El milagro de volver a ver después de 30 años

Josefa Jiménez feliz por recuperar parte de la visión gracias al implante del ojo biónico | MADERO CUBERO
El Hospital Innova Ocular La Arruzafa implanta por primera vez en Andalucía un ojo biónico y devuelve parte de la visión a una mujer ciega

Josefa camina sola por un jardín, sin ayuda de bastón ni de perro lazarillo. Se detiene cuando detecta con sus nuevas gafas un obstáculo frente a ella y explica: "Es un arbusto, con un macetero". El resto de las personas que la acompañan en este pequeño paseo lo ve igualmente pero para esta cordobesa de 62 años, algo tan sencillo se ha convertido en su particular milagro: volver a ver después de casi tres décadas ciega.

Josefa perdió la vista hace casi treinta años a causa de una retinosis pigmentaria, una enfermedad que daña por completo la retina y que la dejó totalmente ciega. Ahora, gracias a un procedimiento pionero en el Hospital Innova Ocular La Arruzafa, se le ha implantado un ojo biónico que le ha devuelto parte de la visión, la suficiente para que, apenas un mes y medio después de la operación, esta mujer pueda desenvolverse por sí sola aún en la fase de rehabilitación en la que se encuentra.

"Estoy feliz. Estoy encantada. No me lo esperaba", dice mostrando su satisfacción Josefa: "Estoy empezando a ver y es maravilloso. Esta oportunidad no me la iba yo a perder", cuenta después de haber pasado un año de pruebas, reuniones y entrevistas con el equipo médico y la última fase de diez procesos de cirugía en una operación que duró cinco horas.

La operación, dirigida por el doctor Juan Manuel Laborda, lleva a cabo un procedimiento que sustituye a la retina dañada y que ya no tiene los fotorreceptores necesarios para la visión. En su lugar, a Josefa se le ha implantado un chip con sesenta electrodos conectados a una pequeña antena en sus gafas nuevas, a donde llega la señal por radiofrecuencia que ella ve. Esa señal, en forma de distintas luces, son las que la paciente ve y procesa para reconocer los obstáculos, siluetas, formas, altura y anchura que le permite saber ante qué se encuentra.

"La mayor dificultad ha residido en el implante, en mover todas esas piezas alrededor del ojo sin dañarlas en ningún momento, porque es un sistema muy sofisticado de electrodos y filamentos. Los movimientos tienen que ser muy precisos", ha explicado Laborda sobre la compleja operación.

Este procedimiento quirúrgico se ha llevado a cabo por primera vez en Andalucía y "abre la puerta en el futuro a otros muchos casos", afirma el doctor Laborda, que calcula en unas 800 personas los invidentes que podrían acogerse a esta operación actualmente en España. De momento, el Hospital Innova Ocular La Arruzafa ya tiene a siete pacientes en lista de espera para someterse a esta intervención que les devuelva parte de la visión. Que les permita, como ahora a Josefa, volver a reencontrarse cara a cara con su familia y con su entorno gracias a lo que ella misma califica como "un pequeño milagro".

Etiquetas
stats