Una encuesta calcula pérdidas de 150 millones entre marzo y junio en el sector turístico cordobés

La agencia de viajes que ha cerrado.

El estado de alarma decretado entre el mes de marzo y el mes de junio supuso unas pérdidas de unos 150 millones de euros para el sector turístico cordobés, según la encuesta sobre situación, problemática y perspectivas del sector turístico cordobés en el escenario del Covid-19, realizada por el Centro de Análisis y Prospectiva del Turismo de la Universidad de Córdoba.

El informe ha sido presentado este jueves en el Centro de Recepción de Visitantes de Córdoba, contando con la presencia del principal responsable, el director del Centro de Análisis y Prospectiva del Turismo de la Universidad de Córdoba, Manuel Rivera, y con la primera teniente de alcalde y delegada de Turismo y Desarrollo Económico, Isabel Albás.

En declaraciones a los periodistas, Rivera ha explicado que, de todo el sector, el más débil en estos momentos es el hotelero. Así, según la encuesta, en julio el 58% de la oferta hotelera estaba cerrada y en agosto permanecía cerrada el 48%. El horizonte no parece mucho mejor, ya que el sector sitúa la recuperación en el último trimestre de 2021 o el primero de 2022.

Un intervalo de tiempo prolongado, por lo que, desde el sector se demandan más ayudas públicas y un impulso más decidido de las administraciones públicas, que ayude a mitigar la incertidumbre.

Otro tanto se puede aplicar a las viviendas con fines turísticos, una modalidad de alojamiento que, según la encuesta, también ha sufrido el embate de la crisis del Covid, y que “ya antes mostraba síntomas de saturación”. “Hemos detectado que hay sobreoferta de estas viviendas en zonas como la Judería, San Francisco y La Ribera”, señala Rivera, que cree que las viviendas con fines turísticos tienen que mejorar en términos de calidad y lograr que no funcione como competencia desleal para hoteles y apartamentos reglados.

La parte positiva de la balanza ha estado en los apartamentos y hoteles rurales, cuyo funcionamiento este verano ha servido para amortiguar el impacto global de la crisis en la provincia, pero que carece aún de la promoción idónea, ya que Córdoba cuenta con parques naturales que todavía son desconocidos para el gran público, y ha puesto como ejemplo el Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos, que está dentro de una reserva de la biosfera.

En general, según ha resumido, los encuestados han dicho que los principales problemas que afligen al sector son la excesiva dependencia de intermediarios de comercialización; la falta de profesionalización, que impide, por ejemplo, que muchos pequeños empresarios hayan sido incluso capaces de solicitar créditos ICO por su nula capacidad de gestión; y la atomización empresarial, una losa que además se ve lastrada “por el individualismo” de muchos propietarios.

“Tenemos un gigante con pies e barro. Un tejido fragmentado con muchas micropymes y sin capacidad empresarial, y sin ayudas públicas que lo sostengan”, ha concluido el director del Centro de Análisis y Prospectiva del Turismo.

Por su parte, Isabel Albás, ha señalado que, si algo ha aprendido el sector, es que “las cosas pueden cambiar de un día para otro”. No obstante, Albás cree que Córdoba ofrece un producto que no tienen otros puntos turísticos: “Es una ciudad pequeña que puede ofrecer seguridad”, ha dicho la responsable del Imtur.

Etiquetas
stats