El resurgimiento en casa

Las jugadoras del Córdoba Femenino celebran el gol del triunfo | JUAN HUERTAS/CÓRNER CORDOBÉS

Convicción. Es la palabra que define el partido del Córdoba Femenino ante el Valencia B. Las de Manu Agudo vencieron y convencieron en el segundo compromiso del año 2020, el primero de la segunda vuelta, ante el filial levantino tras una actuación convincente (2-1). La pichichi Mery Martí y la francesa Hamidouche hicieron que los tres puntos se quedaran en casa por primera vez este año tras el último empate ante el Alhama.

Las primeras partes de las de Manu Agudo suelen ser frías, con apenas acercamientos al área rival y un juego espeso. Las visitantes dieron un aviso con un gol anulado por la linier, que decretó fuera de juego. Sin embargo, el Córdoba marcó desde casi el principio el ritmo del partido, con María Avilés y Mery Martí ofreciéndose entre líneas. En el caso de la catalana, caía en banda para dejar en la referencia a Michi Goto. Precisamente fue la japonesa quien tuvo la mejor oportunidad de los primeros 15 minutos, pero no consiguió que su vaselina superara a la cancerbera Porti. Solo Julia tuvo una ocasión de bastante claridad ante Gordillo, pero la arquera sevillana estuvo atenta ante la ocasión rival. Cuando todo parecía abocado al resultado gafas al descanso, Mery Martí se marcó un sprint de 50 metros, con la zaguera ché como mera espectadora, y definió con la zurda en el área para adelantar a las suyas.

En la segunda parte, el Córdoba siguió ejerciendo el dominio en el juego. Hubo intercambio de golpes entre los dos conjuntos con sendos disparos de María Avilés y Asun que atraparon las metas rivales. Sin embargo, serían las valencianas quienes igualarían la contienda. Claudia remachó una jugada llena de rebotes en el área blanquiverde para poner el empate en el marcador. Aun así, las de Manu Agudo no decayeron ante el golpe. De hecho, pocos minutos después del gol del empate, Hamidouche volvería a adelantar a las suyas. La mediocentro francesa enganchó una gran volea con la zurda desde la frontal y el balón se adentró en la meta de Porti. Tras ello, Manu Agudo metió a Lara en el campo, dotando al equipo de más verticalidad y regate para desafiar a una defensa valencianista que arriesgaba en la salida de balón.

La escuadra blanquiverde aguantó el resultado y la portería de Gordillo apenas se vio amenazada por las delanteras rivales. Una fea patada a destiempo de Lili sobre Lara, que se encontraba en el córner protegiendo el balón, fue el broche a un partido caracterizado por la seriedad en las dos áreas del equipo cordobesista.

Etiquetas
stats