al fin batir a Jesús con un disparo ajustado, previo recorte ante dos jugadores madrileños. Eso permitió a los de Josan González mejorar en sensaciones, subiendo las líneas en defensa y acumulando oportunidades de peligro. El gol volvía a rondar el área madrileña. Sin embargo, y pese a que no faltaron los acercamientos, el buen hacer de ambos arqueros impidió que el luminoso volviera a moverse antes del descanso.

La reanudación fue absolutamente vertical para el Córdoba Patrimonio, completamente consciente de su situación. Y de hecho, de largo el mejor de ellos fue el portero, gran protagonista en un tramo frenético de los locales, que querían recortar distancias lo antes posible. Lo intentaron pero no hubo manera de batirle. Por contra, otra vez la mala fortuna, aunque de nuevo forzada, originó una nueva pérdida en la salida que sirvió para que Cecilio a placer hiciera el 1-4 tras una buena triangulación. Los siguientes minutos fueron, de largo, los más calientes del encuentro. Sin muchas ocasiones de gol, pero con un juego muy al límite que, por momentos, sobrepasó incluso a los árbitros, teniendo además varias acciones de polémica.

A falta de seis minutos fue cuando Josan decidió salir con portero-jugar, y en la primera oportunidad, una falta en el área acabó con penalti a favor de los blanquiverdes, y que transformó Perin. 2-4 y había motivos aún para creer. Estos pudieron ser incluso cuantificables si no llega a ser, cómo no, por el valor providencial de Jesús García. No pudo ser y los puntos se fueron de vuelta de Torrejón de Ardoz. Sea como sea, no ha sido por lucha y entrega. Resultado al margen, una nueva lección de identidad.

Etiquetas
Publicado el
22 de diciembre de 2021 - 22:32 h
stats