Shimizu, la sonrisa del imperio del gol naciente

Córdoba Patrimonio de la Humanidad - O Parrulo Ferrol (6-2) | MADERO CUBERO

Ve puerta menos de lo esperado. Sus cifras de anotación están por debajo también de las que él mismo desea. Pero si aparece para marcar suele hacerlo de forma brillante. De manera espectacular puede decirse incluso. Además, casi siempre que perfora las redes rivales el equipo suele vencer. Una excepción tiene esta última regla. Lo cierto es que Kazuya Shimizu es durante esta temporada uno de los jugadores más valiosos del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, y no sólo por sus tantos sino -y más si cabe- por su aportación a nivel ofensivo. Ejemplo de ello es el magnífico servicio, de tacón, a Boyos en el último partido del año, por mucho que la jugada no terminara en diana por muy poco. Precisamente en este choque, con O Parrulo Ferrol y tras aplazamiento por la detección de Covid-19 en la plantilla gallega, el nipón vuelve a abrir el tarro de las esencias para ayudar a la consecución de un triunfo esencial.

La suya es la sonrisa del imperio del gol naciente. Es un símil, más una licencia, por si alguien no lo capta, con el nombre que recibe Japón, el país natal del futbolista, por la bandera de su armada. Claro está, completamente alejado de cualquier connotación negativa que pueda tener el símbolo a nivel histórico. Cedido por ElPozo Murcia desde el mercado de enero del curso 2019-20 -esto es el pasado-, es verdad que Shimizu no termina de explotar en la faceta anotadora. Aunque no es menos cierto que su valor en pista es indiscutible. Tanto él como Alberto Saura, quien sí vive un apogeo en cuanto a registros goleadores, entienden a la perfección el juego de pívot que pretende Josan González, técnico del cuadro califal, y conceden más recursos de los que tuviera la entidad en su estreno el campeonato anterior en Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Por si fuera poco, el nipón ofrece acciones casi asombrosas.

Shimizu tiene la capacidad de ver puerta de maneras difícilmente imaginables o, como mínimo, con decisiones inesperadas. Lo demostró de nuevo, ya que no era el primer gol de gran factura, ante O Parrulo Ferrol. Después de un extraordinario lanzamiento de esquina, en alto y a banda contraria, de Pablo del Moral, el japonés sacó una volea ante la que nada pudo hacer el guardameta rival, Marc García. Golpeó de primeras, sin recibir y tampoco sin dejar que el balón tocara parqué. Su diana sirvió además para señalar el camino de la relevante victoria ante el cuadro gallego. De ahí que estuviera tan alegre una vez terminado el duelo. “Llevaba mucho tiempo sin marcar, estoy muy feliz”, apuntó con su tono simpático en zona mixta. No le faltaba razón pues no batía a un portero adversario desde que obró una maravilla ante el Barça. Y eso ocurrió el 17 de octubre, más de dos meses antes.

https://www.youtube.com/watch?v=E-Pu7Tpg8wU&feature=emb_imp_woyt

El pívot, por cierto, destacó la trascendencia de los tres puntos obtenidos antes de despedir 2020. Con ellos, y aunque tiene dos partidos por recuperar -y ya sabe de un atraso más por el conocido ante ElPozo Murcia Costa Cálida-, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad se coloca undécimo, comprime la zona media de la tabla y deja a una distancia prudencial el peligro. “Era un partido muy importante para nosotros, así que estoy muy contento por la victoria”, expresó Shimizu después del contundente 6-2 ante O Parrulo Ferrol. “Seguimos trabajando para sumar más puntos”, concluyó con su particular y amplia sonrisa del imperio del gol naciente. Seis de los dieciséis que tiene en su casillero el conjunto blanquiverde tuvieron en parte firma del internacional con la selección de Japón.

Acerca del último apunte, es necesario recordar un tanto majestuoso, toda una obra de arte, que ya fue mencionado antes. Fue la diana que anotó ante el Barça con motivo de la cuarta jornada y que facilitó en cierto modo que el cuadro califal consiguiera un histórico triunfo por ser el primero ante los azulgranas. Además, días después tan sólo de que el conjunto catalán se proclamara por tercera ocasión campeón de Europa. En ese partido, Alfonso Prieto vio en situación ventajosa al nipón y ejecutó un envío largo desde su portería. Shimizu saltó de manera acrobática, colocó la pierna como entendió que era conveniente y sorprendió a Dídac. Aquel gol se convirtió no sólo en el mejor de la fecha del campeonato sino en el más destacado por la LNFS de octubre, primer mes de competición en Primera. Fue la segunda vez que veía puerta y en su estreno este curso se produjo, anticipadamente, la excepción a la regla de que sus apariciones valen victorias. Marcó ante el Burela en el choque con que abrieron la temporada los de Josan González y que terminó con una dolorosa derrota por 5-6.

Pero además, como complemento a todo lo escrito, el japonés hace historia al entrar en el ranking de los mejores goles de la década en Primera según la LNFS. El ente publicó este miércoles ese listado, en el que aparecen futbolistas como Ricardinho, Gréllo o Ferrao, de los que considera tantos más destacados entre 2010 y 2020. Y en la octava posición se encuentra precisamente Shimizu gracias al mencionado golazo ante el Barça. Curiosamente, son dos los jugadores del Córdoba Patrimonio de la Humanidad los que tienen presencia en este particular Top Ten. El otro es Jesluito, si bien lo hace gracias a una diana en su etapa hace años en el Ribera Navarra.

Etiquetas
stats