Ocho días acampadas para ver a Pablo Alborán: 18 chicas ya hacen cola en la Plaza de Toros

.

Como ocurriera hace cuatro años, las fans -ya que en su mayoría son chicas- de Pablo Alborán ya esperan con ansia el concierto que el cantante malagueño ofrecerá el próximo sábado en Córdoba dentro de su gira Prometo. Lo hará en la Plaza de Toros, lugar que ya ha sido asediado por tiendas de campaña y sillas de playa en las que algunas fans han tomado posiciones para conseguir el mejor sitio.

Dos de las seguidoras más previsoras son Laura Murillo y Arancha García, cordobesas que llevan haciendo cola desde el pasado viernes. Pero no les pesan las largas horas en torno al Coso de los Califas. De hecho, para Laura no es la primera vez que espera tanto para ver al artista. En su anterior concierto en Córdoba, con la gira Terral, también hizo ocho días de cola.

En esta cuenta atrás no están solas. Junto a ellas, otras 16 chicas también esperan a Alborán. Han establecido turnos de mañana, tarde y noche para que el concierto interfiera lo menos posible en sus obligaciones, como son el trabajo y los estudios. En el caso de estas dos cordobesas, ambas están estudiando: Laura, un grado superior de Educación Infantil y Arancha, 2º de Bachillerato.

A partir de las 15:00, las demás compañeras les dan el relevo para acudir a clase. La jornada de hoy se presenta intensa para Laura, ya que a partir de las 18:30 se enfrenta a un examen de Anatomía Personal que lleva preparándose desde hace días. "Estamos un poco locas, pero somos responsables", afirma la joven, que vivirá el próximo sábado su quinto concierto de la gira Prometo. Durante esta mañana le pega el último empujón a los apuntes y por la noche volverá a su tienda de campaña. La de hoy será su cuarta guardia nocturna y estará acompañada también de Arancha, que vivirá su tercera noche.

A pesar del buen tiempo que ya atiza a Córdoba, las jóvenes afirman que "lo peor" llega a partir de las 6:00 ya que el frío sí se hace más intenso. Para combatirlo, sudaderas y colchones bien revestidos. Durante el día, y si no tienen que prepararse exámenes, pasan las horas viendo películas o jugando a las cartas.

También han recibido la visita de una vecina de la zona, que desde el pasado viernes se acerca hasta esta improvisada acampada para ofrecerles comida y frutos secos. "Deben alimentarse y estar fuertes", dice la mujer, que sabe por su nieta que próximamente se celebrará un concierto en la Plaza de Toros. "Yo vengo y les traigo cositas porque me da mucha cosa verlas aquí tantas horas", cuenta. A partir del próximo jueves, Laura y Arancha podrán pasar más tiempo en casa ya que otras seis compañeras llegarán desde diferentes puntos de España "y harán la guardia del tirón".

Etiquetas
stats