Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Los jóvenes que alientan el cambio y luchan contra el fracaso escolar de uno de los barrios más pobres de España

Clausura del curso académico 22/23 del programa para favorecer la incorporación y promoción académica del alumnado de Las Palmeras

Cuando Nerea Marcos pisó la Sala Mudéjar del Rectorado de la Universidad de Córdoba (UCO) el pasado mes de febrero lo hizo con el título de ESO bajo el brazo, que consiguió en el IES Ramón y Cajal. A principios de año se convertía en una de los 11 afortunados jóvenes estudiantes de Las Palmeras que este martes han clausurado el curso académico 22/23 del programa que favorece la incorporación y la promoción académica del alumnado de uno de los barrios más pobres de Córdoba y de España.

Ese es el fin para el que se han unido la UCO, la Fundación La Caixa y Fundecor; tres entidades que colaboran en que estos jóvenes se conviertan en referentes en su barrio y luchen por el cambio y contra el fracaso académico que hay en esta zona de Córdoba. En el acto, presidido por el rector de la UCO, Manuel Torralbo, los 11 chicos y chicas han recibido la enhorabuena de las tres instituciones, quienes les han obsequiado después de todo un año de esfuerzo.

Para la vicerrectora de Igualdad, Inclusión y Compromiso Social de la UCO, Sara Pinzi, este programa es “el alma” de la Universidad, ya que la institución “tiene que devolver a la sociedad todo lo que ésta le da, además de que no podemos dejar atrás al estudiantado que, por razones económicas o de código postal, tiene problemas para acceder a la UCO”. Así, seis alumnos han recibido ayuda económica de la Universidad mientras que los cinco restantes la han obtenido a través de la Fundación La Caixa y Fundecor.

El éxito de este programa, que ha alcanzado ya su sexta edición, se constata en el aumento de las solicitudes año tras año. En esta última convocatoria, Pinzi señala que la Universidad recibió 45 peticiones, aunque lamentablemente hubo que dejar atrás 34 solicitudes de ayuda de estudiantes cuyas familias carecían de recursos económicos. Sobre esta cuestión, la vicerrectora asegura a Cordópolis que la UCO conocerá el próximo mes de julio si la partida presupuestaria para la próxima edición puede incrementarse.

Por su parte, el presidente de la Asociación Vecinal Unión Esperanza de Las Palmeras, Luis Maya, defiende que el incremento de solicitudes “es una muestra de que este programa está calando en la sociedad” dado que, además, “está recuperando a jóvenes que dejaron los estudios por los esfuerzos económicos que conllevaba, como pueden ser los gastos de desplazamientos”. Reconoce que las familias de todos los jóvenes participantes se muestran orgullosas de los avances de sus hijos, mientras que “los vecinos del barrio ven que este proyecto tan innovador forma parte del plan integral de Las Palmeras que llevan años pidiendo”. “Son pequeños pasos que están dando muy buenos resultados”, concluye.

En el caso de Nerea, acaba de finalizar con éxito el primer curso del Grado Medio de Actividades Comerciales y augura que también será así durante el próximo año. Aún recuerda los nervios que sintió cuando echó la solicitud para este programa. “Éramos muchos los alumnos, pero no tantos los becados. Claro que tenía ese miedo a que me dijeran que no había plazas, pero mi madre me dio las ganas y me estuvo animando continuamente por las buenas notas que tenía”. Y se convirtió en una de las becadas.

Actualmente, su padre es camionero y su madre trabaja en una empresa gracias a un curso de manipulador de alimentos. Tiene otras tres hermanas y los recursos económicos que entran en su casa son escasos, por lo que sin este programa “habría sido muy difícil” poder cursar este ciclo. Durante el acto, Nerea ha intervenido en nombre de los alumnos, dando las gracias a las tres entidades y a la asociación por hacer posible que ella y el resto de sus compañeros hayan podido estudiar durante este año. Este mismo agradecimiento lo ha realizado también una madre de otro de los alumnos becados.

La educación, elemento transformador de la sociedad

Por su parte, tanto el vicerrector de Formación Continua, Empleabilidad y Emprendimiento y presidente de Fundecor, Antonio Arenas, como la delegada de Andalucía de Fundación La Caixa, Yolanda López, han alabado la labor social que realiza la asociación del barrio. Además, López ha definido la educación como “la herramienta que mejor transforma y que da futuro”, mientras que ha asegurado que La Caixa seguirá apostando por este programa. Asimismo, ha apelado a que las empresas y las entidades sociales contribuyan también a la creación de puestos de trabajo.

Arenas ha anunciado que Fundecor destinará el importe del premio recibido este martes, el galardón a la Innovación Social en las universidades públicas andaluzas, a aumentar las ayudas sociales destinadas a este programa de promoción educativa.

Por último, el rector de la UCO se ha sumado a las felicitaciones a los alumnos y al agradecimiento tanto a la Fundación La Caixa como a Fundecor, ya que “todo es poco con tal de sacar a flote todo el conocimiento que tienen las personas” a las que les cuesta salir adelante académicamente “por la mochila” que pueda haber en sus casas, en relación a las dificultades económicas. Todos estos jóvenes, tanto los que se han graduado este año como los que lo han hecho en cursos anteriores, son para Torralbo “un ejemplo y referente de que es posible, con ayuda, salir adelante”.

El presidente de la asociación vuelve a denunciar el modelo de adscripción que deja a estudiantes de Las Palmeras fuera del instituto más cercano

Aprovechando este acto, el presidente de la Asociación Vecinal Unión Esperanza de Las Palmeras ha vuelto a denunciar el modelo de adscripción durante el periodo de matriculación que ha dejado fuera a los 13 alumnos de Las Palmeras que han solicitado su inscripción en el IES Casiana Muñoz Tuñón para el curso próximo.

“Este centro es el más cercano a sus casas y se han quedado fuera. Ahora están obligados a ir a otros institutos a una distancia de entre cuatro y cinco kilómetros. Para nosotros, era algo muy grande que los alumnos del barrio fueran prioritarios, pero no ha ocurrido así. Sin embargo, para algunos, esto será una pequeñez”, ha denunciado Maya.

A esta denuncia pública se ha sumado el rector, quien ha asegurado que él ha sido testigo “de cómo el IES Averroes ha jugado un papel transformador en el Sector Sur” porque hoy “hay maestras, maestros y otros profesionales del barrio a quienes le cambio la vida poder estudiar en su instituto”.

Etiquetas
stats