El águila imperial desnutrida cuyo nido acabó en el suelo en Los Pedroches y ya vuela libre

Suelta del ejemplar de águila imperial hallada en Conquista.

En el mes de julio, un joven pollo de águila imperial fue localizado en Conquista, en la comarca de Los Pedroches, fuera de su nido. Éste se había caído del árbol en el que había sido construido y el animal, rescatado en las cercanías, se encontraba desnutrido. Dos meses después, el ave es ya un joven ejemplar de águila imperial -una especie en peligro de extinción-, que ha podido volver a la naturaleza y surca ya el cielo.

Cuando se localizó fuera del nido, fue rescatado y trasladado por los agentes de Medio Ambiente al Centro de Recuperación de Fauna de Los Villares, donde se confirmó que era un pollo cercano a la edad de vuelo, con problemas de desnutrición, aunque sin lesiones. Y ahí empezó su recuperación y crecimiento.

Los cuidadores comprobaron que, pasadas unas semanas, el ave tenía ya su peso normal y era capaz de volar y cazar. Como paso previo a su liberación fue anillado y equipado con un emisor GPS por parte del personal de la Estación Biológica de Doñana, de manera que se puedan seguir todos sus movimientos en libertad.

Ahora, este joven águila imperial ya estaba preparada para volver a la naturaleza. Y lo ha hecho en la provincia de Granada. Los expertos han tenido en cuenta que Córdoba cuenta con una población sana y en crecimiento de águila imperial, compuesta por 32 territorios de nidificación, por lo que se ha considerado conveniente liberarlo en una de las zonas de nueva colonización de la especie en Andalucía, en la provincia granadina.

El lugar concreto de la liberación ha sido un punto de seguimiento y estudio de rapaces que la asociación Wilder South, entidad colaboradora de la Junta de Andalucía, tiene en la comarca de los Montes Orientales de Granada. En esta provincia, el águila imperial desapareció como especie nidificante hace casi un siglo, pero desde 2017 se ha conseguido observar el asentamiento de una pareja con comportamiento territorial, si bien se trataba aún de individuos no adultos y, por tanto, con pocas posibilidades de reproducirse.

Ahora, con el trabajo llevado a cabo en este entorno, son ya tres las parejas de águila imperial que hay en Granada, una de ellas se ha reproducido durante tres años consecutivos.

Registro histórico de ejemplares en Andalucía

El ejemplo de la recuperación y vuelta a su hábitat de este águila imperial rescatada en Córdoba forma parte del Plan de Recuperación del Águila Imperial Ibérica en Andalucía. La comunidad ha marcado un registro histórico de águilas imperiales en su territorio con 123 parejas reproductoras contabilizadas, según ha informado la Junta esta semana.

La cifra supone un crecimiento de siete parejas frente a las 116 del año anterior, cuando ya hubo un récord histórico, lo que se traduce en un aumento del 6%. De este modo se ha superado el objetivo perseguido por el Plan de Recuperación del Águila Imperial Ibérica en Andalucía, fijado en 100 parejas, el 20% de la población ibérica (500 parejas aproximadamente) conforme a los criterios de las directivas Hábitat y Aves de la Unión Europea.

La especie ha crecido fundamentalmente en Sierra Morena con 103 parejas, ocho más que el año pasado. También en Cádiz hay un significativo incremento, pues se pasa de cuatro parejas localizadas en los últimos años a seis.

Un equipo de seguimiento especializado trabaja para mantener esta positiva tendencia de la especie. Se encarga de firmar convenios con propietarios de fincas con presencia de águilas imperiales. Igualmente, trabaja en la reducción de las causas de mortalidad no natural mediante el arreglo y modificación de tendidos eléctricos peligrosos y la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados.

El incremento del registro se debe también a la aplicación de alimentación suplementaria en aquellos territorios poco productivos y el rescate de pollos con poca viabilidad para la supervivencia para su posterior reintroducción en el medio natural.

Al mismo tiempo, se ha creado una nueva población reproductora en Cádiz y se han reforzando los núcleos de la Subbética y Doñana. El plan de recuperación centra ahora sus esfuerzos, de cara a los próximos años, en la consolidación de los núcleos periféricos de Doñana, las Béticas y Cádiz, así como a la colonización natural de las campiñas andaluzas.

A pesar de las limitaciones impuestas por el Covid-19, en 2020 se ha conseguido reforzar los núcleos de Doñana y las Béticas con pollos procedentes de Sierra Morena. Todos ellos han sido equipados con emisores GPS que permiten conocer sus movimientos, detectar zonas de mortalidad no natural y futuras zonas de reproducción.

Los trabajos realizados en Andalucía tienen también incidencia en otros territorios, pues ya hay ejemplares jóvenes de 2020 volando por los cielos madrileños y uno procedente de Doñana se ha dispersado por el norte de África, atravesando Marruecos, donde se colabora con proyectos para la atenuación de amenazas como tendidos eléctricos peligrosos, hasta llegar a Mauritania.

Etiquetas
stats