Tránsfugas, independientes y pactos 'contra natura': así está la provincia antes de los plenos de investidura

Un alcalde firma un acta | PIXABAY

Muchos veteranos de la política cordobesa sostienen que este sábado, el día designado en toda España para que sus miles de ayuntamientos elijan a sus alcaldes, tenía que ser como una última jornada de Liga. Todos los plenos de investidura deberían empezar y acabar a la misma hora, con los secretarios e interventores actuando como árbitros. Sería la única manera de evitar que las decisiones de unos lugares y otros contaminen a lo que finalmente se decida a última hora en muchos ayuntamientos. Y de que esté ocurriendo lo que está pasando durante estas últimas semanas de infarto, de duras negociaciones y de mucha calculadora en aquellos pueblos que a estas alturas no sabe qué alcalde tendrán.

En Córdoba hay 54 ayuntamientos donde ya saben quién será su alcalde o alcaldesa. En estos pueblos, la lista más votada ha obtenido mayoría absoluta. El PSOE tendrá, por tanto, 33 alcaldes por mayoría absoluta, el PP 11, Izquierda Unida diez y el resto son partidos independientes. Allí no hay problema y los concejales afrontan el sábado con tranquilidad. Salvo catástrofe (un tránsfuga desconocido que a última hora cambie las cosas) esos alcaldes se dan por seguros en municipios donde las distintas fuerzas políticas no están negociando entre sí. Pero en 23 municipios puede pasar de todo. Aunque poco a poco las cosas se van aclarando.

Hasta ahora, el PSOE e Izquierda Unida son los dos únicos partidos que han firmado un acuerdo provincial. Ambas formaciones han acordado respetar a los candidatos en los municipios donde han sido la lista más votada, pero sin lograr la mayoría absoluta. En este caso, el PSOE ha logrado la mayoría relativa de los votos en 11 municipios e Izquierda Unida en tres. Sobre el papel, IU no es decisiva en todos los pueblos donde los socialistas son la lista más votada, pero prácticamente en la mayoría. Enfrente, el PP tiene dos mayorías relativas y una de ellas es Córdoba capital (donde se da por seguro que José María Bellido se va a convertir en alcalde de la ciudad). Hay otras dos mayorías relativas de partidos independientes.

Donde no se llega el acuerdo entre el PSOE e IU es en La Rambla. Allí, ni socialistas ni IU fueron la lista más votada. Las elecciones las ganó el PP con mayoría relativa. Ni el PSOE ni IU se van a votar. Ni tan siquiera se han sentado a negociar. El enfrentamiento entre ambas formaciones en La Rambla es crudo, roza lo personal y ha llegado a los tribunales. Por eso, se asume que finalmente gobernará el PP en minoría. Sería la única alcaldía que ambas formaciones podrían arrebatarle a los populares, y es prácticamente seguro que no va a ocurrir.

Pero, ¿y en el resto de la provincia? La situación es especialmente tensa en aquellos municipios donde ambas formaciones gozaron de cómodos gobiernos en mayorías absolutas que ahora han perdido. En muchos casos, por la irrupción de partidos independientes que en casi todos son escisiones del PSOE.

Especialmente extraño es el caso de Peñarroya-Pueblonuevo. Allí el PSOE sufrió una escisión. La exalcaldesa socialista Luisa Ruiz (detenida en 2013 y actualmente en situación de investigada en una causa que sigue sin cerrarse) fundó un partido independiente, UDP-ñ. Esta formación tiene ahora la llave de la Alcaldía. El PSOE ganó las elecciones, pero sus siete ediles son insuficientes junto al concejal de IU de alcanzar los nueve de la mayoría absoluta. Enfrente estaría el PP con cinco y los independientes con cuatro, que sí que la obtendrían.

La negociación del pacto de investidura está siendo especialmente tensa. Tanto que hasta hay especulaciones de posibles tránsfugas que podrían facilitar gobiernos de uno y otro lado. Lo que parece seguro es que el PP y UDP-ñ podrían firmar un pacto de gobierno que daría la Alcaldía a los primeros o, incluso, como ocurrió en Pozoblanco en 2015: compartida dos años una formación y otros dos años la otra. Pero todos los actores coinciden en señalar en que lo que tenga que pasar se sabrá el mismo sábado e incluso durante el propio Pleno.

Los independientes también se lo han puesto difícil al PSOE en Montoro y Baena, dos ayuntamientos en los que parece que finalmente acabarán gobernando. En ambos casos, sus escisiones han provocado que el PSOE perdiera la mayoría absoluta y que incluso con la relativa no sumase con IU. En Montoro, de hecho, IU llegó a firmar un pacto con los independientes que al haberse sumado el PP ha hecho intervenir a las direcciones provinciales. El PSOE ha conseguido que finalmente no exista tal pacto y conservará la Alcaldía.

Más complicado ha sido el caso de Baena. En este municipio, los socialistas e IU han conseguido sumar a nuevo actor para impedir que el exalcalde y exsenador socialista Luis Moreno fuera decisivo. Finalmente, Ciudadanos ha inclinado la balanza, y junto a IU votará al PSOE, lo hará imposible la suma del PP con los independientes. Eso sí, todo puede pasar aún.

El PSOE también depende de IU para la Alcaldía de Adamuz, donde solo está a un concejal (el que tiene la coalición) de la mayoría absoluta. Lo mismo ocurre en El Carpio, un municipio donde el PSOE e IU han tenido grandes enfrentamientos. Los socialistas no necesitan el voto favorable, con la abstención tendrían suficiente para gobernar en minoría. El caso es idéntico también en Hinojosa del Duque. El gobierno del PSOE depende del único concejal de IU.

En los municipios de más tamaño como Lucena el PSOE ha logrado asegurarse la Alcaldía tras firmar un acuerdo con IU. En Puente Genil, el PSOE gobernará en solitario pese a no contar con mayoría absoluta. En Palma del Río, igualmente los socialistas están a un edil. Un acuerdo con IU aunque no sea de gobierno les facilitaría la Alcaldía. Es el mismo caso de Rute, donde el PSOE ha sido la lista más votada aunque empatada a concejales con el PP.

IU, por su parte, logrará, en principio, mantener las tres alcaldías donde goza de mayoría relativa. Ocurrirá en Castro del Río, en Pedro Abad y en Villaralto, donde el PP no ha aparecido pero sí que hay una formación independiente con un candidato claramente de perfil derechista que hace que el PSOE se lo piense mucho antes de convertirlo en alcalde.

Está por ver también lo que ocurre en Villa del Río. En este municipio, los independientes de Unide (que provienen de una antigua escisión del PP) están a un concejal de la mayoría absoluta. El PSOE e Izquierda Unida suman absoluta, pero antes se tienen que poner de acuerdo.

Más complicadas parecen estar las cosas para cambiar el resultado en La Victoria. Allí, los independientes (escisión en este caso del PSOE) se han quedado a un concejal de la mayoría absoluta. Pero el pacto en este caso tendría que ser contra natura: el PSOE, el PP e IU se tendrían que poner de acuerdo para desalojarlos de la Alcaldía. Algo que también pinta improbable.

De todas formas, muchos de estos pactos firmados de palabra o incluso por escrito pueden saltar por los aires dependiendo de lo que ocurra el mismo sábado. Los primeros plenos de investidura arrancan a las 10:00 de la mañana, pero hay otros convocados por la tarde.

Etiquetas
stats