El kiosco inmatriculado en Gran Capitán será un punto de información turística

El kiosco de San Hipólito, adosado a la iglesia | MADERO CUBERO
El Consejo Rector de la Gerencia desistirá del expediente por el que iba a ceder el espacio a la Compañía de Jesús

El kiosco que inmatriculó el Obispado junto a la fachada de la iglesia de San Hipólito se convertirá en un punto de información turística. El Consejo Rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) aprobará en su sesión del próximo miércoles una propuesta del presidente del organismo, Pedro García, para dejar sin efecto el expediente iniciado en el mandato anterior y que fijaba el cese del espacio a la Compañía de Jesús para actividades sociales, culturales y religiosas.

Este acuerdo se produjo en 2013, pero fue paralizado cuando trascendió la noticia avanzada por este periódico: el kiosco había sido inmatriculado por el Obispado junto con la iglesia de San Hipólito. La Gerencia inició entonces trámites para reclamar la titularidad de este espacio, de apenas 12 metros cuadrados y que está incluido en el inventario municipal como un bien que es propiedad del Ayuntamiento.

Urbanismo inició negociaciones con el Cabildo, que asumió, a diferencia de lo ocurrido en la plaza del Pocito, que la inmatriculación de este kiosco se debió a un error. Hasta que en el Registro de la Propiedad no aparezca que el espacio es del Ayuntamiento, la Gerencia no puede hacer nada allí. Una vez que se resuelva la titularidad, el objetivo de Urbanismo es instalar allí un punto de información turística municipal.

En el Catastro se incluye este pequeño espacio, que pasa casi inadvertido en el Bulevar del Gran Capitán, como parte del conjunto de la iglesia de San Hipólito. En los planos del catastro aparece una especie de tacón en la esquina donde se localiza el kiosko. Este tacón no es un bien separado del conjunto en el plano, sino que forma parte de toda la iglesia de San Hipólito. En total, consta como inmatriculada por la Diócesis de Córdoba una superficie de 3.061 metros cuadrados construidos, sobre un suelo de 2.048 metros cuadrados.

En el Registro de la Propiedad, y a diferencia de otros lugares inmatriculados por la Iglesia, se hace una descripción del interior del bien. Así, se certifica que "el inmueble es una construcción exenta de planta rectangular que consta de iglesia, sacristía y patio. La Iglesia, con entrada por la plaza de San Ignacio, es de una nave, crucero y cabecera poligonal; la cabecera es una obra gótica de hacia 1350″.

El kiosko del Bulevar del Gran Capitán lleva cerrado al menos una década. En el mandato anterior, el Ayuntamiento estudió su rehabilitación e incluso se encargó un proyecto de restauración. Entre sus usos previstos se barajó la posibilidad de instalar un punto de información de la Capitalidad Cultural en el año 2016.

La Iglesia inmatriculó San Hipólito, que está gestionada por la Compañía de Jesús, un año antes que la Mezquita-Catedral de Córdoba, bajo el mandato del obispo Juan José Asenjo. Aunque la nota simple del Registro de la Propiedad no lo precisa, la inmatriculación fue posible gracias a la reforma de la Ley Hipotecaria, que equipara a un obispo a un registrador de la propiedad.

Etiquetas
stats