La crisis del coronavirus no logra acercar las posiciones de los grupos políticos del Ayuntamiento

Imagen del Pleno que aprobó telemáticamente los presupuestos para 2020 | RAFA MELLADO

El Ayuntamiento de Córdoba vivía este jueves una jornada inédita, con el primer Pleno telemático de su historia debido a las medidas de seguridad contra la expansión del coronavirus. En el orden del día, el principal asunto fue la aprobación de los presupuestos municipales para 2020 y, aunque todos los grupos políticos coincidieron en argumentar que, ante la situación excepcional que el Covid-19 ha provocado en la ciudad los presupuestos deben responder principalmente a la atención a las familias y a la reactivación económica y la creación de empleo, la realidad es que las posiciones de los grupos políticos, lejos de unirse, se situaron tan enfrentadas como siempre.

En un Salón de Plenos en el que solo estaban presentes físicamente el alcalde, José María Bellido -en la mesa de la Presidencia del Pleno junto al secretario-, el delegado de Hacienda que defendía el documento económico, Salvador Fuentes, y la portavoz del PSOE, Isabel Ambrosio, el resto de los 29 concejales hicieron acto de presencia con su voz y voto a través de la pantalla, conectados cada uno de ellos desde su casa. La distancia física que entre ellos había parecía que iba a acortarse con la declaración de intenciones de cada uno de los grupos políticos dada la situación excepcional provocada por el coronavirus, con cientos de negocios cerrados, miles de cordobeses engrosando las listas del paro y la preocupación por el horizonte social y de salud que dejará la pandemia.

De hecho, todos los grupos políticos -PP, Cs, PSOE, IU, Podemos y Vox-, coincidieron a la hora de poner el foco en las necesidades a las que el presupuesto municipal de 2020 debe atender: familias en situación de vulnerabilidad, apoyo a autónomos y pymes, creación de empleo y refuerzo de las empresas públicas que han prestado un sostén clave en estas semanas de la pandemia. Pero, a la hora de la verdad, las posiciones de los grupos políticos se quedaron donde siempre habían estado antes de esta situación excepcional: PP, Cs y Vox en un lado del Salón de Plenos, y PSOE, IU y Podemos en el lado contrario.

21 enmiendas de Vox aceptadas

Solo una de las enmiendas de la oposición -que no quiso presentar una enmienda a la totalidad del presupuesto para no alargar los plazos para su aprobación en esta situación-, fue aprobada también con votos de la bancada de la derecha. Y, en el sentido contrario, PSOE, IU y Podemos votaron finalmente No al documento de presupuestos que presentó el gobierno municipal y que apoyó Vox tras incluirse sus 21 enmiendas y rechazar las de la bancada de la izquierda.

Con la mirada en el horizonte de incertidumbre que se dibuja sobre la ciudad, quisieron salvar algo de esperanza en un futuro acuerdo de todos los grupos políticos. Los de la izquierda avanzaron que votarían favorablemente en la aprobación final del documento de presupuestos del Ayuntamiento si el gobierno municipal incluía las medidas recogidas en sus enmiendas en el Plan de Choque que ha anunciado ante el Covid y que está por elaborar aún junto a los agentes sociales.

Ahora, que se abre un plazo de alegaciones al documento de presupuestos y también el tiempo para que se sienten las bases de ese Plan de Choque que atienda a los más desfavorecidos y reinicie la actividad en la ciudad tras la pandemia y la crisis que ha provocado, será el tiempo de ver si los grupos políticos, de uno y otro lado, realmente acercan posturas para dar respuesta al conjunto de la ciudadanía cordobesa.

Etiquetas
stats