N&B

Francisco Gómez San Miguel: “El cofrade es Iglesia. No hay vuelta de hoja”

.

[jwplayer config=“myplayer” file=“https://cordopolis. es/uploads/2013/03/VTR-FCO-SAN-MIGUEL. mov” image=“https://cordopolis. es/uploads/2013/03/FranciscoSanMiguel7v. jpg” width=“620” height=“349”]

FOTO: MADERO CUBERO / VIDEO: VICTOR MOLINO

La lluvia. Siempre la lluvia. Los hermanos de la Pasión llegan con cuentagotas a la iglesia del barrio de San Basilio el viernes por la noche para hacer su vía crucis previo a la estación de penitencia. Pero la lluvia que cae -siempre la lluvia- echa al traste los planes. Los hermanos que llegan con cuentagotas y goteando al templo saben que será dentro donde todos ellos hagan el acto religioso. Pero va a faltar uno: Francisco Gómez San Miguel (Córdoba, 1963), quien también ostenta el cargo, desde septiembre, de presidente de la Asociación de Hermandades y Cofradías de Córdoba.

Gómez llega a a iglesia, se excusa ante los suyos y este profesor en un colegio privado de Almodóvar sacrifica su momento especial con la cofradía para atender a CORDÓPOLIS en la taberna del barrio La Galga. Al término de la conversación, media hora después, el presidente y los periodistas salen de nuevo a la calle. La lluvia ha escampado, pero Francisco no va a dejar de mirar de reojo a toda nube que cruce el cielo de la ciudad este final de marzo.

PREGUNTA. ¿En qué se diferencia la Semana Santa de Córdoba con respecto a otras?

RESPUESTA. La Semana Santa de Córdoba se diferencia esencialmente por el marco que tiene, la ciudad tan acogedora. Básicamente, la Semana Santa es una fiesta religiosa que se da igual aquí que en cualquier otra capital, pero es especialmente el marco la que hace diferente la Semana Santa de cada ciudad.

P. ¿Qué Semana Santa ideal tiene usted en su cabeza para Córdoba? ¿La actual o le gustaría que cambiase?

R. La Semana Santa tiene cosas buenas y malas, tiene luces y tiene sombras. Por un lado es una Semana Santa consolidada aunque, evidentemente, es mejorable. ¿En qué se puede mejorar? Puede se puede mejorar la carrera oficial, el comportamiento de la gente que asiste a las estaciones de penitencia. Pero no es ni mejor ni peor mejor que ninguna otra, simplemente es nuestra Semana Santa.

La Semana Santa tiene cosas buenas y malas, tiene luces y tiene sombras

P. Cuando ganó las últimas elecciones para presidir la Agrupación, lo hizo afirmando que “la Agrupación no debe ser otra hermandad más, sino un órgano gestor de recursos y buscador de recursos para engrandecer a las cofradías”. ¿Qué ocurría antes?

R. La Agrupación de Cofradías antes era de carácter ejecutivo, era la que dictaba las directrices para las hermandades. Nosotros entendemos que la Agrupación es un órgano que debe trabajar para las hermandades y no las hermandades para la agrupación. En este sentido, se trata siempre de contar con el consenso de todos los hermanos mayores y no darle las cosas hechas, diciéndoles: “Hay que hacer esto”. No, lo que se va a hacer es lo que los hermanos mayores nos pidan que se haga. Esa es la diferencia de concepto entre lo que había antes y lo que entendemos que debe ser una Agrupación.

P. ¿Existía cierto hermetismo de la Agrupación con respecto a las hermandades?

R. Bueno, lo que había antes era una forma de trabajar en la que se marcaban unas pautas a las que las hermandades debían de acogerse. Y nosotros entendemos que eso no es así. Lo que debe ser la agrupación es un órgano gestor que debe trabajar para las hermandades. Ambas visiones chocan, pero entendemos que la forma apropiada de trabajo es esta: que la Agrupación trabaje para las hermandades.

Nosotros entendemos que la Agrupación es un órgano que debe trabajar para las hermandades y no las hermandades para la agrupación

P. Para alguien profano a la Semana Santa, ¿cómo definiría lo que es una hermandad?

R. Una hermandad es una agrupación de cristianos que durante todo un año trabaja desde un punto de vista religioso y que durante un día al año hace pública manifestación de fe mediante una estación de penitencia. Pero es una agrupación fundamentalmente religiosa, no es una asociación cultural o de amigos -aunque seamos amigos-, es una asociación religiosa.

P. Pero no es una asociación estanca con respecto al resto de la sociedad.

R. En absoluto. Las propias hermandades se nutren de todas los estratos sociales. Por tanto, toda la sociedad cordobesa está representada y metida dentro de las propias hermandades.

P. ¿Se puede ser cofrade y crítico con el poder? Con el Ayuntamiento, la Junta o incluso la Iglesia...

R. Por supuesto que se puede ser crítico. La crítica va con la persona, no tienes por qué estar de acuerdo con lo que te marca el Ayuntamiento o con lo que te marca la Junta de Andalucía. De hecho muchas veces no lo estamos.

Toda la sociedad cordobesa está representada y metida en las hermandades

P. ¿Y se puede ser cofrade y crítico con la Asociación de Cofradías?

R. Por supuesto que se puede ser crítico con la Agrupación de Cofradías. Siempre ha habido críticas. Y es que hay que partir de una premisa muy clara: jamás podemos pensar que se pueda alcanzar la plena unanimidad en 50 hermandades. Quien piense eso está equivocado. Cada hermandad tiene su idiosincrasia, su manera de ver las cosas y, evidentemente, es imposible que haya unanimidad. Por supuesto que se puede ser crítico.

P. ¿Y cómo son las relaciones de las hermandades con la Iglesia?

R. Las hermandades forman parte de la Iglesia, por tanto la relación tiene que ser buena.

P. No hay problemas ni tensiones.

R. Ninguno.

P. ¿Qué opina usted del obispo de Córdoba Demetrio Fernández?

R. Don Demetrio es un buen pastor y un buen padre para los cofrades y los hermanos y miembros de las hermandades. Nos asesora, ayuda y siempre está dispuesto en lo que le solicitamos.

Cada hermandad tiene su idiosincrasia, su manera de ver las cosas y, evidentemente, es imposible que haya unanimidad

P. Demetrio no es cordobés, no es andaluz, ¿ha sabido entender bien las particularidades que tiene la Semana Santa en Córdoba y a sus distintas cofradías?

R. En el poco tiempo que yo llevo al frente de la Agrupación, entiendo que sí. Además, es una persona, un obispo, que apuesta por las cofradías y que las entiende como un movimiento importante dentro de la Iglesia católica. En este sentido, yo creo que don Demetrio ha captado perfectamente la idiosincrasia de las hermandades cordobesas.

P. El debate que hubo en torno a la imagen de la Virgen de las Angustias, ¿fue su bautismo de fuego?

R. El tema de Las Angustias es un tema interno de la hermandad. Y don Demetrio lo único que hizo fue solicitar un plazo a ambas partes para que alcanzasen un acuerdo.

P. ¿Cómo le gustaría que fuera la Carrera Oficial en Córdoba?

R. Me gustaría que fuera la que las hermandades quieran que sea. Si la pregunta va por el tema de la Catedral, te recuerdo que ya lo dije muy claro en mi programa electoral y lo sigo diciendo hoy: el día que haya una segunda puerta -si llega a haberla- será el momento de preguntar a las hermandades si quieren que por allí pase la carrera oficial o no. Cuando las hermandades decidan, esa será la mejor carrera oficial.

P. ¿Entiende las cautelas de la Junta de Andalucía a la hora de abrir una segunda puerta?

R. Yo no creo que sea la segunda puerta. Hemos conocido que el proyecto no era solo una segunda puerta, sino la reforma integral de la fachada norte de la Catedral. Evidentemente, en un monumento como la Mezquita, Patrimonio de la Humanidad, acometer esa obra es muy difícil. Y, probablemente, necesitará autorización de la Unesco e instancias superiores. Entiendo que ese proyecto pueda ser inviable. Pero lo que sí veo es que ahora hay disposición a que se hable únicamente de una segunda puerta, no de toda la fachada, sino de esa segunda puerta que es necesaria para dar continuidad al interior del templo al paso de las cofradías. Una vez que esté esa segunda puerta es cuando podremos hablar del resto del proyecto. Y yo creo que, mientras tanto, el Ayuntamiento, la Junta y las hermandades vamos a estar todos a favor de abrir esa segunda puerta.

El día que haya una segunda puerta en la Mezquita será el momento de preguntar a las hermandades si quieren que por allí pase la carrera oficial o no

P. ¿Le gustaría ver a todas las hermandades haciendo estación de penitencia en la Catedral?

R. Yo he sido una de las personas que más ha luchado para permitir que mi hermandad entre en la Catedral. Fue de las primeras que se incorporaron a ella en su día. Entiendo que es el primer templo y las hermandades deben de ir a la Catedral. Otra cosa distinta es que se forme una carrera oficial dentro de la Catedral. Ahora mismo las hermandades no se solapan unas con otras, no se estorban, porque no hay carrera oficial. Pero si la hubiese, habría que colocarlas una detrás de otra y para eso ya sí que se requiere la apertura de una segunda puerta.

P. La carrera oficial y el conjunto de trayectos de los pasos de Semana santa afectan de una u otra forma a toda la ciudad. ¿Entiende las críticas de personas que piden que se haga de otra forma o en otro sitio?

R. Nunca llueve a gusto de todos. Cuando te instalan una Cruz de Mayo debajo de tu ventana tampoco te hace gracia y sin embargo tienes que soportarla. Cuando aquí, en San Basilio, tenemos la festividad de los Patios y esto se llena de personas, quien vive aquí tiene que vivir con eso. Tampoco entiendo que sea un mal que durante una semana, cuatro o cinco horas al día, esté el centro de Córdoba cortado. Yo creo que es bastante llevadero. Peor es el señor que te toca en la calle a las tres de la mañana...

P. Hemos dicho antes que las cofradías son sociedad y están integrada en ella totalmente. Pero también son Iglesia y esta mantiene debates con el Gobierno o sectores sociales por distintos temas: aborto, eutanasia... ¿Las cofradías deben estar ajenas a ese tipo de debates o participar en ellos al igual que hace la Iglesia?

R. Como sociedad que somos, las hermandades participamos de los debates que se generan en la sociedad. Pero teniendo siempre en cuenta que nosotros formamos parte de la Iglesia y estamos a su lado.

P. Recuerdo hace unos años que se produjo aquella polémica de los lazos blancos en los pasos de Semana Santa para protestar en contra de la ley del aborto. ¿Podría volver a producirse?

R. Dependerá de cómo evolucione la sociedad. Si la sociedad se llega a reclamar algún tipo de actividad de esta forma, pues probablemente llegue a darse el caso. Pero no lo sabemos, el devenir del tiempo dirá si habrá alguna cosa que nos obligue a tomar una decisión de este tipo.

No entiendo que sea un mal que durante una semana, cuatro o cinco horas al día, esté el centro de Córdoba cortado por las procesiones. Yo creo que es bastante llevadero

P. ¿Se puede ser cofrade y homosexual?

R. ¿Si se puede ser cofrade y homosexual? Pues me imagino que habrá cofrades y homosexuales.

P. Pero cómo hace un cofrade para mantener el equilibrio entre los mandatos de la Iglesia que suelen ser firmes con la realidad social que suele ser más...

R. El cofrade es Iglesia. Ahí está muy claro. No hay vuelta de hoja.

P. Vale. Usted usó las nuevas tecnologías en su campaña, colgó su programa en una página web, incluso.

R. Es que vivimos en una era digital, no podemos vivir de espaldas a las nuevas tecnologías, sería absurdo, sería ponerle puertas al campo. Yo, además, he sido pionero en Córdoba con el tema de Internet. La página web de la Hermandad de la Pasión -que la he hecho yo y la llevo yo- ha sido referente cofrade e informativo no solo en la ciudad sino a nivel nacional e internacional. Yo creo que algún día nos daremos cuenta del servicio que ha prestado a las hermandades cordobesas y a la Semana Santa de Córdoba la página web de la Hermandad de la Pasión. A partir de ahí, era lógico que si yo entraba en campaña, me sirviera de los medios digitales. Pero vamos, que el otro candidato también lo hizo. La propia Agrupación tiene su página web, estamos integrados en Facebook, la hermandad de La Pasión tiene su Twitter y yo tengo mi propio Facebook. Internet es una herramienta fabulosa para contenidos de vídeo, imagen y texto. Nos permite llegar al hermano y al que no es hermano. Un 25% de las visitas de la web de la Pasión son de fuera de Córdoba.

P. ¿Cómo se imagina la Semana Santa dentro de 20 años? ¿Estaremos cantando saetas por Whatsapp?

R. (Risas) Espero que no, de hecho este año se han llevado a cabo algunas iniciativas para recuperar el tema de las saetas que estaban un poco alicaídas. Mi hermandad por ejemplo siempre había tenido una tradición muy grande de saetas y en los últimos años se notaba cierta caída. Se han contratado a saeteros de varias escuelas y se está intentado. La Semana santa es una tradición que nosotros hemos recibido con muy pocas modificaciones, probablemente, desde siglos atrás. Y creo que dentro de 20 años seguirá siendo muy similar, aunque la rodeemos de todas las tecnologías.

Internet es una herramienta fabulosa para contenidos de vídeo, imagen y texto. Nos permite llegar al hermano y al que no es hermano

P. Supongo que le gustaría dejar a las futuras generaciones una Semana Santa parecida a la que usted recibió.

R. Sí. Recuerdo que, de chico, la Semana Santa era muy similar a la de ahora. Lo único distinto es que había menos gente en la calle y en parte las cofradías hacían solas su itinerario.

Etiquetas
stats