Romero, tú primero

Romero dirige una sesión en la Ciudad Deportiva | MADERO CUBERO

La oleada de cambios en la estructura deportiva del Córdoba -desde la dirección deportiva hasta el último rincón del vestuario- no se llevará por delante, en principio, a Jorge Romero. El entrenador blanquiverde -tercero en el presente curso, tras los despidos de Carrión en la jornada 10 y de Merino en la 17- contará con un voto de confianza de los nuevos propietarios, Jesús León y Luis Oliver, para llevar el mando al frente de un equipo que experimentará reformas a fondo. Aunque Oliver -quien también tiene intereses actualmente en el Extremadura y el Elche- ha mantenido contactos con algunos entrenadores -salieron a la palestra mediática los nombres de Sandoval y Gorosito, que no serían los únicos sondeados-, se ha entendido que la irrupción de Romero en las últimas tres jornadas ha dado al Córdoba una reactivación interesante que podría tener continuidad si se apuntalan algunas líneas de la formación que arrastran evidentes carencias.

Jorge Romero se incorporó al Córdoba con la etiqueta de "interino" después de que Juan Merino fuera destituido tras la derrota en El Alcoraz (3-1) frente al Huesca. El de La Línea estuvo siete partidos con la pizarra y el conjunto no consiguió un solo triunfo. Le echaron -con algunas aristas: el técnico demandó al club por "despido improcedente"- con un balance de tres puntos sobre 21 posibles. Su sustituto, que llegaba desde el filial de Segunda B, logró 4 en tres partidos. En el primero, ante al Rayo Vallecano, empató (2-2) en El Arcángel después de desperdiciar una ventaja de dos goles. El siguiente, en Almería, lo dejó escapar (1-0) por un error defensivo después de haber competido con opciones y dejar buenas sensaciones. Esos detalles se convirtieron en su partido más convincente de los últimos tiempos en El Arcángel: propinó un rotundo 5-0 en casa al Reus, que llegaba con el cartel de ser uno de los conjuntos más impenetrables en defensa de toda la categoría. A esa mejoría en imagen y en resultados se ha unido el apoyo que Romero tiene por parte del núcleo de jugadores más importantes en el vestuario.

El desafío es monumental para Romero, de 31 años y solo tres partidos -los citados- en un banquillo de la LFP. La reconexión con el campeonato depara emociones al límite en un par de exámenes de extrema dificultad: visitas consecutivas al Sporting de Gijón (El Molinón, sábado 6 de enero, 16:00 horas) y al Cádiz (Ramón de Carranza, domingo 14 de enero, 16:00 horas). Para entonces, el Córdoba ya habrá acometido cambios en la plantilla, tendentes principalmente a reforzar la línea de retaguardia. El equipo es el más goleado de Segunda, un dato que lastra sus posibilidades de salir de la zona de descenso. Si para el regreso a El Arcángel, el 20 de enero ante el Albacete Balompié (sábado, 18:00 horas), continúa Romero en el banquillo sería una magnífica noticia para el Córdoba. Señal de que todo fue bien.

Etiquetas
Publicado el
31 de diciembre de 2017 - 08:00 h