Viviendo la vida al mínimo

Arturo López, rodeado de jugadores del Unicaja | ÁLEX GALLEGOS

No hay tregua para el Muser Auto Cordobasket, que después de la precipitada salida del club de Kaison Randolph -su gran argumento ofensivo y factor diferencial- sigue exprimiendo sus recursos de la mejor manera posible. Eso le ha servido para sumar amagos de victoria, que siempre dejan un regusto extraño. El quedarse a las puertas genera frustración. Ante el Unicaja acabaron estrellándose ante su propia impotencia, pues fueron incapaces de hacer daño al jovencísimo equipo malagueño cuando éste atravesó un desierto ofensivo horrible en el último cuarto, en el que hizo un punto en los primeros cinco minutos. Ahí se vació en defensa el equipo cordobés, pero sus réditos en ataque no fueron suficientes: faltó más variedad en la aportación. En el Unicaja actuaron dos cordobeses. El base Lucas Muñoz, natural de La Rambla, estuvo más certero en la dirección que en el tiro, mientras que el ala pívot Ismael Tamba, de Puente Genil, mostró su versatilidad aportando 7 puntos y 8 rebotes.

Todo empezó y terminó en Arturo López, protagonista del partido por razones de todo tipo. El escolta hizo 25 tiros de campo -más de un tercio de los de todo el equipo- y acabó firmando 20 puntos que no fueron suficientes. Cuando aún los de Jesús Lázaro tenían alguna opción, el capitán abandonó la cancha entre sonoras protestas después de una antideportiva en los segundos finales. Cinco tiros libres anotados por los visitantes aniquilaron cualquier reacción posible para llevar el tanteo a un 52-61 final. Germán Gabriel ordenó que se parara el ataque y Jesús Lázaro hizo lo propio en la última posesión. El reloj consumió el tiempo entre botes de compromiso y abrazos finales. El Unicaja encadena su sexta victoria consecutiva y se encarama al liderato del grupo de permanencia, mientras que el Muser Auto sigue esperando para sumar ese triunfo que le quite agobios ante posibles carambolas en la clasificación. El sábado vuelve a Vista Alegre para recibir al Baza.

El Unicaja arrancó a su estilo, dinámico y con variedad de soluciones en ataque. Con triples de Maciel y Godspower logró una renta de 4-10, pero los de Lázaro apretaron en las marcas. La salida de Adolfo Vega, que firmó acciones de mucha clase, y el juego aguerrido de Unai Friscia llevaron al Muser a un 15-12 al final del primer periodo. El segundo cuarto fue el más vistoso del partido. Terminó con 16-21 para el Unicaja, que encontró un buen recurso en brasileño Matheus Maciel, que terminó el choque como máximo anotador de los suyos con 19 puntos. El poder reboteador del internacional holandés Stilma hizo estragos ante un Tobe Okafor de nuevo irregular, con poco impacto en el juego.

Los cordobeses estaban encomendados a Arturo López, que fue el máximo anotador (20) y el mejor reboteador (11) de un partido que tuvo que jugar condicionado por las faltas, ya que sumó la tercera poco antes del descanso, al que se llegó con un marcador de 31-33. El partido era un mar de nervios. El Unicaja mantenía un nivel físico alto, con mayor rotación de jugadores, aunque no se encontraba cómodo porque su principal arma ofensiva, el tiro exterior, no le daba réditos. Acabaron con un pobre 18% de acierto global (4/22) en triples.

En la segunda parte continuó la tónica de equilibrio. Cada cual con sus métodos. Arturo apagaba fuegos en todos los lados de la pista y terminó quemándose. El Unicaja empezó a romper el partido a mediados del tercer cuarto, poco después de que el partido se tuviera que detener por una avería en el reloj de posesión. Los de casa erraron canastas fáciles y el cuadro de la Costa del Sol sacó partido para acumular una diferencia notable (41-48) tras un parcial de 10-15.

El último tiempo resultó trepidante. El Unicaja entró en una pájara que le tuvo cinco minutos anotando un solo punto: el marcador se colocó en un 47-49 después de dos canastas de Arturo. Para entonces, Lázaro ya había hecho debutar a otro júnior del equipo, el base José Manuel Núñez, que se unió a un Mario Serrano que también tuvo minutos de calidad. En los momentos calientes se produjo un festival de errores en ambas canastas, con mucha tensión y protestas a los árbitros. Ahí se llevó la palma Arturo López, a quien acabaron señalándole una antideportiva después de que el escolta volcara su frustración tras pedir falta en una penetración anterior. Desde la línea de tiros libres, el Unicaja terminó de sentenciar un partido que deja al Muser en una situación delicada.

FICHA TÉCNICA

MUSER AUTO CORDOBASKET, 52 (15+16+10+11): Ricky Caballero (2), Arturo López (20), José Manuel Gutiérrez (2), José Antonio Moreno (4) Tobe Okafor (8) –cinco inicial-, Unai Friscia, José Manuel Núñez (0), Adolfo Vega (11), Mario Serrano y Ángel López (5).

UNICAJA, 61 (12+21+15+13): Alessando Scariolo (11), Morgan Stilma (4), Jeffrey Godspower (11), Lucas Muñoz (2), Matheus Maciel (19) -cinco inicial-, José García, Carlos Galán, Adrián Ramírez, Javi Rodríguez (5), Saviour Edokpayi (2) e Ismael Tamba (7).

ÁRBITROS: F.M. Romero y J.M. Araujo. Eliminado: Arturo López.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la segunda jornada de la fase de permanencia en la Liga EBA, disputado en el Palacio de Deportes Vista Alegre ante unos 300 espectadores.

Etiquetas
stats