Señalan la importancia del cuidado bucal y de la microbiota para prevenir artritis y espondiloartritis

El doctor Romero durante un reconocimiento a una paciente en consulta.

El cuidado de la flora bacteriana intestinal y bucal podría contribuir a la prevención de la artritis y la espondiloartritis, según ha afirmado el jefe de servicio de Reumatología del Hospital Quirónsalud Córdoba, Manuel Romero, señalando que una de las funciones más relevantes que se le atribuye a la población bacteriana del organismo, conocida como microbiota, es la capacidad de modular el sistema inmune, es decir, “mantenerlo a raya, impidiendo que se descompense el equilibrio entre los factores inmunológicos pro inflamatorios y anti inflamatorios”.

Tal y como ha indicado la institución hospitalaria en una nota, Romero ha explicado, con motivo de la celebración en octubre del Mes de la Artritis y de la Espondiloartritis, que la microbiota intestinal puede ser determinante en el desarrollo de enfermedades como la artritis reumatoide, ya que cuando se produce un factor externo capaz de producir un desequilibrio que altere su composición o proporción, conocido como disbiosis, pueden desencadenarse enfermedades reumáticas autoinmunes como la artritis reumatoide.

En este sentido, el doctor ha remarcado que recientemente se han desarrollado estudios sobre la asociación de la disbiosis bucal y la artritis reumatoide, concretamente la enfermedad periodontal.

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica, que se caracteriza por la inflamación con un alto poder destructivo de las articulaciones de mediano y pequeño tamaño, como muñeca, manos, codos, hombros y pies, aunque puede afectar a cualquier articulación y cualquier órgano del cuerpo.

Según el último estudio de prevalencia de las enfermedades reumáticas (Episer 2016), realizado por la Sociedad Española de Reumatología, la artritis reumatoide afecta en España a alrededor de 300.000 personas, aproximadamente el uno por ciento de la población adulta española tiene esta enfermedad. En la provincia de Córdoba, más de 7.000 personas padecen esta enfermedad, que es más frecuente en mujeres (tres mujeres por cada hombre) de mediana edad, entre los 40 y 50 años.

Se trata de una enfermedad de origen desconocido, aunque se sabe que existe cierta predisposición genética a padecerla, sin ser esta causa suficiente para su desarrollo. Se considera, además, la aparición de factores ambientales desencadenantes y, dentro de estos el papel de la microbiota --como confirman los últimos estudios--, y el tabaquismo.

El especialista ha insistido en que “no se puede modificar la predisposición genética a sufrir artritis reumatoide”, pero pueden realizarse “algunas medidas preventivas como comer de manera sana, seguir una dieta mediterránea y mantener una buena higiene bucal”.

Además, ha destacado que el diagnóstico precoz de la artritis reumatoide es “fundamental para controlar la inflamación de las articulaciones y evitar el daño de las mismas, detener la progresión de la enfermedad e incluso para conseguir su remisión”.

Por su parte, la espondiloartritis engloba a un grupo de enfermedades inflamatorias entre las que se encuentran la espondilitis anquilosante, artritis psoriásica, artritis reactiva, las relacionadas con las enfermedades inflamatorias intestinales y las formas infantiles. La patología más representativa de este grupo es la espondilitis anquilosante, que suele manifestarse por la aparición de dolor lumbar nocturno.

Romero ha hecho hincapié en que la artritis y la espondiloartritis son enfermedades con una importante repercusión en la calidad de vida del paciente, no solo en su salud, sino también por el deterioro de sus relaciones y capacidades sociolaborales. Asimismo, los pacientes que sufren artritis reumatoide presentan un aumento del riesgo de padecer otras enfermedades asociadas como infecciones y trombosis venosas, entre otras.

El Hospital Quirónsalud Córdoba cuenta con una consulta específica de artritis y espondiloartritis, con el fin de ofrecer una asistencia personalizada a los pacientes con estas enfermedades. El centro también dispone de una unidad de Reumatología Pediátrica, que aborda las enfermedades reumatológicas, inflamatorias o no, que afectan al aparato locomotor o de origen autoinmune sistémico en niños y adolescentes hasta los 14 años.

Etiquetas
stats