Bebé: "Hay que estar ahí para que el día de mañana tenga su recompensa"

Bebé, durante su campus en La Fuensanta

La temporada regular ha terminado, pero el trabajo aún se mantiene durante unos meses más. Los profesionales que están instaurados en la élite de cualquier deporte tienen ciertos periodos vacacionales donde el compromiso de la selección española se interpone en sus descansos. En la actualidad, el mundial de fútbol sala disputado en Lituania durante el próximo mes de septiembre hace que varios jugadores tengan que seguir con su particular preparación física de cara a una posible llamada del seleccionador Fede Vidal. Gracias a esto, ciertos futbolistas no están disfrutando de esta cierta calma antes de la tormenta, aunque un cordobés ha parado momentáneamente esta sesión de entrenamientos para disfrutar de su propia escuela en la Sala de Barrio de La Fuensanta. Y es que Rafael García, más conocido como Bebé, ha estado presente en su propio campus organizado por el Atlético Cañero y ha atendido a CORDÓPOLIS para hacer un balance de este evento, así como opinar sobre la situación del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, además de explicar cómo ve su futuro a corto plazo en el combinado nacional.

Primeramente, Bebé ha querido recalcar la labor que todos los integrantes de este proyecto han realizado para que los participantes se sientan agradecidos y, sobre todo, protegidos ante el coronavirus. "El año pasado hicimos el campus con muchas medidas de seguridad, con un protocolo y con mucho trabajo por detrás. Este año más de lo mismo con pruebas de Covid-19 y al final estamos siempre salvaguardando la salud de los niños. Se ha visto que ha sido un año muy difícil con una pandemia de este tipo, que a todos nos ha pillado por sorpresa. Pero bueno, hay que llevarlo de la mejor manera y sobre todo hacer disfrutar a los niños a pesar de la mascarilla porque es un agobio. Por lo menos que sigan disfrutando, que sigan aprendiendo y, sobre todo, dándole mucha ilusión porque es lo que ellos nos transmiten", añade un futbolista que subraya el desarrollo que ha tenido esta escuela conforme los años han ido pasando. "Desde que empezamos hace ya tiempo, pues cada año hemos ido a mejor. Hemos ido creciendo de la mano de los niños y eso hace que sea especial volver a tu tierra haciendo que crezca el fútbol sala. Es un aliciente y sobre todo con la gente que trabajo como David Díaz, Cristian Ramos. Creo que es la mejor manera".

Por otro lado, el jugador cordobés, perteneciente al Jimbee Cartagena, disfruta -entre comillas- de una época vacacional, aunque eso no es del todo cierto. Desde que el cuadro murciano fue eliminado del play off por el título de Primera División de la mano del Levante UD, Bebé se está preparando físicamente ante una hipotética llamada del seleccionador nacional, Fede Vidal. "Este año es un poco diferente sobre todo por las circunstancias porque a nivel profesional tengo que seguir trabajando. Son unas vacaciones de descanso a nivel deportivo, pero nunca de seguir trabajando a nivel personal de cara a una hipotética convocatoria para la preparación del mundial que empieza ahora en julio y siempre hay que llegar en las mejores condiciones y como si estuvieras en el mejor momento. Al final el rendimiento después será mejor y no es una pretemporada al uso", apunta un futbolista que recalca la dureza que ha traído consigo este curso regular. "Para mí, el campus de este año era un sacrificio en cuanto a mis vacaciones y preparación. Esto hace que no haya vacaciones. La familia me va a matar, pero es un año de sacrificio. Al final lo que más tenemos es sacrificio y hay gente que no lo valora. Hay que estar ahí para que el día de mañana tenga su recompensa. Y si finalmente no la tiene, pues hemos tenido ese sacrificio que no sirve de nada, pero que seguramente sea productivo para el club o para la selección", afirma.

Mientras tanto, los movimientos en el mercado veraniego que está cosechando el Córdoba Patrimonio de la Humanidad no han pasado inadvertidos y Bebé admite que el crecimiento de la entidad blanquiverde está yendo "poco a poco", pero que con la incorporación de Miguelín da "un salto a nivel social sobre todo de imagen para el aficionado". "El club está apostando fuerte a pesar de las bajas de muchos cordobeses. Aun así, hay que ser conscientes de que hay que dar un salto de calidad para mantener el proyecto. Eso no significa que no se cuente con ellos o que el equipo ya no se acuerda de los cordobeses, al final esto es profesional y es un deporte que ojalá todos los jugadores puedan ser de Córdoba, que puede ser, pero al final estamos viendo que el fútbol sala está creciendo, que el nivel está subiendo y si quieres mantenerte en Primera División tienes que apostar por gente de fuera o buscar más patrocinadores por la inversión. Se está poniendo todo mucho más competitivo y se ha visto en una temporada con 18 equipos donde el club ha estado ahí abajo luchando hasta la última jornada por no descender. Al final lo importante es estar arriba, salvar la categoría y poco a poco pelear por la copa o el play off", culmina el cierre.

Etiquetas
Publicado el
29 de junio de 2021 - 05:20 h
stats