Bernardo Cruz, el niño hecho hombre

Bernardo, en su primer entrenamiento con el Córdoba | JUAN HUERTAS

Crecer. Muchas veces irte de tu propia casa te hace desarrollarte como persona y profesional, aunque eso signifique dejar a tu familia. Sin embargo, esas oportunidades, además de ser valiente a la hora de aceptarlas, hay que saber aprovecharlas de la mejor manera posible. En el mundo del fútbol, a veces, es obligada la marcha a otra ciudad o incluso país para seguir persiguiendo el duro sueño de ser profesional en este deporte. La historia de Bernardo Cruz ha tenido sus altibajos, pero siempre con el esfuerzo por bandera. Gracias a este comportamiento, el cordobés ha conseguido dos ascensos a Primera División y ha jugado parte de su carrera en el fútbol profesional. En la actualidad, el hermano pequeño de los Cruz baja al barro para ayudar al equipo de toda su vida en el peor momento de su historia. De hecho, el propio futbolista lo dejó claro con un mensaje en sus redes sociales, en el que afirma que “vuelvo a casa, al club que me formó como persona y jugador”, y lo hace “para lograr conjuntamente un objetivo claro: devolver al Córdoba, su ciudad y afición a LFP”.

Y es que Bernardo siempre ha tenido un vínculo especial con el Córdoba. El central ha pasado por las categorías inferiores califas hasta que con tan solo 18 años pudo debutar con el filial del conjunto blanquiverde. Tras dos años formándose en el segundo equipo, el zaguero se estrenó en la categoría profesional con el primer plantel de la ciudad, siendo pieza clave en la rotación para que el conjunto dirigido por Albert Ferrer Chapi consiguiese el ascenso a Primera División. Una vez conseguida la plaza en la máxima categoría del fútbol nacional, parecía que Bernardo, dada su juventud, iba a tener una oportunidad en la vuelta de la entidad cordobesa tras 43 años sin pisar la categoría, pero no fue así. Cruz salió cedido al Racing de Santander y no volvería a enfundarse la elástica blanquiverde hasta siete temporadas después.

https://twitter.com/bernardo_cruz8/status/1300862713489481728?s=20

Eso sí, pese a su agridulce salida, el jugador ha tenido una buena trayectoria por la Segunda División ya que siempre ha tenido oportunidades allá donde ha ido. En primer lugar, el Sevilla Atlético se hizo con sus servicios cuando intentaba ascender desde Segunda B. Y en su primera temporada como hispalense, el cordobés fue pieza clave para conseguir la promoción. Esa campaña le valió para ser fundamental en la categoría de plata jugando 36 partidos, 35 de ellos como titular. Más tarde, y después de salir de la cantera sevillista, el Lugo le abrió las puertas durante dos cursos. En tierras gallegas, Cruz se consolidó en la división profesional antes de partir hacia Granada y conseguir su segundo ascenso a Primera. Aunque volvió a pasar lo mismo. Bernardo no pudo debutar en la máxima categoría a nivel español y tuvo que salir cedido, en primera instancia, a Alcorcón y después del mercado invernal a Numancia justo antes de rescindir con el conjunto nazarí.

De este modo, una vez que acabó su relación contractual con el Granada, el central manejaba bastantes ofertas para no volver a bajar a la categoría de bronce, pero la opción de Córdoba le llamaba mucho la atención. Tanto fue así que acabó aceptando la oferta que la entidad blanquiverde le proponía y volverá a vestir la elástica califa tras siete años lejos de El Arcángel. Una vuelta que dará más solidez a la defensa del Córdoba que ha sufrido una reestructuración después de la sangría goleadora que sufrió a lo largo de la temporada pasada. Por ello, Farrando, Djetei y Cruz serán los que, a priori, se disputarán los dos puestos de titular a lo largo de esta campaña, aunque todo parece indicar que el cordobés tiene más posibilidades de ser clave para que el conjunto blanquiverde vuelva a Segunda División.

Etiquetas
stats