Un desafío cordobés de Lego en Arkansas

El equipo cordobés clasificado para la final internacional de la First Lego League en Arkansas.

Un equipo cordobés representará a España en el campeonato internacional The First Lego League Razorback Invitational, un certamen en el que se enfrentará a equipos de todo el mundo. El evento será entre el 18 al 21 de mayo de 2017 en el campus de la Universidad de Arkansas, cuyo Programa de Ingeniería de Freshman es el encargado de organizarlo. Para llegar hasta aquí, estos jóvenes de Córdoba han superado, primero, el torneo provincial y, más tarde, el nacional, siendo la participación española de más de 1.400 equipos. En Arkansas se encontrarán los 72 equipos seleccionados entre los más de 29.000 que compitieron en todo el mundo en esta edición.

En la FLL se utiliza la robótica como instrumento educativo. Se trata de fomentar la curiosidad, la iniciativa, la coordinación y el crecimiento personal, la inteligencia emocional y las habilidades sociales. Los participantes deben ser capaces de mirar a su alrededor, detectar problemas y plantear soluciones reales, para lo que deben trabajar en equipo. Hoy en día, oímos mucho en educación las competencias STEM, acrónimo en inglés de Ciencias,

Tecnología, Ingeniería y Matemática. Y en el mundo de la educación son muchos los

que destacan la importancia de aprender pero jugando, haciendo del aprendizaje algo divertido movido por la curiosidad, mientras resuelven problemas del mundo real aplicando los conocimientos y las herramientas que van descubriendo en su camino. Si a todo esto le sumamos trabajo en equipo, resiliencia, desarrollo personal, coopertición, comunicación... podemos hacernos una idea muy aproximada de que es la FLL.

“The Royale Eagle”, nombre del equipo, son ocho jóvenes de entre 13 y 16 años estudiantes de diferentes centros educativos cordobeses que han sido formados en la también empresa cordobesa B-WIT. La clave educativa de B-WIT nace de aplicar al esquema de la FLL la filosofía scout, en la que se fomentan el crecimiento personal, el trabajo en equipo y el amor y contacto con la naturaleza de forma comprometida. Una filosofía en la que no solo importa lo que hacemos sino por qué lo hacemos y quiénes queremos ser, qué sociedad queremos construir. De sus tres equipos presentados, dos llegaron a la final española y uno de ellos, el único español, estará en la final internacional de Arkansas.

El tener distintas edades y pertenecer a distintos centros, el desarrollar la actividad en B-WIT en horario extraescolar y los fines de semana ha supuesto un reto transformado en oportunidad que los acerca a la vida real. Han logrado hacer de la diversidad una fuente de enriquecimiento mutuo donde la integración no es un concepto sino una realidad que le

fue reconocida con el Premio a la Cortesía Profesional en el Campeonato Nacional de esta edición. Ellos tienen claro que ayudar a los demás a triunfar es el camino para ayudarse a sí mismos, que el éxito pasa por la colaboración, y la sinergia de fuerzas y habilidades en el equipo.

Ningún equipo cordobés había llegado antes hasta la final internacional hasta este momento. Pero ahora les queda otro reto para el que necesitarán ayuda: financiar el viaje. Para ello “The Royale Eagle”, estos ocho muchachos cordobeses, necesitan patrocinadores que apuesten por ellos y por la esperanza en el futuro que ellos representan para nuestra sociedad.

Etiquetas
stats